Autor: Mallo, Manuel. 
 La investigación policial sobre los ultras saca a la luz 40 meses de violencia.. 
 Desarticulada la primera banda del terror ultra     
 
 Diario 16.    01/08/1981.  Páginas: 2. Párrafos: 58. 

NACIONAL

LA INVESTIGACIONA POLICIAL SOBRE LOS ULTRA...SACA A LA LUZ 40 MESES DE

VIOLENCIA.

DESARTICULADA LA PRIMERA

Por primera vez ha tenido lugar la desarticulación de una banda ultraterrorista organizada, y así lo ha

reconocido la propia Policía. Las actuaciones de esta banda vienen desarrollándose desde el 78 y entre sus

activistas se encuentra Leocadio Jiménez Caravaca, implicado en los asesinatos colectivos de la matanza

de abogados comunistas de la calle de Atocha y que actualmente se encontraba en libertad, pese a existir

en su contra un auto judicial de ingreso en prisión. Entre los miembros de la banda se encontraba también

Tomás Antón Torregrosa, quien resultó muerto el pasado jueves al arrojarse por una ventana de la U de la

Seguridad del Estado.

Manuel MALLO

Madrid — Con la detención de siete personas, la identificación de otras tres y la incautación de un

auténtico arsenaí de armas y explosivos, inspectores de la Jefatura Superior de Policía de Madrid han

logrado desarticular la primera banda de terroristas de extrema derecha, la cual venía actuando desde

enero de 1978 y es la autora de los más importantes actos terroristas ultras de los últimos tres años.

Entre los delitos que la Policía imputa a esta banda están los asesinatos de un mendigo y un drogadicto, la

colocación o envío de doce artefactos explosivos que causaron en total dos muertos y numerosos heridos

y la comisión de dos homicidios frustrados.

Entre las personas detenidas se hallan el abogado ultraderechista José de las Heras, el falangista y habitual

delincuente Leocadio Jiménez Caravaca —condenado en varias ocasiones, entre ellas como tenedor ilícito

de armas en el «caso Atocha»— y Tomás Antón Torregrosa, quien perdió la vida el pasado jueves

arrojándose por una ventana del primer piso de la Dirección de la Seguridad del Estado, mientras

esperaba a prestar declaración.

Terror azul

Con la desarticulación de esta banda, primer grupo terrorista de extrema derecha desmantelado en la

historia, parece haberse dado un gran paso en la lucha contra el denominado «terrorismo azul».

No obstante, fuentes policiales informaron a DIARIO 16 que las investigaciones continúan, dada la

posibilidad de que otras personas estuvieran implicadas en los hechos, además de continuar la búsqueda

de los dos miembros de la banda que continúan huidos.

Asimismo, éste periódico pudo saber que las investigaciones giran también en torno al Frente de la Juven-

tud, dada la relación que varios de los componentes de este grupo terrorista han mantenido con él.

Los siete detenidos son: Rafael Gómez Álvarez, de veinticuatro años, Kamiro Alejandro Rodríguez

Borlado Zapata, de veintiséis, José de las Heras Hurtado, de treinta y ocho, Joaquín López Martínez, de

veintiocho y Leocadio Jiménez Caravaca, de cincuenta y nueve, todos ellos capturados por la Policía en

Madrid.

En Badajoz fue detenido Pedro de Haro Pavón, de treinta y dos años, y en Santa Pola (Alicante), Tomás

Antón Torregrosa, que se suicidó el jueves.

Los miembros de la banda que han sido identificados son: Pedro Bel Fernández, madrileño de veintitrés

años, quien se fugó al enterarse de que Gómez Álvarez había sido detenido y cuyo paradero se ignora por

el momento. Jesús Javier Blanco García, de veinticuatro años, actualmente ingresado en la prisión de

Carabanchel a raíz de las denuncias que este periódico hizo sobre su implicación en el asalto a la

discoteca Aleko´s, e Iñigo Aragoneses San Pedro, de vientiún años, quien esté fuera de Madrid y en

ignorado paradero. Este último está acusado de la colocación de un «cóctel molotov».

