Mezclar religión y política, no     
 
 Ya.    12/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

RELIGIOSA

12-XII-76

MEZCLAR RELIGIÓN Y POLÍTICA, NO

AL, Gobierno de Su Majestad no se le ha ocurrido plantear un duelo entre el poder de Dios y el poder del pueblo, sino entre el poder del pueblo entero y id de una oligarquía. La teología y la política están a niveles distincións, y en teología no se suele usar del referéndum.

El Gobierno a pregunta al pueblo al la autoridad tiene por fuente última a Dios. Al si a los gobernantes les viene directamente "por la gracia de Dios". Esa discusión está muy bien para los libros escolásticos de filosofia y la dieron por resuelta quienes querían gobernar en virtud de pretendidos destinos providenciales, sin control eficaz de los ciudadanos, a quienes no quedaba más papel que el de obedecer, como quien .obedece a Dios.

Venir, a cuenta del referéndum, a citar ocho papas y cuantos concilios se quiera, tocando a rebato por el peligro de la fe, es sencillandente arbitrario.

La pregunta que se hace al pueblo español es mucho más rencilla y sin trampa: ¿Les viene a los gobernantes la autoridad del pueblo gobernado, y tienen que someterse al control del pueblo, que elegirá a sus representantes y los cambiará si su actuación le parece desacertada?

EN una pregunta teológica—que nadie hace—no les tocaría a minorías político-religiosas radicalizadas interpretar la doctrina de los papas: los que tienen el derecho y el deber de hacerlo como maestro* de la fe son los obispos.

Y como la pregunta del referéndum es política, los obispos ya han dicho que será lícito al ciudadano votar sí, no, en blanco o abstenerse: que los obispos no entran en política. Ahora resulta que son algunos políticos los que entran en religión: según ellos, si un alcalde no es nombrado a dedo, luego vendrá el divorcio, el aborto, la eutanasia y el comunismo. ¿Es que al comunismo no es el pueblo el que lo tendrá que parar, porque está visto que no se le para a dedo? Seamos serios, aun reconociendo lo duro que tiene que serles a los partidarios de un régimen autoritario aceptar su eutanasia.

Y para los que dudan sinceramente frente al referéndum por razones religiosas, he ahí dos textos que fueron aprobados por 2.151 obispos de todo el mundo, frente a sólo cinco votos negativos, con el refrendo del Fapa: "La determinación del régimen político y la designación de los gobernantes se dejan a la libre designación de los ciudadanos"; "recuerden todos los ciudadanos el derecho y el dcher que tienen de votar con libertad, para promover el bien común"

GS, 73 y 75).

No se nos concede la libertad del voto: sólo se nos recuerda.

 

< Volver