Autor: M. M.. 
   UCD, en el Ayuntamiento, a través del nuevo delegado de Relaciones Sociales     
 
 Informaciones.    05/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

PUNTO DE VISTA

U.C.D., en el Ayuntamiento, a través del nuevo delegado de Relaciones Sociales

MADRID, 5 (INFORMACIONES, por M. M.)- - El puesto de delegado de Relaciones Sociales fue

creado por el alcalde Arespacochaga, cuando ocupaba la cartera del Interior el señor Fraga Iribarne, de

quien la Alcaldia sabia que podía esperar pleno apoyo en la gestión municipal. Es un puesto clave, porque

fue concebido para servir de puente de unión entre el Ayuntamiento y los vecinos, cuyas relaciones se

encontraban plenamente deterioradas ya en aquel momento.

Por eso fue nombrado para ocupar por primera vez ese cargo el señor Cortina (don Antonio), hombre de

Fraga también y que tenia el encargo de ir creando entre los barrios y las asociaciones la necesaria imagen

que potenciara al partido de Fraga Iribarne en los barrios madrileños. Para ello se contaba con los medios

económicos necesarios, porque era el apoyo total de Ministerios tan importantes como el propio del

interior, autorizando reformas y presupuestos especiales, a través de la Dirección General de

Administración local, y el apoyo de ese otro Ministerio que, como es el de Educación, esta tan

directamente vinculado con los barrios, en los que la falta de puestos escolares es uno de los más graves

problemas.

Con el apoyo de Fraga y del entonces ministro de Educación, Robles Piquer -cuñado de Fraga-, el

alcalde Arespacochaga inició su triunfal recorrido por las barriadas, llevando incluso en ocasiones al

propio ministro de Educación. Se prometieron actuaciones urgentes, soluciones radicales; se dialogó

democráticamente con los vecinos, que hablaban de los errores y "malversaciones" del pasado...

Pero la salida de Fraga del Gobierno lo trastocó todo. El Ayuntamiento, pese a conseguir, por fin y

después de muchos sudores, el préstamo de 5.000 millones de pesetas, se encontró en el más completo

desamparo gubernamental. Los vecinos se habían acostumbrado ya a las nuevas relaciones y siguieron

exigiendo. En el panorama de las elecciones, hoy quien pretende formar su imagen no es Fraga Iribarne y

su A.P., sino Unión de Centro Democrático. El partido del presidente, después de fracasar -así parece-

en su intento de sustituir al alcalde, ha decidido emprender la lucha por otro camino, copando el puesto de

delegado de Relaciones Sociales, al que ha llevado a Luis Blanco Vila, un periodista que a partir de ahora

ser el encargado de mantener las relaciones con los barrios, con las asociaciones de vecinos y, al parecer,

convertirse en el único cauce de diálogo e información con la Prensa, a excepción, naturalmente, del

propio alcalde.

Luis Blanco Vila ser quien intentar hacer la "campaña" ucedista en los barrios de Madrid y quien

filtrar lo que conviene o no dar del Ayuntamiento a los medios informativos, circunstancia esta que es la

primera vez que se produce en el Ayuntamiento de Madrid, donde -en honor a la verdad- hay que decir

que siempre, hubo libertad y transparencia de diálogo filtre los informadores y los delegados de servicio.

Ahora, todo se canaliza a través del señor Blanco Vila, lo que ni parece democrático ni prudente. Por

ejemplo, en el reciente caso de la militarización de la Policía Municipal, la Delegación de Seguridad y

Policía Municipal remitía para toda información al señor Blanco Vila, que en todo momento se ha

limitado a comunicar que no hay noticias.

En el propio seno del Ayuntamiento reina el malestar por las noticias sobre el importante sueldo mensual

que se le ha fijado al nuevo delegado y su contratación con tiempo mínimo garantizado -siga o no el

mismo Ayuntamiento-. El paso, en principio, no ha sido afortunado por parte de U.C.D., ni la vía más

adecuada para preparar su imagen ante las próximas elecciones municipales.

 

< Volver