Así recibió la Policía al ultraderechista Royuela. 
 "Albertito, ¿otra vez por aquí?"     
 
 Diario 16.    27/05/1981.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Así recibió la Policía al ultraderechista Royuela

«Albertito, ¿otra vez por aquí?»

Barcelona — «¿Qué, Albertito, otra vez por aquí?» De esta forma saludaron los miembros del Cuerpo

Superior de Policía que se encontraban en la Comisaría al ultraderechista Alberto Royuela, detenido por

su presunta relación con el asalto al Banco Central, según ha declarado a la agencia Efe desde la

habitación del hospital donde está detenido.

Por su parte, el jefe de la Brigada de Información le dijo: «Mira, Alberto, yo no sé qué preguntarte, pero

son órdenes de Rosón.»

Royuela cuenta cómo fue detenido a las tres de la madrugada por la Policía y cómo luego, en Comisaría,

se puso muy nervioso. «La verdad es que no me siento un hombre en estos momentos, me considero una

porquería. Y es que no hay derecho a lo que han hecho conmigo. ¿Qué derecho tiene el ministro a

detenerme? Ninguno. Lo único que hace es responder a las peticiones de los partidos y lo que dicen los

medios de comunicación.»

Poco después de hacer estas declaraciones, al ultraderechista Alberto Royuela le fue aplicada la ley

Antiterrorista y permanece incomunicado en el Hospital Clínico, en donde está internado por sufrir una

afección cardiaca,

A los otros dos detenidos la misma madrugada, Luis García Rodríguez y Roberto Ferruz, también les han

sido aplicadas las mismas medidas.

Inocente

En relación al secuestro producido en la entidad bancaria, Nicéforo Sánchez Valiente de la Rica, padre

del capitán de la Guardia Civil Gil Sánchez Valiente Portillo, huido al extranjero tras el 23-F y del que se

aseguró que participó en el asalto al Central, ha manifestado que «se ha ofendido gravemente al honor de

su hijo y el de su familia, involucrándole en una acción ejecutada por delincuentes comunes».

Por su parte, el capitán general de la IV Región Militar, a la que pertenece Barcelona, general Arozarena

Girón, ha condenado los hechos que condujeron al asalto y secuestro «porque no tienen justificación

posible. La violencia es un camino que no resuelve nada. Los ciudadanos españoles lo que quieren es

orden, paz y trabajo, excepto las minorías terroristas».

 

< Volver