Autor: Campmany y Díez de Revenga, Jaime. 
   La venganza de don Mendo     
 
 Hoja del Lunes.    12/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Los episodios nacionales

LA VENGANZA DE DON MENDO

Al margen de la investigación que realiza el Gobierno y de lo que salga del "dossier" de Málaga y del

debate en e! Congreso sobre el suceso que ha puesto sangre y tragedia también en esta semana, habrá que

preguntarse si merece la pena pedir con violencia y con guirigay en la calle lo que se está consiguiendo

con paz y concordia. Cuando el tema de las autonomías ya lo hemos visto incluido en el borrador de la

Constitución, poco sentido tiene armar esa zapatiesta, que ha terminado con el balance triste de otro

muerto inútil. En España ya hemos puesto los cimientos para edificar una democracia auténtica y ya

tenemos un Parlamento elegido por sufragio universal. Las autonomías, ahora, se ganan en ese

Parlamento y se escriben pacíficamente en la Constitución de la monarquía. No es necesario ganarlas en

la plaza con gritos, con alborotos, con tiroteos y con muertos. Me parece que ya es hora de que acabemos

con ese sarampión de la estrenada libertad que llena el cuerpo nacional del sarpullido de las

manifestaciones más o menos violentas y con esos retos a la autoridad que debe preservar el orden

ciudadano. Señores electores; las manifestaciones ahora, en las urnas. Ante las urnas es donde debemoa

manifestarnos en paz y en libertad. Las manifestaciones en la plaza pública son para pueblos oprimidos o

reprimidos políticamente. Vamos a ver si los plenos del Congreso se dedican a aprobar las leyes de la

recuperación de nuestra economía, las leyes de la transición hacia la democracia y los artículos de una

Constitución que ya está tardando más de la cuenta, en vex de tenerlos que dedicar a investigar los

porrazos en la crisma de los diputados o los tiros, todavía anónimos, de los sucesos de Málaga Acabamos

de salir de una etapa presidida por los símbolos, agobiada de símbolos, asfixiada por los símbolos, y ya

estamoa otra vez a vueltas con los símbolos. Morimos o matamos por poner o quitar una bandera, en vez

de conquistar civilizadamente los derechos que el uso de una bandera puede representar. La historia del

nacimiento de nuestra democracia no puede ser una reedición perpetua de la versión de "morir en Madrid"

o morir en Málaga. Si hubiera que dar un lema para estos días de alumbramiento democrático, podríamos

proponer éste: "En vez de morir, votar." Todos debemos renunciar a imponer lo que no se consiga con los

votos. O eso, o regresar a la lucha entre los dos tipos de dictadura. Y a matarnos de nuevo para saber de

que forma no vamos a ser libros.

Necesitamos como agua de mayo el marco de libertades que supone una Constitución democrática. Ya se

que en este asunto uno está siempre indeciso entre el "dense prisa, señores diputados" y el "despacio y

buena letra", porque ese borrador que se ha filtrado a las páginas de la prensa tiene mucho de perfectible,

según los juicios de tirios y troyanos. El borrador no le gusta ni a don Enrique Tierno Galván, ni a don

Manuel Fraga, ni al mismísimo portavoz de UCD José Pedro Pérez Llorca. Aprovecho para decir que

menos mal que la UCD ya tiene un portavoz parlamentario que habla, porque antes, cuando el portavoz

del Centro era don Leopoldo Calvo-Sotelo, aquello no era un portavoz: era un portasilencio. Cuando

hablaba no lo hacía en las Cortes, sino fuera. Y adornas, no atinaba a decir nada más que eso de que

Adolfo Suárez nos salvará, que parecía un himno para cantarlo en una procesión del Corazón de Jesús.

Josefina Carabias, que casi siempre busca el lado bueno de las cosas, ha encontrado algo bueno en el

borrador de la Constitución. Y es eso que dice sobre el castellano: que todos tenemos el deber de

conocerlo y el derecho de usarlo. Y además le gusta que se diga idioma castellano y no idioma español.

