Alexandros. 
 Las afirmaciones del señor Ansón (Don Luis María)     
 
 El Alcázar.    13/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Alejandros

LAS AFIRMACIONES DEL SEÑOR ANSON (DON LUIS MARÍA)

Don Luis María Ansón acaba de lanzar una de sus soflamas por la pantalla de TVE, que no sabemos si ahora le es propicia por una de estas razones, de entre las cuales ustedes pueden seleccionar la que más gusten:

1.— Porque es un chico guapo, con voz de chambelán de casa real francesa.

2.— Porque nadie le gana a la hora de piropear al señor Presidente del Gobierno.

3.— Porque para eso es uno de los dos hombres de la información de don Juan de Borbón y Battemberg, lo que puede explicar en parte su mala imagen. (La de don Juan, claro).

4.— Porque a fuerza de repetir una anécdota intranscendente, en relación con un choque que tuvo hace años con una parcela de la Administración, se ha creído uno de los hombres más perseguidos por Franco y portavoz del resentimiento.

5.— Porque su hermano es el Director General de Radiodifusión y Televisión y el hombre de confianza del Presidente del Gobierno en materia de información. Llevado de su vanidad, don Luis María Ansón Oliart ha roto la linea de moderación en que, por lo general, se han mantenido todos que pasaron por la ventanilla política que la Presidencia del Gobierno abrió en TVE, que para muchos suponía la gran ocasión de darse a conocer. Al señor Ansón, la Presidencia del Gobierno y su hermano han concedido el privilegio de cerrar la serie de los políticos con efectiva o teórica representatividad. Obediente a las consignas o por cuenta propia, el señor Ansón ha lanzado un exabrupto de mala calidad y pésimo estilo.

Ha alzado su dedo acusatorio, amenazando con un tribunal de responsabilidades a la generalidad de los hombres que durante muchos años hemos servido con lealtad al Régimen y hemos aceptado con honesta disciplina constitucional la Monarqia, que en nosotros, según acaban de demostrar don Felipe González y don Santiago Carrillo, tan queridos por el jefe político del señor Ansón, tiene casi sus únicos defensores.

Puestos, sin embargo, a seguir los dicterios acusatorios y las amenazas tremantes del señor Ansón, podemos comenzar las indagaciones cuando quiera. Le proponemos una agenda inicial: la relación de ingresos y proveniencia de los mismos de su jefe político durante estos cuarenta años transcurridos; la historia de las joyas de una cierta importante y egregia familia; la biografía financiero-política del señor Arefiza; la biografía político-profesional-económica del señor Cabanillas; la compra a bajo precio de cierto viejo palacio en un pueblecho abulense; quien engañó y dejó .tirado al señor Vegas Latapié; que es

YMCA, como se sostiene y el seguimiento de sus más brillantes muchachos cuando dejan de serlo; los personajes verdaderos de una novela que seguidamente estos dias bajo el título anodino de «Erotismo y política en la colonia de Viso», etc.

Si nos moviera el interés político, en vez de la defensa de la seriedad profesional, no hubiéramos escrito estas lineas.

Con unas pocas intervenciones como la de don Luis María Ansón, es evidente que el Gobierno se quedaría sin «síes». ´ En esto no le va a la zaga a su hermano, cuya campaña del Referéndum va a provocar más abstenciones de las que jamás pudieron soñar los Partidos Socialista y Comunista, unidos no solo en esto.

DELTA

 

< Volver