El presidente Suárez visitó la capilla ardiente. 
 Martín Villa: estamos ante una nueva oleada de terrorismo     
 
 Informaciones.    23/03/1978.  Páginas: 2. Párrafos: 28. 

MARTIN VILLA: «ESTAMOS ANTE UNA NUEVA OLEADA DE TERRORISMO»

EL PRESIDENTE SUAREZ VISITO LA CAPILLA ARDIENTE

«SERIA UN ERROR IMPORTANTE UTILIZAR PROCEDIMIENTOS NO NORMALES PARA

RESOLVER EL TERRORISMO»

• «EXISTEN INDICIOS PARA RELACIONAR EL ASESINATO CON LOS ATENTADOS

PERPRETADOS CONTRA EL CAPITÁN HERGUEDAS Y EL POLICÍA DE VA-

LLECAS»

• «LA LISTA DE AMENAZADOS ES TAN GRANDE QUE NO PODEMOS ATENDER

CON PROTECCIÓN POLICIAL A TODOS»

MADRID, 23 (INFORMACIONES).

EXISTEN fundados indicios para pensar que el atentado JCJ que causó ayer la muerte del director

general de Instituciones Penitenciarias, don Jesús Haddad, tuviera relación con los efectuados contra el

capitán Herguedas, el pasado diciembre, y contra una pareja de la Policía Armada el pasado día 10 en

Vallecas", manifestó anoche el ministro del Interior, don Rodolfo Martín Villa, en una rueda de Prensa

celebrada en la Moncloa.

Durante la rueda de Prensa, el señor Martín Villa insistió en sus sospechas de que la paternidad de la

muerte del señor Haddad correspondiera a los "grapo", bajándose en los datos que les fueron facilitados

por la tarde en una reunión que mantuvo en la Dirección General de Seguridad con altos cargos de este

Departamento. Estas sospechas del ministro se verían más tarde confirmadas a través de una llamada

telefónica de los "grapo" a INFORMACIONES, por la que se atribuían el atentado perpetrado contra el

señor Haddad.

SUAREZ, EN EL FRANCISCO FRANCO

El presidente del Gobierno, don Adolfo Suárez, visitó, poco antes de las cinco de la tarde de ayer, la re-

sidencia sanitaria Francisco Franco con el fin de expresar su pésame a los familiares del director general

de Instituciones Penitencia rías, don Jesús Haddad, asesinado ayer frente a su domicilio. El señor Suárez,

tras permanecer en el recinto poco más de media hora, abandonó el lugar acompañadp del vicepresidente

del Gobierno y ministro de la Defensa, teniente general Gutiérrez Mellado. También acudieron al lugar

donde se encontraban los restos mortales del señor Haddad los ministros de Hacienda, señor Fernández

Ordóñez (amigo del finado); de Justicia, señor Lavilla, y el ministro para las Relaciones con las

Comunidades Europeas, señor Calvo-Sotelo. Después de serle practicada la autopsia al cuerpo del señor

Hadad fue conducido al Ministerio de Justicia, donde quedó instalada la capilla ardiente.

Minutos después de las cinco y media de la tarde abandonó la ciudad sanitaria la esposa del infortunado,

mientras en el lugar continuaban acudiendo numerosas autoridades, así como amigos personales, hecho

que continuó repitiéndo-e a lo largo de toda la noche de ayer en la capilla ardiente instalada en el Palacio

de Justicia.

DECLARACIÓN DEL GOBIERNO

A primeras horas de la noche, el ministro del Interior, don Rodolfo Martín Villa, celebró una rueda de

Prensa en el palacio de la Moncloa, en la cue dio lectura a una declaración del Gobierno, cuyo texto es el

siguiente:

"El Gobierno, reunido en Consejo de ministros esta mañana, ha tenido puntual detalle del asesinato brutal

del director general de Instituciones Penitenciarias, don Jesús Haddad Blanco.

El Gobierno, a través de] ministro de Justicia, ha transmitido a los familiares, a la mujer y a sus siete

hijos, nuestro sentimiento de sincero dolor por esta pérdida de un servidor importante del Estado, en una

de las cuestiones que estábamos tratando con mejor cuidado, como era la reforma penitenciaria, y a la que

el señor Haddad estaba dedicando todo su esfuerzo, toda su energía, toda su honestidad, toda su

autoridad, en el marco de la ley.

El Gobierno quiere transmitir a la vez sus sentimientos de sincero dolor a todas las familias de las

victimas recientes de atentados terroristas, en las que se encuentran servidores del Estado, guardias

civiles, policías, ciudadanos particular.es, -entre ellos, y últimamente, dos obreros de la construcción.

