Autor: Soria, Mario. 
   Satisfacción     
 
 Arriba.    23/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

SATISFACCIÓN

Sin duda, la liberación de los rehenes del avión de Lufthansa ha llenado de gozo a los

alemanes, gozo nublado por la noticia del asesinato del industrial Schleyer. Pero, si se leen con

atención las noticias de Prensa, más parece haber sido la alegría por la impecable actuación de

la brigada antiterrorista que por el rescate mismo. Se diría que han respirado con alivio los

compatriotas del canciller Schmidt al saber que no estaban indefensos ante ej ataque terrorista

y anarquista. La posibilidad de una operación de ese género la habían ya demostrado los

judíos al rescatar del aeropuerto de Entebe uno de sus aviones allí detenidos; pero aún faltaba

por probar que no sólo era capaz de tal hazaña la minuciosidad y eficacia israelita, sino que

también había soldados para eso en otras naciones.

Hace ya algunas semanas que no se ve en la televisión española la serie titulada Los hombres

de Harrelson». Una campaña sistemática logró desterrarla de las pantallas; sin embargo, he

aquí que ha vuelto no en la ficción, pero sí en la realidad; espontáneamente han comparado los

rehenes a sus salvadores con los policías del célebre programa. Así se demuestra que los

personajes vestidos de negro, que saltaban por la puerta trasera de un camión blindado,

ametralladora en mano, no eran de manera alguna un engendro tendencioso, destinado a

popularizar ciertas ideologías, ni tampoco resultaban tan nocivos para la educación infantil

como afirmaban ciertos pedagogos timoratos; en ocasiones son absolutamente imprescindibles

para mantener el orden y la tranquilidad, para proteger a los débiles, para asegurar el derecho

de los inocentes. Nadie, salvo los belicistas empecatados, querrían que se repitieran sucesos

como el del aeropuerto de Mogadiscio. Pero, asimismo, nadie, salvo los estúpidamente

resignados a ser objeto de cualquier violencia, renegarán de los héroes y pondrán obstáculos a

su formación y elogio.

Mario SORIA

 

< Volver