Está claro que Josefina Carabias no es separatista, porque sólo los separatistas consideran que el idioma,

catalán o el gallego no son idiomas españoles. En cuanto a esa declaración constitucional de quo todos

tenemos el deber de conocer el castellano, a mi me parece que es como aquella otra del articulo sexto

(¿era el artículo sexto?! de la Constitución de Cádiz, que decía que los españoles tenían que ser justos y

benéficos. Como a todos se nos exija de verdad la obligación de conocer el idioma castellano íbamos a

tener que mandar a la escuela a aprender Gramática a muchos ministros, subsecretarios y directores

generales, a muchos escritores que les ha dado por escribir en "gilinglis" y muchos escaños de las Cortes

habría que convertirlos en pupitres para que aprendieran ese castellano obligatorio casi todos los

diputados, incluidos naturalmente los que han redactado el borrador de la Constitución.

Aventuraba yo desde aquí que la filtración del borrador famoso había que achacarla—según los

maliciosos—a la gente de iglesia para que la Jerarquía pudiera hablar públicamente de algo que ya fuera

público. Y a lo mejor, por esta vez, tenían razón los maliciosos, porque la voz de la Jerarquía no se hizo

esperar. Como siempre que en este país se topa con la Iglesia, se armó la marimorena, y el cardenal

Enrique y Tarancón ha tenido que escribir una frase de diplomacia casi florentina para salir al paso ´del

revuelo anticlerical. "La Iglesia —ha dicho el señor cardenal—no quiere apoyarse en el Poder, ni quiere

intervenir en las luchas políticas que Dios ha dejado a la libre decisión de los hombres. La Iglesia quiere

mantener su propia identidad, y por eso se declara independiente de todo poder político de toda actividad

exclusivamente temporal". Claro´ es que algún malicioso—que ya dije que en este país los maliciosos se

dan como hongos—pondrá la frase junto a la noticia esa que informa de la visita de don Fernando

Alvarez de Miranda al señor cardenal antes de decidir la disolución del Partidn Demócrata Cristiano para

su integración definitiva—definitiva por ahora, naturalmente—en la UCD.

Por otra parte, apenas conocido el borrador de la Constitución, no sé cuántos miles de padres de familia se

han reunido para pedir libertad de enseñanza. Paco Umbral dice que eso es para seguir como siempre en

este país: con los colegios para los ricos que pueden elegir y para los pobres que se tienen que conformar

con el colegio que les toque. Por ejemplo, don Ignacio Camuñas ha tenido la libertad de ir al Colegio del

Pilar, mientras muchos españolitos tenían la libertad exclusiva de ir a la escuela pública del barrio. O la

libertad de enseñanza se organiza para que sea igualdad de opciones para la enseñanza, o aquí pasará lo

mismo de siempre: que el Estado pagará, de alguna manera, el colegio bueno para los ricos y se quedará

sin dinero para pagar los colegios para los pobres. Tip y Coll le dan otra interpretación personal a eso de

la libertad de enseñanza, y dicen que es la libertad para que cada señorita del destape enseñe lo que

quiera, y que lo que quieren los padres de familia —y no las madres de familia—es ver en pelota a María

José Cantudo, a Susana Estrada y a Victoria Vera. Como verán ustedes, este es un tema en el que jamás se

han puesto de acuerdo los autores.

La semana nos ha traído muchas otras noticias. Por de pronto, habrá que reseñar—como dicen los

cronistas de sociedad—que ésta es la semana de la conmemoración ,de la declaración universal de los

Derechos del Hombre, que ya, en el mundo libre pero subdesarrollado, casi se limita a la declaración de

los derechos de la mujer. La mujer está en plena euforia de reivindicación de derechos, y hay por ahí—

obsérvese la buena ortografía—mucna.s mujeres que andan como locas con eso del divorcio, del aborto y

de la pildora, que ahora se va a poder tomar por la nariz, como antes los canónigos tomaban el rapé.

