Autor: Santos, Carlos. 
 Aumento de las penas solicitadas por el fiscal. 
 El juez considera culpables a todos los implicados en el "caso Yolanda"     
 
 Diario 16.    03/06/1982.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 21. 

Aumentó las penas solicitadas por el fiscal, en su sentencia de ayer

El juez considera culpables a todos los implicados en el «caso Yolanda»

Carlos SANTOS

Madrid - La Sala Primera de lo Penal de la Audiencia Nacional hizo ayer pública la sentencia tras el

juicio seguido por la muerte de Yolanda González, ¡oven militante trostkista asesinada en Madrid por

ultraderechistas en febrero de 1980. Las penas impuestas a los procesados, miembros en su mayoría de

Fuerza Nueva, superan en algunos casos las solicitadas por el ministerio fiscal.

El juez establece, en primer lugar, que los procesados Emilio Hellín, Ignacio Abad, José Ricardo Prieto y

Félix Pérez Ajero, responsables de diversas áreas del partido político Fuerza Nueva en el distrito

madrileño de Arganzuela, formaban además una banda armada, el llamado Grupo 41.

El Grupo 41, según la sentencia, estaba dirigido por Hellin y actuaba «al margen de la disciplina y

estructura de dicho partido".

David Martínez Loza, que en aquella época era jefe nacional de seguridad de Fuerza Mueva, «conocía la

actividad clandestina del grupo 41 y, no obstante ello, no sólo la toleraba, sino que en algunas ocasiones

se sirvió de él para impartir órdenes directas de realización de acciones a Hellin, con el que se entendía

directamente».

Denominador

Todos los procesados, según la sentencia, participaron de una u otra forma en !a operación que culminó

con el asesinato de Yolanda González.

Las penas finalmente dictadas -que se recogen en el cuadro adjunto— tienen un denominador común:

tanto en las condenas como en la reconstrucción y valoración fina! de los hechos, el juez se aproxima más

a las tesis de la acusación particular que a las del fiscal y a los defensores.

Desde el primer instante se habla valorado en medios jurídicos lo que esta sentencia acaba deconfirmar: la

actuación de los acusadores particulares (José María Mohedano y Benítez Lugo, en nombre del partido y

la familia de la victima) ha dado un carácter especial a este proceso, facilitando y agilizando la actuación

de la justicia.

En el caso de Hellin, se le condena por asesinato con alevosía y nocturnidad, olvidando la historia de «El

Chino» y un tal «Antonio», con que intentó negar a última hora su culpabilidad.

Respecto a la participación de Abad, rechaza la petición de la defensa y sugerencia del fiscal en el sentido

de que su disparo se produjo cuando Yolanda era ya cadáver. El juez señala que tanto los balazos de

Hellín como los de Abad tenían carácter vital, es decir, se produjeron con la victima viva. La simple

«coacción» planteada por el fiscal queda superada en la sentencia por el delito de (detención ilegál", en el

que participaron de una u otra forma todos 1os procesados. El juez explica con detalle las diferencias

entre ambos delitos Y recuerda que en el caso de Yolanda González se pretendía "detener a la victima

para luego someterla a interrogatorio forzado y obligado".

Sin atenuantes

El juez no acepta ninguna de las atenuantes solicitadas, con excepción del policía nacional Juan Carlos

Rodas, colaborador ocasional del Grupo 41, a quien se rebaja la pena en dos grados por haber adyudado a

la justicia, facilitando la información necesaria para detener a los restantes procesados.

El polémico Martínez Loza queda finalmente definido como «inductor», aunque no de asesinato, como

pedían los acusadores particulares, sino de «allanamiento de morada con detención ilegal». Al establecer

el tribunal sus vinculaciones con el Grupo 41 queda momentáneamente despejada una de las grandes

incógnitas de este proceso.

La sentencia sólo toca, muy de refilón, a Fuerza Nueva, el partido de los condenados, especificando que

las actuaciones que culminaron con el asesinato de Yolanda González se hacían al margen de esta

organización, a pesar de la militancia de los implicados.

Las penas: noventa años

Los implicados en el asesinato de Yolanda González deberán cumplir un total de noventa años de cárcel,

repartidos de esta forma: Emilio Hellin Moro. Treinta años de prisión mayor por un delito de asesinato

con nocturnidad, en concurso medial, con allanamiento de morada y detención ilegal. Trece años de

reclusión menor por depósito de armas y tenencia de explosivos. Dieciocho meses y 300.000 pesetas de

multas por falsificación de documentos de identidad. Y tres meses y multa (Je 50.000 pesetas por uso

indebido de nombre supuesto.

Ignacio Abad Valavázquez. Veintisíes años, ocho meses y un día de reclusión mayor por asesinato, con

nocturnidad, en concurso medial, con allanamiento de morada y detención ilegal. Dos años por tenencia

ilícita de arma.

David Martínez Loza. Seis años de prisión menor Y 100.000 pesetas de multa en concepto de autor por

inducción de un delito de allanamiento de morada violento, en concurso medial, con uno de detención

ilegal. (Martínez Loza, que estaba en libertad provisional, ingrecel.)

Félix Pérez Ajero. Cuatro años y dos meses y un día de prisión menor Y multa de 75.000 pesetas por

tenencia ilícita de arma de fuego, por allanamiento de morada violento, en concurso medial, con

detención ilegal. Dos años de prisión menor por delito de tenencia ilícita de arma.

José Ricardo Prieto Díaz. Cuatro años, dos meses y un día de prisión menor y multa de 75.000 pesetas,

como autor de un delito de allanamiento de morada violento, en concurso medial, con uno de detención

ilegal. Dos años de prisión menor como cómplice de un delito de tenencia dé explosivos.

Juan Carlos Rodas Crespo. Tres meses de arresto mayor como autor de un delito de allanamiento de

morada violento, en concurso medial, con uno de detención ilegal, reduciendo la pena en dos grados por

cooperación con la justicia.

El juez encargado de dictar sentencia por el asesinato de Yolanda González, ha condenado con penas de

treinta y veintiocho años de prisión a los dos autores materiales del asesinato, Emilio Hellín e Ignacio

Abad. Los restantes acusados, incluido el polémico Martínez Loza, son también considerados culpables

de algunos de ios hechos que precedieron al asesinato. La sentencia sólo toca de refilón a Fuerza Nueva,

el partido en que militaban casi todos los condenados, señalando que su actuación se producía al margen

de esta organización política.

6

NACIONAL

EL ASESINATO DE YOLANDA

 

< Volver