Autor: Filgueira, J. B.. 
   Un idioma maldito     
 
 Ya.    13/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

DIA A DIA

UN IDIOMA "MALDITO"

Entre las varias, Importantes y convincentes razones que Galicia esgrime estos días para exigir su

autonomía está la de la cooficialidad del idioma gallego y su aplicación en la enseñanza. La lengua

gallega, salvo su corto florecimiento literario en el romanticismo, y más tarde en la República, ha estado

perseguida desde la época de los Reyes Católicos, pasando por los Austrias y los Borbones —se llegó

incluso a prohibirla en los escritos—, hasta la época que duró el franquismo.

Ello explica el porqué el gallego ha sido un idioma degradado y vergonzante para muchos. Hasta en

ciertos sectores de la burguesía de las capitales gallegas el hablar gallego era visto como algo plebeyo

cuando no bárbaro. Les prohibían a sus hijos que lo hablasen. E1 caso es que actualmente un 70 por 100

de los 2.700.000 gallegos de la región viven en medios rurales. donde hablan su idioma, Y hablándolo es

como se encuentran a gusto, se muestran más espontáneos.

Ahora que está en estudio lo de la coofícialidad del idioma gallego decido llamar al ministro de Cultura y

Bienestar Social, Pío Cabanillas, gallego de pro, para que me diese su opinión al respecto. Me dicen que

está rnuy ocupado y no hay manera de conectar con él. Entonces me acuerdo de una tarjeta suya que me

envió en cierta ocasión, en la que se refería a un posible resurgir de Galicia; la busco y leo: "De acuerdo:

¡ en pe !" Ese mismo "¡en pe!" ¡en pie ! es lo que deseamos desde aqui, para la lengua y la autonomía de

Galicia.

CESTAS DE NAVIDAD

Las "cestas de Navidad", esos regalos orlados de lacitos multicolores, y que por estas fechas suelen llamar

a las puertas de muchos agraciados españoles, parece ser .que van tan en picado como la misma Bolsa.

Esto es, al menos, lo que viene a decir el encargado de una tienda al por mayor dedicada a estos

menesteres: el número de peticiones de cestas ha descendido de una manera alarmante este año. Pero

contra lo que a primera vista pudiera creerse, este fenómeno no se debe en su mayor parte a la crisis

económica. La causa—y aqui está la noticia—es mucho más sutil y misteriosa: los remitentes no se

atreven a. enviar las navideñas cestas porque, con esto de la democracia, todo se. sabe y se escribe... Y,

por lo tanto, muc h o a antiguos destinatarios de las cestas—propicios a conceder licencias, enchufes, en

suma, todos esos "favores" que da el puesto y´el poder— se están quedando este •año... compuestos y sin

cesta. Y es que el fantasma de la palabra "soborno" flota, al parecer, amenazador sobre esta parcela social

del ambiente navideño.

NAVIDADES AMARGAS

Aquí sí que la crisis económica tiene la culpa: miles de hogares españoles están estos días en vilo ante la

amenaza de que no puedan cobrar este año la paga extra de Navidad, e incluso algunos la normal del 1 de

enero. La Asociación de Pequeña y Mediana Empresa, que abarca ochenta mil empresas, acaba de dar la

escalofriante noticia de que un 60 ó 70 por 100 de sus afiliados se las van a desear para poder satisfacer

estas pagas de diciembre. En estos momentos, diversos organismos están intentándolo todo para encontrar

soluciones a este gravísimo y" acuciante problema. Esperemos que den con ellas. De lo contrario habrá—

con todas sus consocuencias—"Navidades amargas" para muchos hogares españoles.

J. B. FILGUEIRA

 

< Volver