Hoy comienzan las elecciones sindicales     
 
 ABC.    24/09/1960.  Página: 47-48. Páginas: 2. Párrafos: 32. 

HOY COMIENZAN IAS ELECCIONES SINDICALES

IA JUNTA SUPERIOR DE MANDOS FIJA EN WA DECLARACIÓN LA POSTURA DEL SINDICALISMO NACIONAL EN LA VIDA POLÍTICA ESPAÑOLA

"Aspiramos a que entre la Universidad y el Sindicalismo se tienda un puente de comunicación paro que aquélla provea dirigentes y éste inquietud temática a la Universidad"

Hoy, sábado, comienzan en Madrid (capitel y´ provincia): lo» votaciones para designar enlaces sindicales en empresas de 15 a 250 trabajadores. La mayor parte de estas elecciones de hoy se celebran en las Delegaciones Comarcales de la provincia, salvo cuatro empresas madrileñas (dos del Sindicato de Ganadería, otra del de Frutos y Productos Hortícolas y otra de Industrias Químicas).

Las elecciones de las comarcales se distribuyen así: en Aranjuez, diecinueve ;empresas; seis, -en Getafe; tres, en Miraflores de la Sierra; y Collada Mediano, El Escorial y Pinto, con una sola empresa por Delegación.

Be acuerdo con lo que determina el Reglamento electoral sobre la fecha de proclamación de candidatos, ha ido presentándose en los plazos previstas ante los distintos Sindicatos provinciales la correspondiente documentación de los aspirantes a los puestos de enlaces en las distintas empresas, observándose—por el número de prop«estas presentadas—el ´interés que ha despertado la convocatoria.

Con motivo de estas elecciones—las de enlaces, que comienzan hoy, sábado, y terminarán el 27, y las de Jurados de Empresa, qee se desarrollaran del 28 al 30 proxiMOS—la Organización Sindical distribuyó una declaración firmada por la Junta Superior de Mandos Sindicales., que fija la posición del sindicalismo nacional: en la política española.

La. declaración afirma que dicha Organización los derechos de la persona en el grupo social como una experiencia nueva original, y aspira a potenciar a la sociedad para impedir el riesgo de un estado descomunal y abusivos señala dos abusos de nuestro mundo político contemporáneo: los Parlamentos liberales y los Estados fuertes. Los partidos políticos convirtieron a. nuestro país -añade- en la nación más inestable de Europa, con cinco guerras civíles, tres destronamientos, dos Repúblicas, seis Constituciones y una dramática inestabilidad económica, y social; A individuos y pueblos desiguales corresponden formas políticas diferentes. Las -viejas sociedades, patronales-y las antiguas sociedades obreras no eran grupos sociales´-constructivos, sino campamentos donde cada uno en función de stí fuerza momentanea trataba ¿e imponer las condiciones al otro.

CRITERIO DEL GRUPO NO PERSONAL

El sindicalismo nacional es una nueva forma política dé organizar las democracias, que no es un- sindicalismo de revuelto, sino ttn insfrwnento para .que, elaborada en su seno, la pretensión social o económica, se gestione cerca del poder público; o manifestada la queja en su ámbito constructivo la reciba el poder político como tina, advertencia moral, sigue diciendo la, citada declaración. Y añade:

Todo esto sin claudicación ni mansedumbre, sino con seriedad y con firmeza. No es el Sindicato actual exclusivamente una asociación de personas para pedir algún beneficio material al, que se cree tener derecho, sino que es esto y algo más importantes "Es la nueva forma política de organizar nuestra democracia", es el instrumentó de participación irreprochable del pueblo en el. destino, histórico de España.

El documetno que extractamos se refiere más adelante al servicio a la representación en los cargos publicos y afirma que el hombre que para aquella parte de un Sindicato lo hace como Portador de interesés colectivos, que se elaboran en Asambleas representativas. Por tanto, el representante sindicales es, en todo momento, portavoz de las criterios de esas, Asambleas, a las que tiene que dar cuenta periódicamente de su gestión ,y recibir de ellas el encargo y la confianza; Es, pues, conveniente repudiar con energía a todo aquel que ha utilizado a la Organización Sindical como estribo o trámite para un cargo público, y si los textos legales extrasindicales autorizaran la destitución deíepudiado, la Organización Sindical tiene que hacer pública su desvinculación con quien la representase tan defectuosamente.

