El PNV y ETA     
 
 El Alcázar.    25/05/1981.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Instantánea

EI PNV y la ETA

Reiteradamente nos hemos ocupado de la ambigua postura del PNV frente al terrorismo de la ETA, que

se traduce en una falta de colaboración efectiva con la acción de las Fuerzas de Seguridad del Estado, tas

frases de condolencia, los gestos de triste impotencia y los comunicados de condena en ocasión de

atentados terroristas, más frecuentes cuando las víctimas son del Ejército, no sirven para sustituir una

colaboración eficaz, que lleve al punto crítico de que el terrorista deje de moverse como el pez en el agua.

En un periódico de tanto prestigio en la izquierda española como Le Monde, hemos leído un detenido

estudio del problema que, como el lector verá, confirma cuanto en EL ALCÁZAR venimos sosteniendo.

El planteamiento básico se encuentra en la siguiente observación: «El fantasma del enfrentamiento entre

nacionalistas, que sólo favorecería al enemigo principal madrileño, preocupa a todo el mundo.» A todo el

mundo partidario del nacionalismo vasco, suponemos, ya que al restante lo que preocupa es la

colaboración, más o menos pasiva, entre fuerzas «abertzales» que persiguen los mismos objetivos. Esta

«confluencia» de acciones entre la legal del PNV y la violenta de la ETA, la señala Le Monde con estas

palabras: «¿Acaso el Gobierno español no se ha mostrado conciliante respecto a los nacionalistas vascos

sólo en la medida que las presiones de la ETA le obligaban? "Sin ETA no habría habido autonomía",

reconocen en privado varios nacionalistas moderados.»

Lo dice Le Monde- Pero más grave es su afirmación siguiente: «Que el PNV, gracias a su implantación,

disponga de mucha información sobre los comandos de ETA, nadie lo pone en duda. Pero también es

evidente que no está dispuesto a proporcionarla a la Policía española o a la Guardia Civil, consideradas

siempre como enemigo hereditario de la mayor parte de la población vasca. » La acusación es grave,

repetimos, pero más grave es, a nuestro parecer, que ni el PNV se haya considerado obligado a desmentir

a Le Monde ni el Gobierno ni el Parlamento hayan pedido explicaciones sobre la materia, prefiriendo

cerrar los oídos, en otras ocasiones tan abiertos, a cuanto Le Monde dice, el cual asegura que un

parlamentario del PNV ha dicho: «Se nos quiere obligar a convertirnos en chivatos. Sabemos de sobra

que no tenemos ningún interés en ello: el Gobierno no hará más concesiones por ello... No somos

candidatos al suicidio político.»

Si ésta es la forma de colaborar contra el terrorismo, que alguien nos explique cómo se colabora en

contra.

Pág. 14

 

< Volver