El debate de Rumasa. 
 La intervención habría sido suficiente según las minorías  :   
 La expropiación ha producido inseguridad jurídica. 
 ABC.    03/03/1983.  Página: 20-21. Páginas: 2. Párrafos: 21. 

La intervención habría sido suficiente, según las minorías

La expropiación ha producido inseguridad jurídica

La intervención de! Estado, fundamentalmente a través del Fondo de Garantía de Depósitos, hubiera sido la solución correcta y suficiente, en principio, a la situación de Rumasa, en opinión de los portavoces de UCD y Minoría Catalana que llevaron ayer el peso de la última parte del debate. Ambos parlamentarios coincidieron en señalar que el decreto de expropiación es inconstitucional y ha producido inseguridad jurídica e incertidumbre económica.

Bravo Laguna

Por el Grupo Parlamentario centrista intervino el diputado Miguel Bravo Laguna:

«La decisión adoptada por el Gobierno es ¡a más costosa para los Presupuestos Generales del Estado; por tanto, la más costosa para todos tos contribuyentes. Esta decisión crea extraños precedentes como es el de que cualquier empresa en crisis sienta apetencias de ser expropiada por el Estado para solucionar sus problemas.»

«Sería interesante saber por qué el ministro cambió de postura de forma tan acelerada. No se entiende muy claramente cómo dijo que el día 21 de febrero había todavía posibilidades de solucionar el tema y dos días más tarde se decide la expropiación. »

La medida

Da la impresión de que la medida adoptada por el Gobierno, tiene un fuerte componente político. Las formas empleadas hacen pensar en que bien se puede haber querido satisfacer con la medida a un electorado más o menos radicalizado de izquierda ante la proximidad de las elecciones municipales.

Réplica de Boyer

En turno de réplica habló el ministro de Economía y Hacienda, señor Boyer, quien empleó, entre otras, las siguientes expresiones: «Ningún Gobierno podría haberse desentendido de un caso de tan suma gravedad. El Gobierno de UCD también tuvo que repartir entre la sociedad el peso económico que suponían distintos errores de gestión, como demuestran los casos de Itelhorce, Altos Hornos del Mediterráneo o Intelsa. A veces hay que nacionalizar las pérdidas para poder mantener los puestos de empleo.»

Miguel Roca

Míguel Roca centró ayer su estrategia en dos puntos importantes, que supo desarrollar a lo largo de su intervención con argumentos suficientemente contrastados. Apuntó cuál era, desde el punto de vista de la Minoría Catalana, el fondo del debate —«desde luego no es Rumasa»— y subrayó la inconstitucionalídad del decreto-ley. Complementó ambos frentes señalando la intranquilidad en el mundo empresarial creada por la decisión del Gobierno y calificando el decreto-ley como «innecesario» en cuanto al procedimiento adoptado por el Ejecutivo. «Dando la sensación —dijo— de que na sido una expropiación por si acaso.»

No hemos venido a atacar o defender Rumasa —eso pertenece a otras instancias—, sino a examinar en qué medida la decisión del Gobierno es favorable a la economía y si la solución adoptada es positiva o negativa.

«Decía usted que no había sido una decisión precipitada, pero cuando usted lanzó esas afirmaciones creo que sabía lo que hacía. Yo espero que diga que no para que su honor quede a salvo.» Citó aquí Miguel Roca el acta taquigráfica de la Comisión de Economía en la que, pocos minutos antes de que el ministro Boyer acudiera a la rueda de Prensa, había afirmado que no creía que hubiera amenazas al sector financiero del país.

El día 21 de febrero usted todavía intentaba un compromiso con los representantes

Se ha creado intranquilidad empresarial del grupo Rumasa. Si lo que usted dijo ayer 3ra verdad, él día 21 no era posible el entendimiento. Lo que pasó es que no se conocían os hechos que ayer se nos expuso.

» Todo esto da una cierta sensación de vaciación e improvisación. Pero yo tengo la sensación de que todo estaba programado. En ina circular de! día 24 se apoya, por parte de UGT, el decreto-ley. Se dice en ¡a circular que esta organización conocía de antemano las medidas, argumentando que por eso habian guardado silencio. Me reconocerá usted, eñor ministro, que esto no inspira tranquililad en el mundo empresarial. La decisión del tobierno ha abierto profundos interrogantes obre la política económica del Ejecutivo.

«Ustedes no necesitaban el decreto, ni si-uiera expropiar, para conseguir estos efectos. Este decreto-ley, al margen de inconstitucional, era innecesario y ha creado un gran esasosiego en el país y la inquietud en los gentes económicos.»

Y no vale como motivo el decreto-ley el presentarlo como garantía de los ahorradores: «La colaboración del Banco de España y el Fondo de Garantía era suficiente.» Se ha dicho que había mala gestión: se podía haber asumido dicha gestión.

Réplica de Boyer

«La medida es positiva y contribuye a sacar a la economía nacional de la mala situación que atraviesa, así lo demuestra la favorable acogida en círculos económicos y financieros, como la subida de la Bolsa y las declaraciones de algunos empresarios y presidentes de Bancos.»

«Por otra parte, el sistema financiero español no está amenazado; sí llegara a estarlo, la actuación del Gobierno impediría que la amenaza se consumara, pero en estos momentos el estado general es saneado: sólo una parte puede estar en situación difícil.»

 

< Volver