El Gobierno es consciente de que somos víctimas también los españoles de una ola de violencia

generalizada, pero que no nos debe consolar en absoluto que otros tengan los mismos problemas, pues

somos nosotros los llamados a resol, ver específicamente nuestros propios problemas.

El Gobierno está haciendo todos los esfuerzos posibles, todos los esfuerzos imaginables, para hacer frente

a este triple reto, al cual yo me he referido en diversas ocasiones, de la violencia callejera, de la

delincuencia común y del terrorismo. Y la verdad es que, con todas las dificultades quje ello trae en el

campo concreto de la seguridad ciudadana, de la lucha contra la delincuencia común y de la violencia

callejera, las medidas acordadas por el Gobierno, y la eficaz actuación de las fuerzas de la seguridad del

Estado, nos han permitido en los últimos meses tener resultados muy alentadores. No así en el campo del

terrorismo.

El Gobierno ha entendido que la opinión pública debiera ser informada, y ha entendido que en un día

como hoy quizá fuera conveniente no hassrlo a través de las notas habituales, que con su prosa posos

datos más hubieran podido añadir a las consideraciones, a las informaciones que yo he hecho. El

Gobierno ha entendido, por orden del presidente y por acuerdo del Consejo de ministros, que yo debiera

comparecer ante us-tedes para informarles de todas las cuestiones en la me-. dida y con las limitaciones

que lógicamente he de tener para no perjudicar las investigaciones policiales.»

A continuación, el señor Martín Villa respondió a las preguntas de los informadores, con respecto a las

que, entre otras cosas, señaló que consideraba la muerte del señor Haddad «un vulgar asesinato que no

tiene contenido político, y cuyo tratamiento debe hacerse a través del Código Penal común». En este

sentido, refiriéndose a la existencia de un proyecto de creación de una ley de defensa de la democracia, el

rninistro agregó que se pensó en elaborar dicha ley con motivo del asesinato del presidente de la

Diputación de Vizcaya. señor Unzueta, y consideró que la lucha contra el terrorismo ofrece dos vertientes

en el campo de la reforma de las leyes: la tipificación penal de los delitos y la acción policial. Con

respecto a lo primero, el señor Martín Villa dijo que el Gobierno ha remitido a las Cortes un proyecto de

ley, aprobado en e! anterior Consejo de ministros, por el que se modifica la tipificación penal del

terrorismo.

El señor Martín Villa apuntó la necesidad de ofrecer a la Policía las máximas facilidades, como la entrada

en los domicilios en determinados casos, la violación de correspondencia y medidas similares, «pero —

añadió— siempre se plantea la disyuntiva de si esta iniciativa corresponde a la propia Policía, al Gobierno

o al poder judicial. Entiendo —continuó el señor Martin Villa— que deben ser los jueces. Aquí tenemos

precisamente la Audiencia Nacional y los Jugados centrales, que nos permiten tener mayor conexión con

ellos».

Tras reiterarse en considerar el atentado que costó la vida al señor Haddad como «un vulgar asesinato»,

aun reconociendo un móvil político por haberse perpetrado contra una personalidad del Estado, «pero el

tratamiento de be ser de vulgar asesinato . el señor Martín Villa dijo que después de la reunión que había

mantenido ayer tarde con altos cargos de la D.G.S., éstos habían apuntado sus sospechas de que los

asesinos de director general son los mismos que los del capitán Roguedas, basándose en dato balísticos y

en las descripciónes que se han hecho de los smos.

Con respecto a la posibilidad de que el señor Haddad hubiera sido objeto de amena-zas, el ministro del

Interior manifestó que «la lista de amenazados es tan grande que no podemos atender con protección

policial a todos. Pero, en este caso, tanto el ministro de Justicia como yo nos habíamos prestado a ofrecer

protección policial y eficaz al señor Haddad. Pero a veces, en estos casos, como se ha demostrado, esa

protección no es nada eficaz. El se había resistido a llevar escolta».

Por otro lado, el señor Martin Villa anunció que no habrá nuevas modificaciones en cargos policiales, v

que los relevos que se han llevado a cabo en Canarias y el País Vasco sólo se han efectuado por ser

absolutamente necesarios.

NUEVA OLEADA DE TERRORISMO

Después de señalar que se mostraba esperanzado ante los informes recibidos por altos cargos de la Policía

en cuanto a una aproximación para identificar al comando autor del atentado de ayer, el señor Martín

Villa reiteró que existen indicios para relacionar el asesinato del señor Haddad con los atentados

perpetrados contra el capitán Herguedas, el pasado diciembre, y de un policía armado, el pasado día 10 en

Vallecas. Asimismo consideró que «a raíz de los resultados, estamos ante una nueva ola de terrorismo,

semejante a las de otoño de 1875 y a la de finales de 1976».

