Un grupo anarquista, autor del asalto al Banco Central     
 
 El Alcázar.    25/05/1981.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 26. 

Los terroristas se rindieron

Un grupo anarquista, autor del asalto al Banco Central

Según fuentes militares solventes, recibieron seis millones para realizar una acción que desprestigiara a la

Guardia Civil

Algunos de los asaltantes son delincuentes con antecedentes penales, y el «comandante uno» es

anarquista

El presidente del Gobierno se reunió hora y media con cinco ministros en la Moncloa una vez concluida

la eficaz operación de rescate

Un grupo anarquista, según fuentes militares solventes consultadas por Europa Press, «pagado para

desprestigiar a la Guardia Civil», e integrado por diez personas, entre ellas delincuentes con antecedentes

penales (según Efe), es el autor del asalto realizado a la sede principal del Banco Central de Barcelona, y

que durante treinta y seis horas mantuvo en constante tensión e incertidumbre a toda España.

Eran las diez y quince minutos de la noche de ayer cuando el ministro del Interior anunció el feliz

desenlace con que había concluido la brillantísima operación policial de los «GEO» que, con el balance

de un muerto (uno de los asaltantes), permitió la liberación de todos los secuestrados.

A la una y media de la madrugada se daba a conocer la idealidad de los asaltantes, - segun informaciones

recogidas por Europa Press en «fuentes de toda solvencia»:

José Juan Martínez Gómez, de Almería, nacido el 4 de febrero de 1956.

Cristóbal Valenzuela Marcos, de Villanueva y Geltrú, nacido el 28 de marzo de 1958.

Miguel Millán Gros, de Zaragoza, nacido el 12 de octubre de 1947.

Tomás Paz Trenado, de Chulón (Ciudad Real), nacido el 22 de mayo de 1946.

Francisco Domínguez

Martín, de Villanueva y Geltrú, nacido el 1 de abril de 1955.

Juan Quesada Jibaja, de Almería, nacido el 1 de abril de 1940.

Máximo Olivar Tirado, de Brenes (Sevilla), nacido el 30 de septiembre de 1959.

Alberto Ot Jiménez, de la Carlota (Córdoba), nacido el 25 de julio de 1944 y

Jorge Valenzuela Marcos, de Villanueva y Geltrú, nacido el 7 de julio de 1960.

Además de estas nueve personas, se conoce la identidad de otro de los presuntos asaltantes, José Sánchez

Martín, de Alhama (Granada), nacido el 6 de febrero de 1943, y que falleció durante la toma del Banco

por miembros del Grupo Especial de Operaciones.

Fuentes policiales ponían especial énfasis en subrayar que, frente a todas las insistentes informaciones

que habían circulado pretendiendo involucrar a la Benemérita, entre los ocupantes rio había ningun

miembro de la Guardia Civil. «Entre ellos —afirmaron fuentes policiales— hay anarquistas, chorizos y

macarras, con antecedentes penales y demás.» En concreto, Justo Maestre, abogado defensor del teniente

Pedro Izquierdo, ha manifestado su deseo de que sea esclarecida la noticia de la presunta participación de

la Benemérita, «por entender que constituye una gravísima calumnia». El propio director general de la

Guardia Civil, general Aramburu Topete, manifestó a Efe que «el mayor éxito de la Guardia Civil ha sido

poder demostrar que, en contra de lo mucho que se ha hablado en estos dos días en absoluto ha tenido

participación en el asalto» y que su única participación «ha sido la lealtad a¡ Gobierno y a España».

«Grupo 80»

Según Efe, el comando asaltante podría llamarse «Grupo 80», afirmaron fuentes seguras, y señalaba que

sus integrantes estuvieron días atrás en Perpignan, donde habrían obtenido una suma de dinero que se

cifra en seis millones de pesetas, con destino a la organización de la operación. En cuanto a la finalidad de

la misma, añadió Efe, «estaría orientada a crear un desprestigio de la Guardia Civil en la conmemoración

del Día de las Fuerzas Armadas». El propio ministro del Interior, Rosón, declaró a la misma agencia que

«podía tratarse de un grupo que perseguiría oscuros intereses». En los mismos términos se pronunciaba

Europa Press.

