Autor: Quintero, Rafael. 
 Campaña electoral 22-J. Gerardo Iglesias acudió a la fiesta del PCE. 
 Camacho: "El PSOE me recuerda la época de Franco emitiendo partidos de fútbol en momentos clave"     
 
 Diario 16.    08/06/1986.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Diario 16/8 de junio-86

Camacho: «El PSOE me recuerda la época de Franco emitiendo partidos de fútbol en momentos clave»

Los comunistas de Gerardo Iglesias celebraron ayer la segunda jornada de su X Fiesta del PCE a la que

acudieron una representación de veinte partidos comunistas. La plana mayor de la coalición Izquierda

Unida estuvo allí. En el transcurso de la fiesta el líder de CCOO, Marcelino Camacho, realizó unas

declaraciones a Diario 16 en las que arremetió contra Carrillo y dijo del PSOE:«Me recuerdan la época de

Franco, emitiendo partidos de fútbol en los momentos clave.»

Rafael Quintero/D-16

MADRID.—El secretario general de CCOO, Marcelino Camacho, criticó ayer al líder de la Mesa para la

Unidad de los Comunistas, Santiago Carrillo. Camacho declaró a Diario 16 que «la historia que comenzó

en el Frente Popular, culmina ahora en Izquierda Unida. Lo que hacen otros —en clara referencia a

Carrillo— es empezar como el Comandante Cero en Nicaragua y acabar como él, es decir, pasar del

sandinismo a los "contras".» El líder sindical añadió que «de Carrillo no quiero ni hablar, porque cuando

alguien dice que defiende la unidad y actúa como está actuando él, está faltando a la verdad». Aunque

reconoció que «no tengo enemistad alguna con él», añadió que «Santiago expulsó del PCE a unos porque

eran renovadores y a otros por pro soviéticos. Después, en nombre de esa unidad que decía defender, ha

promovido una gran división en el seno comunista y ahora sigue los estímulos de la Banca y el Gobierno.

Se está pasando de rosca.» Por su parte, el secretario general del PCE, Gerardo Iglesias, efectuó ayer lo

que él mismo calificó como «una reflexión crítica sobre la izquierda», en un coloquio celebrado en el

recinto ferial de la Casa de Campo madrileña al que asistieron varios líderes de la coalición Izquierda

Unida. Iglesias se «desenganchó» de la actual campaña electoral, y sin efectuar alusión alguna al resto de

partidos que contienden en los próximos comicios, efectuó un análisis riguroso de lo que, a su juicio,

constituyen los males que hoy aquejan a la izquierda. En este sentido, y en un ambiente de auténtica

asfixia física por lo reducido del local, abarrotado de seguidores del PCE, Iglesias hizo un llamamiento a

los intelectuales «para efectuar un amplio debate teórico sobre la izquierda». Reconoció el líder

comunista que, «actualmente, el discurso de la izquierda está en quiebra», hecho que se reflejaba en la

«pérdida creciente de la militancia y en la contestación de la juventud hacia los partidos obreros».

Consideró, por tanto, que había que llegar a un auténtico debate «para salir del atasco» y que de esta

manera, y en esta situación, surgía Izquierda Unida para llegar a «un proceso de convergencia y síntesis

que recupere los hábitos de la izquierda tradicional», aunque, matizó, adaptada a las circunstancias

sociales del momento. Afirmó Iglesias que «la izquierda tiene en todo el mundo todo el futuro por

delante», dadas las desigualdades que existen, y finalizó su examen crítco afirmando que IU «es un

proyecto serio que pretende recomponer la izquierda en este país y que va mucho más allá de las propias

elecciones». El secretario general del PASOC, Alonso Puerta, por su parte, acusó al Gobierno del PSOE

de «legitimar todos los modelos del neocapitalismo insolidario». Afirmó Puerta que hay en España una

sociedad dual de dominantes y dominados, y que en ese campo el sentido de la izquierda debía ser el de

«romper y seguir luchando contra esa dominación, que el PSOE ha abandonado y que ha conducido a que

la izquierda esté de rodillas ante la derecha». Añadió el secretario general del PASOC que «nosotros so-

mos ahora casi el honor de la izquierda, pero eso sólo no nos debe satisfacer. No debemos dejar que el

futuro de este país lo decida la derecha».

 

< Volver