Cayó Rumasa. La expropiación desata una dura polémica. Sindicatos. 
 "Con el empleo asegurado, la media es correcta"     
 
 Diario 16.    25/02/1983.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

SINDICATOS

«Con el empleo asegurado, la medida es correcta».

Madrid — La incautación del «holding» de Rumasa se vivió con expectación en las centrales sindicales. Tanto Marcelino Camacho como Nicolás Redondo se comían las uñas ante el televisor cuando a media mañana Boyer explicaba a los españoles la grave situación de Rumasa. Ambos líderes, coincidieron después en «lanzar un mensaje tranquilizador a los trabajadores del grupo y a los pequeños ahorradores».

Los líderes de CC 00 y UGT ya estaban sin embargo, en antecedentes: el mismo miércoles, el propio ministro de Trabajo, Joaquín Almunia, les explicó el alcance de la medida que el Gobierno terminó adoptando. Pero la «explosión» estaba cantada meses atrás. Para Redondo no fue «tanta sorpresa porque ya se tenía constancia de algunas irregularidades contables y su situación deudora con la Segundad Social».

Las dos organizaciones reunieron a sus ejecutivas para adoptar una posición de apoyo total a la decisión del Gobierno. No hay peligro para los puestos de trabajo y las explicaciones de Boyer fueron satisfactorias. «Si yo trabajara en Rumasa estaría más tranquilo ahora que el sabado pasado» confesaría el líder ugetista.

A CC 00 también le pareció «justificada y correcta» la expropiación en su vertiente de asegurar los 60.000 puestos de trabajo directos y cerca de 300.000 inducidos, así corno el «toque de atención» para proceder a la clarificación del sistema financiero español, muy sensible a crisis como la de Rumasa. Los máximos líderes de este sindicato, que junto con UGT se reparten la mayoría en la representación de los trabajadores del grupo de la abeja, formularon un llamamiento a la colaboración activa para que comités de empresa y trabajadores colaboren «al buen desarrollo de la operación».

También las centrales USO y CNT valoraron positivamente la acción del Gobierno. En este sentido, para Antonio Pérez, secretario general de CNT-AIT, ha sido «una medida valiente, necesaria y acertada». Por su parte, Carlos Solas, secretario de acción sindical de USO puntualizaba que si «los datos aportados por el Gobierno se confirman debidamente, la medida tomada sería una medida cautelar acertada desde la perspectiva de la responsabilidad del Estado, pero en caso contrario tal medida podría haber sido precipitada».

 

< Volver