Autor: Muro de Iscar, Francisco. 
   Lo del campo     
 
 Arriba.    02/03/1977.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 1. 

LO DEL CAMPO

Ayer, el Ministro de Agricultura pedía, también, un pacto a los agricultores. Al final de la jornada, 25.000

tractores, cuatro mil más que en la jornada anterior, seguían en las carreteras españolas. Es una manera de

responder. El Ministro de Agricultura había hablado con sinceridad y había reconocido los fallos de la

política agraria de todos estos años —o de la política agraria española de siempre— y había prometido

soluciones o estudio de soluciones. Mombiedro de la Torre se fue a ver al Rey y le dijo todo lo que él

piensa del campo español: hombres frustrados por la incomprensión, niveles de renta bajísimos, ninguna

influencia en la vida política, envejecimiento y disminución de la población agraria, desatención por parte

de la Administración, etc., etc. ¿Y el Gobierno qué va a hacer? No lo sé, pero creo que la imagen dada

ayer por el Ministro de Agricultura no es la mejor. «Ahora que ya han protestado ustedes y ahora que ya

les han oído, vuelvan a casa, por favor.» No es eso. Ni tampoco es un problema de tiempo, de dar largas.

Creo que es un problema mucho más importante que, incluso, puede influir decisivamente en unas

elecciones como las que nos aguardan. El voto del campo tiene una enorme importancia y puede ser

decisivo. ¿Medidas? Urgentemente. ¿Política agraria? Ya mismo. Los parches ya no sirven y hay que

encontrar el camino válido. ¿Que faltan interlocutores? Hasta ahora el campo español sólo tenía uno: las

Hermandades de Labradores y Ganaderos. A mí me preocupa pensar que, de seguir así las cosas —vacío

sindical incluido—, las Hermandades ya no sirvan y no haya ningún sucedáneo de recambio. Ojo al tema,

porque es importante. Y grave.

Francisco MURO DE ISCAR

 

< Volver