Sobre los problemas &e administración y representación, la declaración afirma que la Administración no puede entenderse con el pueblo español por puertas reservadas, sino a través de las organizaciones donde se ordeno, y se jerarquica ese pueblo. Por otro lado, las pretensiones aislades una sola, ciudad, en diferente región o en todo el país encuentran en la asociación el cauce directo y eficaz hacia el Poder Público. La Organización Sindical en este orden no es una forma política cerrada, en sus organismos funcionales, sinó que está abierta a todas las incorporaciones asociativas no solamente por el mandato de la ley de la unidad sindical, sino por el propio dinamismo de una sociedad que promueve continuamente nuevas necesidades de asociación

LA ORGANIZACION SINDICAL Y EL DESPIDO LIBRE

Acerca de la pretendida liberización económicosocial y la huelga, la declaración sindical dice así:

Con la inclusión de España en los organismos "internacionales del llamado mundo libre empezaron a moverse algunas aguas estancadas en dirección a liberalizar nuestras -estructuras económicosociales la conquista inicial y. principal a la, ´que, aspirabais estos resucitados sectores era el despido libre. Gestiones oportunas y enérgicas del ministro secretario general del Movimiento, de los dirigentes nacionales y: actitudes públicas de los instrumentos de expresión de nuestro sindicalismo nacional, impidieron este, regreso a formas tribales de relación laboral. En realidad, el sindicalismo se oponía a un paso atrás de este carácter y a un daño catastrófico en la seguridad del trabajo. La legislación social tiene establecidas garantías para prescindir de los trabajadores que no cumplan con su deber. La ley es tan flexible que permite incluso la reducción de plantillas por razones de renovación de utillaje u otra causa. Lo que no es posible es la arbitrariedad y la injusticia, con daño para la dignidad y la tranquilidad los que trabajan;

LA HUELGA

El sindicalismo no defiende la huelga porque cuando todas las esferas de convivencia ciudadana están reguladas por eI Derecho, no se puede admitir el principio de que la esfera económico-social (una de las más importantes} quede, al margen del Derecho y esté sometida, a, la ley del más fuerte, y porgue España-está en- un proceso de desarrollo económico que ha de sacarla de su pobreza y por tanto, de su endémica inestabilidad social; cualquier alteración en, el ritmo de este proceso constituiría un retraso que conduciría, de nuevo, a catástrofes políticas, ~y porque la meta, final del sindicalismo español es reformar la. empresa mediante la colaboración en in ambiente, de concordia y en un disfrute de la legitima participación del trabajo y de la iniciativa en los beneficios de producir bienes de consumo o de servicio, y la huelga, creando la beligerancia en el seno mismo de la empresa, retarda el logro de esta meta, tan esperansadora como ambiciosa.

LA UNIVERSIDAD Y EL SINDICALISMO

Hemos creado—añade el repelido documento—una democracia social que no tiene ´nada que ver con la antigua. En esta democracia alientan los nuevos políticos con una autenticidad sin precedentes, y tiene que levantarse en ella la nueva política. Aspiramos a que entre la universidad y el sindicalismo se tienda un puente de comunicación tan ágil, oportuno y seguro, que el sindicalismo "provea de inquietud temática a muestra universidad y la universidad nutra las promociones de dirigentes del sindicalismo y avale de. rigor, de sistema, de eficacia y de actualidad fado lo que constituye el apasionante humanismo del mundo sindical.

BASE POPULAR DEL RÉGIMEN

La declaración sindical hace el siguiente resumen de cuestiones:

La tendencia delsindicalismo en el mundo libre es hacia la unidad.

Los dirigentes sindicales más caracterizados, sin dejar de ser líderes para- encabezar voluntades, obreras y patrocinar esperanzas legítimas de las clases populares, son también expertos gestores de los. intereses laborales; a la demagogia obrera ha sucedido, la democracia negociadora. La libertad sindical no está comprometida por el sindicalismo único, y ello en función de su mecanismo representativo de elección y de sus organismos deliberantes y de consulta.

Los fenómenos llamados de cogestión (accionariado obrero, capitalismo popular, Jujadós o Comités de empresas, etc.) son predisposiciones sociales a llenar el vacío de antagonismos entre patronos y obreros y los síntomas más claros de cansancio por la lucha social.

El sindicadismo nutre de problemas reales a los aparatos políticos tradicionales, y de aquí, que el sindicalismco aspire a formar parte de un sistema político nucleado con sus objetivos de justicia social.

El sindicalismo de empresarios y de obreros puede lograr en .sus estructuras una institución de orden social para una instancia al Estado más .ordeñada y realista, y de ahí que pretenda ser una forma constituyente del Estado.

