Tras la detención de un espía de la inteligencia militar ante la Audiencia Nacional. 
 La policía se cree víctima de un probable engaño del CESID     
 
 Diario 16.    11/01/1982.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 30. 

Diario 16/ 11-enero-82

NACIONAL

Pág. 3

La Policía se cree víctima de un probable engaño del CESID

Tras la detención de un espía de la inteligencia militar ante la Audiencia Nacional

Una fuerte tensión se ha desatado entre la Policía y la inteligencia militar a partir de la detención del

miembro del CESID, el joven guardia civil Francisco Fernández Montes.

La Policía dice haber sido engañada en varias ocasiones con informaciones falsas del CESID. El espía

detenido dijo que vigilaba a una personalidad.

Madrid — Altos responsables policiales tienen la convicción de haber sido víctimas de un engaño

deliberado por miembros del Servicio de Inteligencia Militar (CESID), con el propósito de encubrir la

verdadera misión del guardia civil Francisco Fernández Montes, detenido el viernes en las inmediaciones

de la Audiencia Nacional.

Presionados por el Ministerio de Interior para que desvelaran el servicio que le había sido encomendado,

un cualificado representante del CESID facilitó el nombre y tos dos apellidos de alguien supuestamente

implicado en actividades ínvolucionistas y al que Fernández Montes tenía que vigilar.

En medios de la Seguridad del Estado se ha llegado, sin embargo, a la conclusión de que tal persona no

existe, después de haberse realizado investigaciones a partir de ese nombre y esos apellidos.

Esto es, de hecho, uno de los indicios que han empujado a la Policía a sospechar que el joven guardia

civil —sólo veintiún años— espiaba, efectivamente, al juez Varón Cobos, tal y como DIARIO 16 explicó

ayer.

La detención

Como se recordará, el incidente se produjo a raíz de la detención de Fernández Montes con una cámara

Robot Star 50 camuflada en una cartera de doble solapa, en las inmediaciones de la Audiencia Nacional.

El juez Varón Cobos presentó una denuncia y el juez de guardia ordenó que el guardia civil adscrito al

CESID fuera interrogado por la Policía, resultando baldíos todos los esfuerzos de la inteligencia militar

para ponerle en libertad.

Doce horas después de haber sido detenido, Fernández Montes quedó finalmente libre, tras haberse

comprobado que su cámara no contenía fotografías, ni de Varón Cobos ni de ninguna otra persona

."Basándose en esta "evidencia, el Ministerio de Defensa hizo pública el sábado una nota oficial negando

toda relación entre el servicio que realizaba el CESID y cualquier miembro de la magistratura.

Esta nota ha sido, sin embargo, cuestionada en medios policiales. El escepticismo que ha podido detectar

DIARIO 16 al respecto se fundamenta en la reiterada detección de un R-5 blanco, presuntamente

encuadrado en el CESID, tanto en las inmediaciones de la Audiencia, como junto al domicilio de Varón

Cobos ven este engaño deliberado dél que creen haber sido víctimas los responsables policiales, al recibir

el nombre de una persona inexistente.

Irritación

Esta última sospecha ha causado una profunda irritación en altos niveles de la Seguridad del Estado, ya

que —según informó a DIARIO 16 una muy cualificada fuente—, «no es la primera vez que algo

parecido sucede».

Dicha fuente aludió en concreto a otro incidente relacionado con un caso que se investigaba en Burgos y a

los argumentos manejados por los responsables de CESID para intentar la puesta en libertad de otro

guardia civil del servicio, llamado José Gutiérrez la Rosa, al cual el juez Varón Cobos envió

recientemente a prisión, por su presunta implicación en un asunto de tráfico de armas.

Según ha podido saber DIARIO 16, un interlocutor del CESID aseguró al director general de la Policía,

José Luis Fernández Dopico, que Gutiérrez la Rosa «es el hombre que ha descubierto los hilos que

relacionan ETA con el KGB».

Las quejas que la Policía esgrime hacia el CESID se refieren también a su continúa interferencia en

cuestiones que no se consideran de la específica competencia de tal servicio. En altos niveles

institucionales existe a este respecto cierta intranquilidad ante indicios de seguimiento a personalidades,

de imposible vinculación a ningún tipo de trama desestabilizadora.

«Si siguen así, pronto van a terminar vigilándonos a todos nosotros», aseguró a DIARIO 16 un alto

responsable policial.

Por último, la Policía lamenta los escasísimos frutos que ha venido dando la colaboración del CESID en

materia antiterrorista. «Casi todas las pistas que nos han facilitado han resultado ser falsas», comentó a

DIARIO 16 una fuente policial.

Etarra fantasma

Uno de los casos más notables a este respecto fue la identificación equivocada de la dirigente etarra María

Dolores González Catarain, tYoyes», en la plaza de Colón de Madrid que provocó la falsa alarma de

nuestros dispositivos de seguridad.

Según ha podido saber DIARIO 16, hace tiempo que Yoyes se ha trasladado a México, donde reside junto

a un compañero con el que mantiene una relación amorosa y cursa estudios de enfermera.

Junto a estas impresiones negativas con respecto a la calificación técnica de algunos de los hombres del

CESID, en los altos niveles policiales se asume, sin embargo, la firme convicción de que el actual equipo

directivo del centro está intentando orientar sus actividades en un sentido de inequívoco compromiso con

el sistema democrático.

 

< Volver