Autor: Fernández-Rúa Plasencia, José María . 
 En el Pleno del Congreso. 
 Rosón desmiente presuntas torturas a militantes de Fuerza Nueva     
 
 ABC.    29/05/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

VIERNES 29-5-81

NACIONAL

En el Pleno del Congreso

Rosón desmiente presuntas torturas a militantes de Fuerza Nueva

MADRID (José María Fernández-Rúa). El líder de Fuerza Nueva y diputado de la Unión Nacional, Blas

Piñar, preguntó ayer en el Pleno del Congreso de los Diputados sobre presuntas torturas a militantes de su

partido, con ocasión de los sucesos ocurridos en Valladolid a finales del pasado mes de enero. El señor

Pinar se refirió a los convenios internacionales que ha firmado España sobre derechos humanos, at tiempo

que subrayaba que su intervención no era demagógica ni de imputación de unos hechos al Cuerpo

General de Policía. El ministro del Interior negó las torturas.

«No es una pregunta —comenzó diciendo— ni fácil ni agradable. Me han llegado informes y noticias que

parecen fidedignas de tos hechos ocurridos en la Jefatura Superior de Policía de Valladolid, entre el 28 de

enero y el 5 de febrero pasados, en el que dos militantes de mi partido a los que se les aplicó la ley

Antiterrorista fueron, al parecer, sometidos a torturas.»

El líder de FN dijo que, concretamente, los militantes Francisco Hermida Méndez y José Luis Herrán

Sanz habían sido presuntamente torturados en las dependencias policiales. El último de estos —añadió

sufrió fractura de brazo y luego recibieron amenazas de muerte si denunciaban los hechos. «Únicamente

prosiguió— cuando fueron puestos a disposición de la autoridad judicial formularon las correspondientes

denuncias.» Blas Pinar señaló que «no se puede torturar porque lo prohiba la Constitución, sino porque no

es humano».

Por último preguntó al ministro del Interior si eran verdad los informes que había recibido y si se les

había negado, a estos detenidos, la asistencia de un letrado.

ROSÓN DESMIENTE LAS TORTURAS

Juan José Rosón negó las torturas a los detenidos que había mencionado el señor Pinar para, previamente,

anunciar que estas personas estaban presuntamente relacionadas con actividades terroristas. «Se les dio

trato correcto en las dependencias policiales, y no consta --siguió diciendo el ministro— que fueran

víctimas de malos tratos. Concretamente el médico forense les practicó amplios reconocimientos, en tos

que se reconoció la ausencia de golpes.»

Explicó, asimismo, que el detenido José Luis Herrán-Sanz había sufrido antes de su detención una lesión

en una muñeca. «Llevaba la mano escayolada —añadió—, pero se agravó, ya que intentó fugarse en el

momento de la detención. Fue conducido ai hospital por tos inspectores de Policía, donde se le practicó

una cura.»

En turno de réplica, Blas Pinar mostró su disconformidad a la respuesta del ministro e insistió en si era

verdad que a los detenidos se les había negado la asistencia del letrado. Al ser preguntado el ministro por

el vicepresidente segundo del Congreso si iba a contestar, Juan José Rosón hizo un gesto negativo con la

cabeza.

SAGASETA TAMBIÉN PREGUNTA A ROSÓN

La sesión del Congreso se reanudó cerca de las cinco de la tarde con un vacío casi total en los escaños

ocupados habitualmente por el partido gubernamental. También había claros en la zona de la oposición.

Tres ministros estuvieron en el banco azul — Juan Antonio Ortega (Educación), Juan José Rosón

(Interior) e Ignacio Bayón (Industria y Energía) —, aunque luego se incorporaron otros como el titular de

la cartera de Asuntos Exteriores, José Pedro Pérez-Llorca.

El diputado de la Unión del Pueblo Canario, Fernando Sagaseta, subió a la tribuna de oradores para

interpelar al Ejecutivo sobre el ascenso del inspector del Cuerpo General de Policía José Matute

Fernández. Casi todo el tiempo de su intervención el parlamentario canario lo centró en tos sucesos de

Barcelona, el 23 de febrero y la «trama negra de la ultraderecha». En este orden afirmó que era preciso

dictar condiciones materiales administrativas para que las tramas negras fueran desmontadas.

En torno al contenido de su interpelación destacó que el señor Matute, conocido «por su siniestra

celebridad en su celo profesional —destacó— en las islas Canarias, fue juzgado bajo la acusación de

haber asesinado en tortura al luchador Antonio González Ramos. Fue juzgado y amnistiado en 1976. ¿Es

verdad que ocupa un cargo de responsabilidad en la Dirección General de la Seguridad del Estado?»,

matizó.

El ministro del Interior, con su tono de voz peculiar, informó que el señor Matute tiene la categoría de

subcomisario, «a la que se llega por riguroso orden de antigüedad. No tiene acceso a funciones de

dirección y mando y, actualmente, está destinado —así to solicitó él— en el archivo central de la

Policía».

SANEAMIENTO DE LA SIDERURGIA

Previamente, el diputado comunista Emérito Bono interpeló sobre la repercusión que va a tener el Plan de

Saneamiento de la Siderurgia Integral sobre el empleo del sector y el futuro del mismo. El titular de

Industria y Energía, Ignacio Bayón, hizo una amplia exposición del tema y, en general, a la operación de

reconversión de la siderurgia española. La, primera fase de este saneamiento consiste en un reajuste del

coste de producción, que ya está en funcionamiento. La segunda fase se centrará en el establecimiento de

criterios de inversión para tos años 1985 en adelante. Para esos años —dijo el señor Bayón— tendremos

unas instalaciones que permitan un nivel de competencia adecuado para acudir a los mercados

internacionales.

RECHAZADA UNA PROPOSICIÓN NO DE LEY DE SAGASETA

Fernando de Sagaseta defendió la toma en consideración de una proposición no de ley relativa al proyecto

gubernamental de creación de un polígono de tiro y maniobras en el término de Pájara (Fuerteventura).

Le respondió el diputado centrista, también canario, Fernando Bergasa, quien acusó a la proposición de

ser «distorsionante»

El socialista Jerónimo Saavedra, canario igualmente, anunció que su Grupo se abstendría. La proposición

no de ley fue rechazada con sólo tres votos a favor.

A las 9,30 se levantó el Pleno.

 

< Volver