La Organización Sindical ha constituido en estos veinte años la base popular del régimen—prosigue el texto—-. De aquella vieja modestia de los edificios sindicales anteriores a nuestra, guerra civil hemos pasado a nuestras casas» sindicales, que compiten en solidez y en presencia arquitectónica con las grandes edificaciones modernas. Nuestras escuelas de formación .profesional lanzan cada año millares de especialistas con me. nos de veinte años., El reciente establecimiento de la formación profesional acelerada recoge a los rezagados sin especialización de la, industria y de los oficios; y á los excedentes del campo, que constituían nuestro paro tecnológico.

En la Organización Sindical—añade la declaración— no se han pedido antecedentes ¿i conductas relacionados con la políti-can anterior a la guerra civil y en la guerra civil misma. Lo que salga de estos comicios será respetado y recibido con los brazos abiertos; pero siempre, con la advertencia de qué marcharán en .esa ´dirección-de servicio á la justicia social y a la convivencia entre tpdos los españoles.

En cualquier otro caso sobraría energía para suprimir la compañía de aquellos que ´utilizaran el sindicalismo nacional .cómo plataforma política para dividir a los españoles o que conspiraran

dentro de él contra los auténticos intereses de los trabajadores,

LA LEY DE SUCESIÓN.

Respecto, a. la sucesión, el sindicalismo calla por dos cosas: a) Porque ha acatado las leyes, fundamentales, entre las que figura la Ley de Sucesión a la Jefatura del Estada, aprobada ,por referéndum nacional; y b) Porque es" inamovible, porque es inevitable instrumento de continuidad, porque encuadra al pueblo español que produce y que trabaja, y el pueblo español lo que ´quiere dey verdad es prosperidad económica, justicia social, trabajo estable, paz interior y progreso sin interrupción hacia niveles de vida y de convivencia de país: civilizado.

Al encuadrar la actividad económica en el sindicalismo nacional mediante la empresa libré debemos cuidar los límites hasta donde nuestro buen juicio acepte la existencia de la empresa pública o actividad empresarial del Estado. En ningún caso aceptáremos una competencia o colisión -entre empresa pública y empresa privada. Creemos, sin, embargo, en una convenida .asignación de posibilidades., dejando a la empresa pública aquellos espacios para uña producción de bienes de interés general, donde los recursos" de la iniciativa privada, la problematicídad de rendimientos • normales .en las inversiones y hasta la carencia de penetración y de valor del empresario no puedan llegar. Todo ello: en función de que 1a empresa pública se justifica por la intención de servir a la comunidad (que es un interés superior) y, por la creación de nuevos puestos de trabajo. Pero nosotros tenemos que defender -al empresario frente a peligro de suplantaciones o absorciones.

QUE NO SE INTERRUMPA LA INDUSTRIALIZACIÓN

La Organización Sindical exprésa, por ultimo, en la declñaración su deseo de que, no se interrumpa la política de industrialización y de colonización para abrir de posibilidades el horizonte a los españoles de dentro, y que éstos sientan el orgullo de pertenecer a una patria politicamente ordenada, socialmente justa y económicamente próspera.

El campo, en sus aspectos económico, educacional y social, "merece una robusta organización sindical agraria que promueva la iniciativa, entone la esperanza, refuerce el principio asociativo y ponga a nuestra agricultura no solamente en trance de niveles de vida altos en las esferas rurales, sino que pueda suponer una colaboración considerable para la futura programación ´´de los mercados exteriores -como base económica de la unidad europea".

La Organización Sindical española—termina—sigue con creciente interés los esfuerzos orientados hacia el logro de una Europa unida. "El sindicalismo nacional ofrece a esos propósitos su colaboración más sincera y aporta su esperanza más entusiasta."

Acto en Consuegra

Presidida por el vicesecretario nacional de Obras Sindicales, D. Mariano Aniceto Galán, se ha celebrado en Consuegra (Toledo) una reunión a la que asistieron mas de milproductores y empresarios, con objeto de, tratar de las elecciones sindicales, ya en curso de desarrollo, al mismo tiempo que se inauguraba la bodega-cooperativa de la comarca.

Al acto asistieron, con el vicesecretario nacional,, el gobernador y jefe provincial del Movimiento, D. Elviro Meseguer"; el secretario nacional de la Junta de Hermandades y jefe de la Obra Sindical de Cooperación, don José Poveda, Murcia", acompañados npr todos los vicesecretarios provinciales y otros dirigentes sindicales.

La reunión se prolongó hasta avanzada la tarde, sosteniendo diálogo con los agricultores los dirigentes provinciales y nacionales del sindicalismo.

 

< Volver