Autor: Fernández-Rúa Plasencia, José María . 
   "El Gobierno ha expropiado Rumasa por intuición"  :   
 El presidente González no quiso hablar en el hemiciclo. 
 ABC.    03/03/1983.  Página: 19. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

«El Gobierno ha expropiado Rumasa por intuición»

El presidente González no quiso hablar en el hemiciclo

Madrid. José María Fernández-Rúa

El Gobierno ha expropiado Rumasa por intuición. Así de claro. Cuando se procedió a tomar esta medida, el Ejecutivo de Felipe González carecía de datos suficientes —los expuestos por el responsable económico, Miguel Boyer, el martes, ante la Cámara, se conocieron después— para adoptar la resolución de nacionalizar el grupo de la abeja, por la vida de la expropiación.

Estas acusaciones contundentes del representante de la Minoría Catalana en el Congreso, Miguel Roca Junyent, fueron naturalmente rechazadas por el ministro de Economía y Hacienda. Pero sin aportar argumentos sólidos. Roca Junyent hizo una invitación al presidente del Gobierno para que, desde la tribuna de oradores del hemiciclo, se dirigiese a la Cámara y al conjunto de los ciudadanos con el fin de transmitirles un mensaje de confianza «con su capacidad de persuasión demostrada», como apostilló el político catatán.

El presidente acaba con las protestas

El presidente González no consideró oportuna esta invitación, pero sí hizo un gesto digno de aplauso. En el momento en que Miguel Roca —seis menos veinte de la tarde— proponía ese ruego, algunos —que no todos— diputados socialistas patearon desde sus escaños. Una mirada del presidente del Gobierno hacia «el sector revoltoso» del hemiciclo fue suficiente. No se oyeron más ruidos ni interceptaciones. La protesta, en cierto modo infantil, cesó. Roca pudo entonces destacar «la enorme incertidumbre que se ha producido en el mundo económico con esa medida», al tiempo que desistía de insistir en los planteamientos inconstitucionales «para no provocar la intervención del ministro de Justicia».

El ministro Boyer, que permaneció solo en el banco azul antes de reanudarse la sesión plenaria, insistió en el planteamiento económico del debate y puso de relieve que nadie había discutido la necesidad de una actuación del Estado «para enderezar la situación de Rumasa». Miguel Boyer abundó en la medida del Gobierno: «hemos tomado esta medida para proteger los intereses legítimos y he recibido muchos telegramas y cartas de apoyo». En este momento leyó un telegrama del comité de empresa de la firma Cartuja de Sevilla, en el que solicitan también la expropiación forzosa... Este anuncio fue acogido por una ovación, en la que participaron los diputados de la coalición AP-PDP.

José Miguel Bravo de Laguna, en nombre de UCD, anunció que votarían en contra de la convalidación del real decreto-ley, por considerar que vulnera los preceptos constitucionales y porque —según explicó— no les habían convencido los argumentos expuestos por el ministro sobre otros caminos de actuación. Bravo de Laguna, que fue subsecretario de Presupuestos y Gasto Público del Ministerio de Hacienda antes de las "elecciones del 28 de octubre, entró en el terreno económico de la medida para concluir que la nacionalización de Rumasa «ha estado plagada de errores jurídicos y de erratas de imprenta, que constituyen un precepto muy grave».

 

< Volver