Autores materiales

Los presuntos autores materiales de la mayoría de los delitos son: Gómez Alvarez, Rodríguez-Borlado

Zapata, Pedro Bel Fernández y el recluido en prisión Blanco García.

Por su parte, el abogado José de las Heras Hurtado puso en contacto a los miembros «activos» del

comando con un individuo que decía ser guardia civil, al que todos conocían con el nombre de Agapito y

que no ha podido ser identificado hasta el momento, ya que los detenidos han manifestado en sus

declaraciones que las entrevistas con el mismo las realizaron en locales públicos.

De las citadas declaraciones de los componentes de esta banda ultraterrorista la Policía ha podido saber

que Agapito facilitó explosivos a este grupo en diversas ocasiones.

El mismo Agapito puso en contacto a la banda de «terroristas azules» con Tomás Antón Torregrosa, con

el fin de que les proporcionara diversos explosivos y detonadores que luego serían utilizados en las ac-

ciones.

Joaquín López Martínez declaró a la Policía que varias veces entregó munición a los presuntos autores

materiales de los delitos y que, en unión de Ramiro Rodríguez-Borlado Zapata se hizo cargo y transportó

hasta Madrid explosivos que le facilitó Antón Torregrosa en Santa Pola.

Por su parte, José Luis Sáenz Alonso se hizo cargo de un rifle que le entregaron los autores materiales de

los atentados, que éste, a su vez, entregó a Haro de Pavón, Pedro Haro de Pavón facilitó munición al

grupo y recibió e1 gapito» decía que era guardia civil, y mantenía los contactos con los detenidos siempre

en lugares públicos, y la Policía le ocupó nueve armas, cinco cortas y cuatro largas, que poseía

ilegalmente.

l-agosto-81/Diario 16

Inefable Carayaca

Respecto a Leocadio Jiménez Caravaca, de sus declaraciones se desprende que facilitó al comando una

pistola Llama y se encargó del transporte de explosivos desde Alicante a Madrid. Es de significar que a

Caravaca, Tomás Antón Torregrosa le entregó 200.000 pesetas en metálico y 10 kilos de goma-2 para que

los colocara en un edificio de Antón, situado en la calle Salvador, números 7 y 9, de Elche, donde a la

sazón estaba ubicada la sede de Fuerza Nueva, en el entresuelo, para que volara el edificio con el fin de

edificar en el solar y cobrar el seguro y la indemnización por terrorismo.

En cuanto a la actuación de Tomás Antón Torregrosa, además de la ya indicada de suministrar explosivos

al comando, así como detonadores eléctricos y pirotécnicos, mechas lentas y rápidas, propuso en una

ocasión a Rodríguez-Borlado Zapata, concretamente en abril de 1978, incendiar el edificio ya citado, para

lo cual le entregó un bidón de 50 litros de gasolina, negándose a ello Borlado por miedo a

perecer en el intento, ofreciéndole por ello una suma de dinero que éste rechazó.

El referido Torregrosa, empleando medios que se ignoran, colocó un artefacto explosivo, en fecha 23-12-

78, en la Gasa de El Salvador, números 7 y 9, que fue visto a tiempo y desactivado, formado por dos kilos

de goma-2.

El mismo individuo, en fecha 22-12-78, consiguió colocar un artefacto de unos cinco kilos de goma-2

bajo la escalera de la tienda de tejidos Gallart, que produjo daños en el local, afectando también a la sede

de Fuerza Nueva.

Los daños fueron evaluados en medio millón de pesetas. Por esta causa con siguió la demolición de la

finca y ahora estaba construyendo en el solar.

BANDA DEL TERROR ULTRA

Las investigaciones continúan, así como la búsqueda de los dos miembros de la banda que están huidos.

 

< Volver