Autor: González Concepción, Francisco. 
 Campaña electoral 22-J. Ocho mil personas aplaudieron al líder del PSOE. 
 González niega que vaya a debatir con Fraga y espera que la derecha designe a alguien     
 
 Diario 16.    09/06/1986.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

González niega que vaya a debatir con Fraga y espera que la derecha designe a alguien

El presidente del Gobierno y líder del PSOE, Felipe González, negó ayer en Santa Cruz de Tenerife que

vaya a realizarse un debate con Manuel Fraga. González aseguró que le gustaría mantener dicho debate y

que continúa esperando que los partidos de la derecha se pongan de acuerdo entre ellos y designen a la

persona con quien tiene que debatir. Durante la mañana de ayer, Felipe González celebró un mitin en la

plaza de toros de la capital canaria al que acudieron ocho mil personas.

Francisco G. Concepción/D-16 Corresponsal

SANTA CRUZ DE TENERIFE.—El presidente del Gobierno, Felipe González, manifestó ayer en Las

Palmas que no se celebrará el debate con Manuel Fraga, «porque estoy viendo todos los días cómo me

están calificando con el debate que dicen he comprometido con Fraga. No es muy probable que se realice

ese debate. La interpretación que hacen los demás partidos es lo que a mí me impide hacer algo que me

gustaría hacer.» «La verdad es que a mí sí me gustaría mantener este debate», dijo el líder del PSOE.

«Pero lo coherente es que ellos, los representantes de la derecha, se pongan de acuerdo y decidan entre

ellos quién debe ir.» Sobre cuál debe ser la alternativa para la consolidación del sistema democrático,

González dijo que curiosamente en España siempre ha gobernado la derecha, pero luego «ha sido muy

dtfícil ponerles de acuerdo a la hora de formar una alternativa de poder. Creo que se llagará a una

formación o dos de centro derecha que tenga un cartel dialogante y moderno que se parezca a otras

fuerzas europeas y en el que desaparezca el síndrome que sigue existiendo de defender posiciones

excesivamente personales». Al presidente se le preguntó, asimismo, por la seguridad de las islas Canarias,

la frontera más alejada de España. «Es una frontera completamente segura. No hay ninguna apetencia

seria que pueda afectar al archipiélago. La función de Canarias es la de comunicación y diálogo entre tres

continentes.»

Aplausos y pancartas

Sobre el rechazo de Canarias a la entrada en la CEE y el «no» a la OTAN que votó esta comunidad

autónoma, el presidente del Gobierno dijo que es el propio pueblo canario quien tiene que interpretar

estas respuestas. «Canarias no quedará al margen de la construcción de Europa», afirmó Felipe González

realizó estas declaraciones en rueda de Prensa tras el mitin celebrado en la mañana de ayer en la plaza de

toros de Santa Cruz de Tenerife, al que asistieron unas ocho mil personas. El acto se inició con una hora

de retraso, como consecuencia de una avaeria en el aparato en que viajaba el presidente, que tuvo que

hacer una escala técnica en Arrecife de Lanzarote. Numerosas pancartas dando la bienvenida a González,

así como banderas socialistas, llenaban el recinto, mientras en la puerta jóvenes tinerfeñas regalaban rosas

rojas a los asistentes. Un grupo de mujeres de la coordinadora feminista de Canarias se colocó a la entrada

del recinto con una enorme pancarta, en la que se podía leer «Ni PSOE ni tribunal. Aborto libre ya.»

EFE

Algunos asistentes dieron gritos contra el representante de la oposición, Manuel Fraga Iribarne, mientras

un fuerte dispositivo de orden vigilaba y controlaba todos los accesos a la plaza. Las diversas

agrupaciones socialistas del interior de la isla habían alquilado autobuses para acudir al acto. Unas diez

mil personas acudieron horas más tarde al mitin que el secretario general del PSOE dio en Las Palmas.

Escuchas telefónicas

Una vez finalizado el acto, Felipe González mantuvo una reunión con los periodistas, en la que negó la

existencia de escuchas telefónicas: «Las únicas que se producen son las que autoriza el juez.»

El presidente, preguntado sobre qué opinión le merecía la aprobación por parte del Gobierno francés del

despido libre, calificó el hecho de situación normal dentro del cambio producido en el citado país.

Uno de los periodistas le preguntó sobre qué opinión le merecía las recientes declaraciones del líder del

CDS, Adolfo Suárez, en el sentido de que se había pasado de una democracia vigilada a una democracia

bancaria. El secretario del PSOE calificó estas declaraciones de mal gusto, y añadió que no le gustaría

entrar en discusiones absurdas, «porque no se debe emplear con ligereza frases como la de democracia

bancaria, ya que en ninguna época española hemos sido menos dependientes o más independientes de

cualquier opción financiera como en el momento en que los socialistas lo estamos representando».

 

< Volver