En concreto, otro despacho de Efe aseguraba que el «número uno», nacido en 1956 en Almería, tiene

antecedentes como anarquista, y se insistía en que otros participantes tenían antecedentes por atracos.

«Pudo ser una auténtica masacre»

«Podía haber sido una auténtica masacre.» En estos términos resumió un empleado las dramáticas horas

vividas por doscientas personas en el Banco Central. A las diez y cincuenta y tres minutos de la noche,

Europa Press daba cuenta de que cada uno de los asaltantes salía del edificio con un «geo» al lado

apuntándole a la cabeza.Con ello terminaban treinta y siete horas de incertidumbre, con momentos

especialmente críticos. En círculos próximos al presidente del Gobierno se manifestaba anoche, según

Europa Press, que hubo tres momentos especialmente delicados: cuando el jefe del ejecutivo decidió no

aceptar el chantaje y las condiciones de los atracadores; cuando el propio Calvo-Sotelo decidió también

que fueran personalmente el delegado del Gobierno en Cataluña y el director de la Policía quienes, con

riesgo de su vida, penetraran a conversar con los atracadores, y, finalmente, cuando se decidió la

intervención de los «geos» que se desarrolló milimétricamente y con una exactitud impresionante.

Presiones

Las presiones humanas —añade Europa Press— que se produjeron alcanzaron cotas muy altas, cuando

los familiares de los rehenes, de manera comprensible, pedían que se accediera a las condiciones de los

secuestradores, porque estaban en fuego las vidas de sus parientes. El Gobierno, señalaron fuentes

oficiales, no podía en ningún caso dejarse arrastrar por esas actitudes.

Fuentes de la Presidencia subrayaron también que Calvo-Sotelo estuvo 36 horas sin dormir siguiendo el

curso de los acontecimientos con la preocupación fundamental de salvar las vidas de los rehenes.

Un momento de singular emoción se produjo en las calles barcelonesas cuando la Policía levantó las

barreras que impedían el tránsito por la plaza de Cataluña. Con un aplauso cerrado respondieron cientos

de barceloneses a esta medida, produciéndose momentos de gran emotividad y alegría. Por el contrario, la

gran multitud que se había concentrado ante la Jefatura Superior de Policía recibió con gritos de

indignación la llegada en coches patrulla de algunos de los asaltantes. Se oyeron gritos de «asesinos» y

uno de los asistentes intentó romper el cordón policial y agredirles, sin conseguirlo.

Durante una rueda de prensa realizada poco después de las once de la noche en Barcelona, Rovira

Tarazona expresó la dedicación de las autoridades, y Fernández Dopico explicó algunos detalles.

El Banco no fue minado

El jefe superior de Policía desmintió que el Banco hubiera sido minado y confirmó también la identidad

anarquista del «comando uno». Informó que habían sido ocupados un Colt 38, entre otras armas, y puso

de relieve la asistencia prestada por un sicólogo. También se manifestó que algunos de los asaltantes

intentaron salir del Banco confundiéndose entre los rehenes, pero no les sirvió de nada.

Reunión en la Moncloa

A la una y media de la madrugada terminó la reunión que mantuvo el presidente del Gobierno con cinco

ministros en el palacio de la Moncloa. Asistieron los titulares de Presidencia Defensa, Interior, Asuntos

Exteriores, Administración Territorial y Justicia. No fue ofrecida ninguna referencia tras la hora y media

que duró el encuentro. También se dijo que ni el presidente ni ningún ministro iban a comparecer para dar

cuenta oficialmente de lo ocurrido.

 

< Volver