Autor: Frechoso, Francisco. 
 Campaña electoral 22-j. Guerra ataca a Adolfo Suárez y le llama "sucio". 
 Guerra: "La campaña de duque es la más sucia y de tal cinismo que da vergüenza"     
 
 Diario 16.    05/06/1986.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Diario 16/8 de junío-86

NACIONAL

Guerra: «La campaña del duque es la más suda y de tal cinismo que da vergüenza»

El vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, centró sus más duras críticas en la figura del líder del

CDS, Adolfo Suárez, durante su jornada de campaña de ayer en la capital riojana. Guerra no sólo reiteró

que la campaña del «Duque», como le denomina, «es la más sucia y de tal cinismo que da vergüenza

ajena», sino que le acusó de «haber estado a punto de desmontar la democracia en mil novecientos

ochenta y uno, tal y como desmontó el Movimiento».

Francisco Frechoso/D-16

Enviado especial LOGROÑO.—El vicepresidente Alfonso Guerra ayer respondió a las acusaciones de

Adolfo Suárez sobre presuntos contactos entre dirigentes del PSOE y destacados cargos militares, antes

del 23-F, con el argumento de que, en esa fecha, «los máximos responsables eran él, como presidente de

Gobierno, y su segundo en el partido, Rodríguez Sahagún, que era ministro de Defensa». Guerra afirmó

que tales acusaciones están hechas con «.ambigüedad calumniosa», y advirtió: «S/ se trata de eso, a lo

mejor alguien podría preguntar qué conversación tuvo él con el coronel Tejero en una sala, aislados los

dos. Va aviado el duque de Suárez —añadió— si ha elegido este tema para su campaña electoral.»

El dirigente socialista, que realizó estas declaraciones al término de un almuerzo ofrecido a los medios de

comunicación, se extendió, ante la insistencia de las preguntas, en repasar la gestión de Adolfo Suárez al

frente del Gobierno de UCD para compararla con sus manifestaciones durante la reciente campaña.

Situación desastrosa

«Dejó una situación económica desastrosa, destrozó su propio partido, tuvo cinco años para reducir las

bases norteamericanas que ahora dice que quiere desmantelar. Su Gobierno —continuó— es el que hizo

los contratos de ventas de armas a Chile y, en cuanto a si le damos o no ahora statu de ex presidente,

habría que recordar lajniseria que hubo entre Adolfo Suárez y Leopoldo Calvo Sótelo en este asunto,

porque uno lloraba pidiendo el statu y el otro se lo negaba. Está diciendo cosas —concluyó— que debería

meter en una tumba.» De Manuel Fraga mostró un especial interés en comentar dos de sus afirmaciones

realizadas en los últimos días, «Una es que me desprecia. Bueno, pues yo no he podido dormir pensando

en esto, ¡pero, hombre, don Manuel —exclamó—, con el idilio que podíamos tener ustedi y yo! La verdad

es —siguió ya sin ironía— que yo a él ni le desprecio.» La segunda cuestión comentada por Guerra tuvo

como base la afirmación de Fraga sobre su modelo ideal de Gobierno. «.Dijo que le gustaría que se pa-

reciera al de Cantabria. Es para agarrarse, aunque tal vez estaba un poco embotado cuando afirmó eso,

porque había tenido una de esas comidas de beneficencia que organiza con sus militantes. Probablemente

las costillas del menú lo embotaron.» Sin embargo, sus críticas al jefe de la oposición quedarían

matizadas con una afirmación posterior, en respuesta a una pregunta que planteaba: «¿A quién cree que

odia más Fraga, a Calviño o a usted?» El vicepresidente respondió que «Manuel Fraga no odia a nadie,

mete bulla atropelladamente, pero va por derecho. Otros son más torcidos, van más sinuosamente. Fraga

no odia. Lo suyo es algo visceral, pero de trato personal es noblote e incluso simpaticote.»

Felipe, en Zaragoza

Por su parte, y tras haber participado en un mitin en Albacete, el presidente del Gobierno, Felipe

González, insistió varias veces anoche, durante el mitin que celebró en la plaza de toros de Zaragoza ante

unas diez mil personas, que se vote con libertad el 22 de junio. «No quiero —dijo— el voto del miedo,

voten con responsabilidad, no hay ninguna catástrofe detrás. Voten lo que crean mejor para España.»

Felipe González criticó que para otros grupos, su única oferta no sea un programa, sino que el Gobierno

socialista pierda la mayoría. «Ya no hablan —añadió— de mayoría natural, porque no son mayoría.»

En otro momento, Felipe González señaló que la derecha no tiene el patrimonio del Gobierno de España,

«no en libertad, no en democracia», agregó. El presidente del Gobierno, aclamado en diversos momentos

del mitin, afirmó que por primera vez en la historia de España hay un presidente del Gobierno que no

recurre a su familia para llevarla al Gobierno.

 

< Volver