Camacho—no el del Real Madrid, sino el de Comisiones Obreras , es decir, don Marcelino Camacho, ha

recibido un anónimo on el que le llaman fascista, paleto, cínico y embustero, que no se sabe a ciencia

cierta si se lo han mandado los guerrilleros de Cristo Rey o los amigos de Nicolás Redondo, porque ya

hemos entrado en la lucha sindical. Si han sido los guerrilleros de Cristo Rey. hay que reconocer que han

tenido más consideración con él que con José Antonio Nováis, porque lo que le han mandado a Nováis no

ha sido un anónimo, sino un comando de castigo. Mi viejo y buen amigo Nováis es el rigor de las

desdichas. Durante la dictadura le quitaron el carné de prensa y le dijeron que ora un borracho. En este

país ya we sabe que en vez de, discutir los argumentos; se buscan o se inventan los vicios del autor. Tiene

que pasar mucho tiempo para que se olvide que Rubén Darío escribió la "Marcha triunfal" o la "Sonatina"

relleno de ginebra, y eso que Rubén no escribía artículos políticos. Y ahora, en la democracia, le dan una

paliza. Y además han atentado de nuevo contra una librería. Muertes, palizas, amenazas y atentados. Eso

es t1 rayo antidemocrático que no cesa.

Felipe González se ha ido a Moscú seguramente para compensar su viaje a Estados Unidos, porque el jefe

socialista tiene que jugar a los des paños de su base. Y después se va a Tokio. Como los japoneses

descubran los planos para hacer en un santiamén candidato a la presidencia de! Gobierno a un político

clandestino llamado "Isidoro", los van a fabricar en .serie y mucho más baratos que los fabrican en la

Alemania Federal. Los japoneses pueden inundar el mercado político mundial de felipes gonzález, y se va

a poner el juguete al alcance de las fortunas políticas de los países del Tercer Mundo. En cambio,

Camuñas se ha ido a Milán, que seguramente se le habrá aparecido a San Ambrosio, y después se va a

Bonn, a ver si le dejan quedarse fuera de la UCD. A la "Pasionaria", quo ha cumplido ochenta y dos años,

le han regalado otros tantos claveles rojos, porque eso del eurocomunismo también s? le puede decir con

flores.

Lo de la austeridad ya está ahí. Aunque vengan las fiestas de Navidad, hay que apretarse el cinturón. El

"queremos turrón, turrón, turrón" va a ser una reivindicación nacional insatisfecha. Andamos mal de la

bolsa. Vamos a tener que ahorrar energía porque se va a poner todavía más cara. Anuncian que para

mediados del año 78 el número de parados va a llegar al millón y medio. A pesar de que el turismo va

viento en popa y que suben las inversiones extranjeras en la Bolsa, los índices vuelven a estar en los

mínimos del año. Vivirnos la épocade las vacas flacas. A perro flaco todo son pulgas, y nos estamos

buscando las pulgas como en tiempos de la Chelito. Casi a dos velas y eon cl presagio de que oscuro e

incierto se presenta el reinado de la democracia, habrá que darles las gracias a Gustavo Pérez Puig y a

Manolo Gómez Bur por haber traído al teatro, de nuevo, "La venganza de don Mendo". Además de

hacernos reír entre tanta tristeza y entre tanto destape y tanto despelote aburrido, nos dan casi una lección

política: la de reírnos de una venganza. Porque lo mejor que se puede hacer con los vengadores y los

vengativos es eso: reírse de ellos. Al menos habrá un sitio donde ir a reírnos, porque si no, tendremos que

vivir estas Navidades corno dice el poeta Manolo Alcántara: más. tristes que unas Pascuas.

Jaime CAMPMANY

 

< Volver