Autor: Gil Delgado, Francisco. 
 Andalucía. Referéndum. 
 Se espera que la democracia traiga la autonomía     
 
 Informaciones.    13/12/1976.  Página: 24. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

SE ESPERA QUE LA DEMOCRACIA TRAIGA LA AUTONOMÍA

SEVILLA, 13 (INFORMACIONES, por Francisco GIL DELGADO). —Si en alguna parte resultan las «pintadas» en las paredes como postillas en el rostro de una danta, es

en las paredes blancas y en las fachadas monumentales de Andalucia. Pero ahí están las que se refieren al próximo referéndum, indicando que algo se mueve. Las hay con profusión y para todos los gustos. Abundan las recomendaciones para el «no vote» y para el «vota no», quizá porque los que piensan en el «si» no necesitan de paredes para expresarlo.

Hay también mucho ambiente de preguntas en las conversaciones: ¿Qué conviene votar?, lo cual indica que hay mucha gente dispuesta a ir a las untas. El resultado de una encuesta publicada por

«INFORMACIONES de Andalucía» en su segundo número, confirma este indicio callejero: sólo un 9 por 100 optará por la abstención; el 60 por 100 votará si; el 4 por 100´votará en blanco; un 1 por 100 votará no; un 4 por 100 no contesta, y —como en Norteamérica— queda un ZS por 100 de indecisos para última hora..

¿Es fundamental ese referéndum para los andaluces? lias contestaciones siguen una línea paralela a los resultados anteriores con tendencia a subir: para el 73 por 100 de los andaluces el referéndum es fundamental; para el 9 por 100 no lo es; un 17 por 100 no sabe, y un 1 por 100 no contesta. El aumento de los afirmantes en relación con la pregunta anterior tiene unas motivaciones claramente regionales. Se espera que con la futura situación política Andalucía pueda iniciar su ansiada singladura hacia la autonomía, el desarrollo y, en definitiva, hacia su autorredención.

Queda patentizada esta esperanza en la segunda parte de un programa de Radio -Televisión Española emitido anoche como final de la serle «Hablan las regiones», y realizado en el centro regional de Sevilla. José Luis Pérez Serrabona, presidente de la Diputación de Granada, afirmaba»: «Andalucía tendrá la oportunidad de hablar más claro de lo que ha hecho hasta ahora.» En el mismo sentido se expresaba el presidente de la Diputación de Almería: «Una forma de llevar a los órganos legislativos nuestras aspiraciones en la medida de que diputados y senadores andaluces se pueden unir por encima de pertenencias partidistas de origen.» Don Antonio Segovia, procurador en Cortes por Huelva, profetizaba: «La autonomía de nuestra región será al fin un hecho», y en el mismo sentido, don José María Artero, catedrático de Almería: «Creo que se reconocerá cuanto antes los anhelos de nuestra región por la autonomía.» T así sucesivamente.

Hay que anotar que en la primera parte de dicho programa predominaba la opi. nión favorable al sí en caras muy conocidas de la región, con la sola excepción de los jóvenes proabstencionistas, a los que el sobreimpresionado localizaba en Huelva.

Esto no significa que esta última tesis no pueda tener mas adeptos en las últimas horas. Ayer, a la entrada del estadio Sánchez Pizjuán, con motivo del partido Sevilla-Valencia, se rep a r t í a n profusamente hojas del P.S.O.E. animando a la abstención. Puede suceder que muchos de los indecisos se decanten hacia allí.

Pero aun asi, la afluencia a las urnas será notable y la respuesta afirmativa se configura como campeona.*

La razón no es solamente por el impacto que está haciendo la propaganda oficial. Hay una razón absolutamente andaluza para Andalucía: esta es una región de más esperanzas que de seguridades conseguidas. ¥ casi todo el mundo ve en esa ranurita de las urnas la puerta grande de la esperanza.

INFORMACIONES

 

< Volver