Autor: Pablo, F. L. De. 
   La izquierda no está preparada para ofrecer una alternativa de poder     
 
 Ya.    12/12/1976.  Página: 19. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

12-XI1-76

LA IZQUIERDA NO ESTA PREPARADA

PARA OFRECER

UNA ALTERNATIVA DE PODER

Tras el referéndum no se pueden demorar las normas electorales • El electorado, además de exigir información y derechos, tiene que acostumbrarse a ejercerlos con asiduidad

MADRID, 11. (Crónica política de Logos, por F. L. de Pablo.)

La celebración del Congrego del PSOE (R) parece que, en principio, ha sido más provechosa para la credibilidad, del propósito democratizador de la generación que ostenta el poder que para aumentar la proyección de dicho partido entre «1 electorado nacional. SI bien éste ha podido comprobar la existencia de una izquierda civilizada, aunque sin renunciar a sus planteamientos tópicos, los líderes socialistas europeos que nos han visitado—y las declaraciones de Willy Brandt son una prueba—han podido comprobar que la izquierda española no está todavía preparada para ofrecer una alternativa responsable de poder.

El propio Tierno Galvan lo ha dicho también al enjuiciar loe resultados del Congreso del PSOE (R): "La unidad de la izquierda pasa por la unidad de los socialistas." Pero mientras el socialismo del partido del señor González se muestre tan dividido y radicalizado como pusieron de relieve al final del Congreso algunas propuestas y actitudes externas, el socialismo, por ahora, no podrá ser el aglutinante de una alternativa seria para gobernar a este país.

Evitar la bipolarización en "frentes"

Concluido el referéndum, probablemente con más sorpresas de las que se esperan, el Gobierno no podrá demorar más la publicación de las normas electorales, previa negociación pública con todas las fuerzas políticas. En la medida que las normas electorales permitan a todas las ideologías comparecer, con igualdad de oportunidades, pero separadamente y sin perder su propia identidad, a los próximos comicios será imposible la bipolarizaclón electoral y triunfará, en cambio, la reconciliación nacional.

Propiciar el compromiso constitucional. Para que la futura reforma constitucional que se proponga al refrendo del pueblo no sea la victoria coyuntural de una alianza de partidos sobre otras, el Gabinete parece dispuesto a propiciar la entrada en las futura» Cortes de aquellas fuerzas políticas que aparezcan dispuestas a llegar a un compromiso que nos devuelva la estabilidad constitucional que necesitamos para dedicar los esfuerzo* de la mayoría de ios españolea no a las estériles luchas y enfrentamientos típico* del sistema democrático, sino a la resolución de nuestros problemas de todo orden por la vía del compromiso y del diálogo, que son las más acusadas virtudes de la democracia. De lo contrario, mucho me temo que el pueblo acabe pronto por cansarse y volver la espalda a los políticos.

Responsabilidad del pueblo

Bien entendido que el pueblo no cumple «on desear la democracia. La recuperación de su soberanía tampoco le llegará exclusivamente por el voto en el referéndum y en las futuras elecciones. El electorado, además de exigir información y derechos, tiene que acostumbrarse a ejercerlos con asiduidad, aunque le resulte más incómodo. Porque la abulia y la inhibición son incompatibles con la democracia. Y entre nosotros, ya se sabe; no es que hayamos sido reacios a cumplir con nuestros deberes; es que tampoco hemos querido ni sabido ejercitar nuestros derechos. Ahora se nos ofrece una oportunidad sincera para ello. I/a primera ocasión, el próximo miércoles.

Si ahora nos abstenemos, no podremos después lamentarnos por los problemas que nos aquejan. El ejercicio responsable de nuestra participación política no se agota con el voto del referéndum, sino que exige estar informados y preparados para saber lo que viene detrás, lo que nos han de "vender" en las elecciones que han de llevar a: las cámaras aquellas opciones o propuestas de reforma constitucional que condicionarían nuestra inmediata existencia y la de nuestros hijos, a menos que sepamos exigir a los políticos que preparen una reforma que nazca con alguna vocación de futuro.

 

< Volver