No hay diferencias entre Guerra y Boyer, según Sotillos     
 
 ABC.    26/02/1983.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

No hay divergencias entre Guerra y Boyer, según Sotillos

Madrid

El portavoz del Gobierno, Eduardo Sotillos, desmintió ayer que existieran divergencias entre el vicepresidente, Alfonso Guerra, y el ministro de Economía y Hacienda, Miguel Boyer, en declaraciones a Radio Nacional. «Es absolutamente falso. Descalifica y hace sospechar de la intencionalidad de quien dice esas cosas y las difunde. Es rotundamente falso.» «Puedo decir que entre el vicepresidente del Gobierno y el ministro de Economía no hubo más que entendimiento y cordialidad a lo largo de las reuniones, en que se tomó este acuedo», subrayó Sotillos refiriéndose a la expropiación de las empresas y Bancos del grupo Rumasa. Al realizar un amplio resumen de la rueda de Prensa, celebrada por Miguel Boyer el pasado jueves, el portavoz del Gobierno matizó que la actitud del Ejecutivo no ha sido un golpe de fuerza, sino un golpe de ley. «Este Gobierno tiene la intención de utilizar la ley permanentemente, porque sólo a golpes de leyes se construye la democracia.»

Sotillos añadió que comprendía que la oposición emplee todo tipo de circunstancias para intentar arrimar ascuas a sus propias posiciones. «La forma de informar al público fue la única de que se disponía, debido a lo tarde que terminó el Consejo de Ministros. Ha habido una meditación de tiempo y tiempo, reuniones de la Comisión Delegada, Consejos de Ministros, reuniones de subsecretarios. A todos los niveles ha habido unos amplios debates y análisis de las consecuencias de la medida, hasta llegar al convencimiento absoluto de que esta drástica solución era la única que podía garantizar los menores costes.»

Preguntado por las razones que ha tenido el Ejecutivo para proceder como lo ha hecho con el grupo de la «abeja», Eduardo Sotillos declaró que la medida se ha tomado porque el Gobierno tenía dudas. Hay unas auditorías solicitadas desde hace dos años y no se han realizado, y lo que pretende es conocer esa situación hasta el mínimo detalle. Ahora se abre un proceso, de hecho, de actuaciones, de investigaciones.

Con esta medida se da mayor garantía a los puestos de trabajo, al dinero de los accionistas... Toda persona, si no tiene delito, y dispone de dinero, tiene capacidad de realizar sus prácticas comerciales.»

 

< Volver