Autor: Carandell, Luis. 
   La simulación     
 
 Diario 16.    27/05/1981.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

CARANDELARIO

Luis Garandell

La simulación

El concepto dominante, ayer, en el Congreso fue el de «simulación». El presidente del Gobierno habló de

«ejercicios de simulación» al referirse al asalto al Banco Central. V se llegó a acuñar el concepto de

«agentes especializados en simulación».

Y es que, en el fondo, todo es simulacro, todo es teatro o cine comicotrágico, ahora que el cine surrealista

español nos ofrece un estreno cada día 23.

El señor Calvo-Sotelo simuló que el Gobierno no había sido engañado por los simuladores, pero afirmó

que aún no sabía lo que estaba detrás de los hechos. Los grupos parlamentarios le acusaron de estarlo

simulando.

Felipe González simuló no ser de la oposición y pronunció un discurso gubernamental. El señor Calvo

Sotelo le contestó simulando hablar como Gobierno.

Ni concentración, ni conciliación, ni concertación. La que hoy se lleva es la política de simulación. A

imagen y semejanza, precisamente, de la simulación de Barcelona, donde aún no se sabe bien si un grupo

de anarquistas, chorizos y macarras simularon ser ultras o bien si un grupo de ultras simularon ser

anarquistas, chorizos y macarras.

Paralelamente, por lo que ayer se dijo, no se sabe bien aún si lo que está detrás de los anarquistas,

chorizos y macarras son los ultras o bien si lo que está detrás de los ultras son los anarquistas, chorizos y

macarras.

Tendremos que ver nuevas películas de nuestro surrealista cine de la simulación para saberlo.

 

< Volver