Autor: Rueda, Ana. 
 La Policía investiga a todos los "clientes" que estaban en el Banco Central. 
 Los dirigentes del asalto se camuflaron entre los rehenes     
 
 Diario 16.    30/05/1981.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 19. 

NACIONAL

30-mayo-81/Diario 16

Medios policiales barceloneses investigan la posibilidad de que los verdaderos cerebros del asalto al

Banco Central hubiesen entrado minutos antes del suceso corno clientes y, en calidad de rehenes, haber

coordinado las acciones de los encapuchados para así quedar libres de toda sospecha.

Los dirigentes del asalto se camuflaron entre los rehenes

La Policía investiga a todos los «clientes» que estaban en el Banco Central

Barcelona: Ana RUEDA

El hecho de que los asaltantes estuvieran distribuidos en tres plantas y la gran cantidad de rehenes habría

logrado que los verdaderos dirigentes pasasen totalmente inadvertidos y que hubieran salido en la última

tanda de cuarenta rehenes que fueron liberados en la tardé del domingo.

CC OO de Cataluña apunta también a esta posibilidad, después de haber mantenido largas conversaciones

con los miembros de su sección sindical que estuvieron como rehenes en el banco. Así, todos coinciden

en afirmar que uno de los rehenes, que pasó como cliente, se movió con toda libertad por el edificio

bancario, conversaba relajado con los asaltantes y se rió expresivamente cuando vio por televisión la

noticia de que el ex capitán. Gil Sanchez Valiente se encontraba en el asalto.

Incluso algunos de los testigos van más allá, y aventuran la posibilidad de que este individuo fuese en

realidad el ex capitán Sánchez Valiente, una vez que han oído por los medios de difusión las

características físicas de este personaje.

No hay que descartar algunos de los organizadores del asalto pudieran haberse mezclado con los

familiares de los rehenes y haber incitado a éstos, ante la tensión insistente a proferir insultos al Gobierno

y a pedir que se negociase con los asaltantes. El ambiente de crispación y de griterío ante él delegado del

Gobierno en Cataluña, Rovira Tarazona, pudo producirse por mediación de los infiltrados.

Campaña provocadora

Las fuentes policiales no descartan que todo sea una campaña desestabilizadora para favorecer el

golpismo y "provocar a, las Fuerzas Armadas. Incluso se aventura que ei atentado sufrido por el profesor

Losantos por su presunta actitud anticatalana según reivindicó Terra Lliure, haya sido el primer punto de

acciones encaminadas a que el sentimiento de las Fuerzas Armadas hacia esta tierra no sea muy positivo.

Sobre la personalidad del número uno, José Juan Martínez Gómez, cabe señalar unas declaraciones

efectuadas por su madre, en las que indica que «mi hijo no tiene la suficiente inteligencia, cultura y

medios como para haber organizado el asunto; además, la voz que se oyó por radio no era la suya».

Un reportaje aparecido en el número 110 de la revista «Interviú» sobre «infiltrado en la CNT», habla que

José Juan, también conocido por «El Rubio», señala que fue confidente de la Policía desde 1976 a 1979,

colaborando desde la estructura interna de los movimientos clandestinos anarquistas de Barcelona

para disolver estos grupos.

«El Rubio» viajaba frecuentemente a Perpiñán en donde se convertía en un atracador vulgar de barrio. A

su regreso a España, continuaba participando en la formacion de grupos clandestinos anarquistas, a los

que luego denunciaba.

Sobre la personalidad de «El Rubio» ha sido calificada por sus mterrogadores de «un tipo muy

mediterráneo, con mucha imaginación, sereno y tranquilo, lo que dificulta enormemente los

interrogatorios».

Atracos en Francia

La Policía francesa, a petición, de las autoridades españolas, ha facilitado una relación de las actividades

delictivas de la banda que asaltó la oficina principal del Banco Central, en Barcelona, durante sus

operaciones en el sur del país vecino, a finales del pasado año, principios del actual.

Cuatro de los asaltante del banco ya estaban unido en las citadas operaciones según los datos que posee la

Policía francesa, aunque eran más los componente de la banda que no pudieron ser identificados.

José Martínez Gómez, e «número uno», ya era considerado, asimismo, jefe de la banda que operaba en

Francia. A lo largo de 1980, se comprobaron a esta banda los siguientes delitos:

31 de mayo, atraco e las oficinas del Credit Agricolé, de Villemolaque, con un botín de 430.000 francos

(casi ocho millones de pesetas).

13 de junio, atraco a las oficinas de la Caja de Ahorros de los Pirineos Orientales, Prades, botín de

90.000 francos >algo más de un millón y medio de pesetas).

11 de julio, atraco a las oficinas de la Banque Populaire en Thuír, con un botín de 230.000 francos.

(cinco millones de pesetas).

28 de agosto, atraco a la oficina del Credit Agricole, en Rivesaltes, botín de 50.000 francos

(aproximadamente un millón de pesetas).

El pasado 15 de enero, fue detenida la esposa del «número uno», al comprobar su identidad la Policía

francesa. La mujer viajaba en compañía de sus dos hijos y se dirigía a Barcelona para dar a luz a un

tercero. También reside en Francia, concretamente en la localidad rosellonesa de Ille-Sur-Tet. El padre de

la joven ha sido interrogado en diversas ocasiones por la Policía gala.

Existen orden de búsqueda y captura, por parte de la Policía francesa, contra José Juan Martínez Gómez,

alias «el Rubio», y los hermanos Valenzuela. Francisco Domínguez Martín, alias «Paco», y Juan Quesada

Gibaja, implicados en los anteriores delitos, que supusieron un botín global superior al 1.600.000 francos,

unos treinta millones de pesetas.

 

< Volver