Autor: Blanco Vila, Luis. 
   Centro reforzado     
 
 Ya.    06/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

CENTRO REFORZADO

HA regresado de Bruselas el presidente Suárez y se ha puesto, sin más, a la tarea. Algnunos esperan que

la tarea se centre en una remodeláclón del equipo de Gobierno. Vanas esperanzas por ahora´, ya que urge

mucho más echarla un pulso al país para ver cómo anda de ritmo cardíaco que contentar a los partidos,

entes más conocidos en las últimas semanas, que además, no saben lo que quieren.

Un centro-centro

ANDAN por ahí, incansables, losi rumores de giro a la izquierd´a en el Gobierno. Hay, incluso,

Justificaciones peregrinas como aquella que, asegura que como la derecha ha sido reticente con Suárez y

no le prestó la ayuda que necesitaba en su día, al presidente vira a la izquierda para coaligarse, de facto,

con los ´partidos que la representan.

No deja de ser una interpretación con visos de posibilidad. Lo qufl pasa es que asta versión acredita un

total desconocimiento d al personaje. Suárez eabe que el apoyo de la izquierda es tan coyuntura!, tan

oportunista, que no puede creersa ni siquiera la "conversión" de UGT a la doctrina del "pacto de la

Moncloa". Por otra parte, los cantos de sirena seudoizquierdistas de alguno de los miembros de su

Gobierno llevan tal carga de oportunismo rampante que Suárez, con una enorme intuición acreditada4 no

va a caer en la tentación de seguir la cantilena; cebo que podía conducirla al batacazo político.

Suárez va a medir la intensidad del ritmo del país. Se va a echar a provincias a ver cómo respira el

personal. Con calma, pues, regresará a la Moncloa, dedicará el tiempo de que no dispone a la meditación

y sóio después articulará—si lo cree conveniente— !a tan traída y llevada remodelación de su equipo, que

no tiene por qué seguir la esperada y propiciada dirección que los rumorea le atribuyen.

Reforzamiento lógico

HAY centrocentro creo yo, para rato. Apoyan esta certeza dos hechos importantes. Por una parte, la

incardinación de un buen grupo de hombres de la democracia cristiana en UCD ¡puede ser la

contrapartida a esa supuesta necesidad de izquierda en el seno del partido mayorftario. Hombres a nivel

de dirigentes, jóvenes de acreditada independencia, liberales en su concepción política del Es· tado,

supone, sin duda, una inyección de savia estimulante. En este proceso de reforzamiento del centro hay

que situar la noticia, prácticamente confirmada, del fichaje del diplomático Javier Rupérez, hoy director

general del Gabinete de Marcelino Oreja, para el .puesto de secretario de relaciónes internacionales de

UCD.

Derecha «versus» centro

POR otra parte, la .proclividad de cierta derecha, con base en Fraga Iribarne hacia posiciones mucho más

elásticas, puede avalar esta idea de reforzamiento del centro por ambos ,costados. Abandonada la

aventura integrista que, ciertamente, no corresponde a hombres de ta, lante liberal como Fraga o 1

Federico Silva—por no citar más que a dos de los más conocidos—y que, tampoco estaba en las

intenciones de esos mismos hombres, forzados más por las circunstancias que por su propia forma de

entender la vida política de España, es casi seguro de que podrán reforzar las posiciones del partido dsl

Gobierno y, con ello, colaborar en la búsqueda del equilibrio que la contrapartida qua ha exigido el "pacto

de la Moncloa".

Suárez, cuya habilidad es mucho más profunda que maniobrera, conoce bien el percal político que s«

mueve en su entorno. Tiene, hoy por hoy, casi todas les bazea en su mano.

Luis BLANCO VILA

 

< Volver