Comparecencia necesaria     
 
 Diario 16.    26/05/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Comparecencia necesaria

La profunda perplejidad que el desconcertante desenlace del suceso de Barcelona ha producido en el

español de a pie aconseja una pública explicación del presidente del Gobierno, tal y como demanda la

oposición parlamentaria.

Calvo-Sotelo vivió desde su despacho el minuto a minuto de los acontecimientos. De la Moncloa salieron

instrucciones precisas y el país se sintió gobernado en medio de la crisis. Justo es que ahora desee

escuchar cuanto al máximo nivel se sepa sobre lo ocurrido.

La independiente actitud del propio portavoz de UCD, Miguel Herrero, mostrándose conforme con la

petición de socialistas y comunistas, indica hasta qué punto la presencia de Calvo-Sotelo hoy en la tribuna

de oradores de las Cortes es cuestión de sentido común.

El Gobierno no puede por menos que ser consciente de las grandes interrogantes suscitadas en cuanto al

número, la filiación de los asaltantes y sus conexiones exteriores. La propia versión policial más que

resolver estas dudas no hace sino crear otras nuevas.

¿Adonde lleva en realidad esa (french connection) que traficó en Perpiñán con la estabilidad de la Patria,

a menos de siete días del presumible reencuentro de las Fuerzas Armadas con la concepción autonómica

del Estado? ¿Responde realmente la detención de Alberto Royuela a una sospecha fundada o se trata tan

sólo de cubrir el expediente, echando mano del «facha» oficial de la zona?

El último sondeo Gallup publicado por este periódico, hace sólo una semana, mostraba una espectacular

alza de la popularidad, es decir, de la credibilidad política, del presidente. He ahí un espléndido y bien

ganado bagaje que debe ser puesto al servicio de la noble causa de devolver a los españoles el sosiego de

la verdad.

 

< Volver