El ministro reconoció en otro momento de la rueda de Prensa que la actuación policial ante el terrorismo

vasco no había tenido éxito, pero que en el resto de las actuaciones si lo había conocido, salvo en los dos

últimos casos y en el asesinato del señor Viola, aunque concretó que sus sospechas en este último aspecto

son de que los autores fueron los mismos que los del atentado contra el señor Bulto.

Por otra parte, el señor Martín Villa dijo que el Gobierno se encuentra reconfortado por la actitud de casi

todos los partidos políticos, y se mostró contrario a la convocatoria de manifestaciones o protestas

masivas, y no, en cambio, de «una eficaz labor policial que desemboque en la captura de los autores y su

entrega a los Tribunales».

En torno a la posibilidad de que el asesinato perpetrado ayer pudiera afectar al proceso político en curso,

el representante del Gobierno declaró que no, ya que «sería caer en la trampa que pretende quien pueda

estar detrás de estos asesinatos». Agregó que el proceso democrático está en vías de consolidarse

definitivamente y que lo que el Gobierno no haría jamás sería detenerlo, por muy graves que fueran los

sucesos.

Seria un error importante —prosiguió el señor Martín Villa— utilizar procedimientos no normales para

resolver el terrorismo», y añadió que cuando el régimen democrático esté totalmente consolidado en

nuestro país también se darán este tipo de acciones, al igual que ocurre en otros países que no se

encuentran en un per todo transitorio.

LA REFORMA PENITENCIARIA SEGUIRÁ ADELANTE

En lo que a la reforma penitenciaria se refiere, el ministro señaló que no se modificará, y, volviendo al

presunto grupo político posible autor del atentado, el señor Martín Villa dijo que la Policía no descarta

ningún tipo de pistas, aunque por las analogías existentes con los atentados ya mencionados, contra el

señor Herguedas y una, pareja de la Policía Armada, sus sospechas recaían sobre los «grapo».

Por su parte, el Gobierno Civil de Madrid hizo público a últimas horas de la noche de ayer un

comunicado en el que se hacia una reconstrucción de los hechos y se apuntaba la posibilidad de una

conexión del atentado y sus autores con el perpetrado contra dos policías en Vallecas.

Según datos que han podido conocerse con posterioridad, el señor Haddad solía pasear muchas noches

por las calles cercanas a su vivienda en compañía de un perro, y había expresado reiteradamente su

despreocupación ante la posibilidad de un atentado contra su persona. Ayer mismo, coincidiendo con la

muerte del director general de Instituciones Penitenciarias, abandonaron distintas prisiones españolas un

total de 25 penados en libertad provisional. Mientras, en Málaga, todas las cofradías de Semana Santa

portaron crespones negros en duelo por la muerte del señor Haddad.

El «Diario de Navarra» publicó también un artículo del señor Haddad sobre «el problema penitenciario»,

y, aunque la noticia de su muerte alcanzó gran impacto en todo el país, en Segovia, su provincia natal, el

atentado causó gran consternación, así como en Villalba de Aldaja (Valladolid), donde el director general

gozaba de muchas simpatías.

Por su parte, tres abogados penalistas han ofrecido su incondicional ayuda profesional a la señora de

Haddad para investigar los hechos y motivaciones que propiciaron su muerte. Asimismo, los abogados de

Agustín Rueda Sierra, el recluso que muriera recientemente en Carabanchel, han enviado un telegrama de

condolencia a los familiares del director general, mientras que, por otro lado, según ha podido saber

INFORMACIONES, el Juzgado saliente de guardia, el número 9, se ha hecho cargo de las diligencias y el

sumario sobre el caso, habiendo sido convocados a declarar hasta, el momento dos testigos presenciales

del atentado.

A últimas horas de la noche continuaban haciendo acto de presencia en la capilla ardiente, instalada en el

Ministerio de Justicia, numerosas personalidades, habiendo sido oficiada una misa de «corpore in

sepulto» a cargo del capellán de Instituciones Penitenciarias.

En todo momento, desde que se perpetrara el atentado contra el señor Haddad, numerosas personalidades

de la vida política del país se interesaron por el hecha Además de diversos representantes del Gobierno,

mientras el cuerpo del director general de Instituciones Penitenciarias se encontraba todavía en la

Residencia Francisco Franco, acudieron a la misma varios miembros del Parlamento, como el

vicepresidente del Congreso, señor Gómez Llórente, y el senador por Madrid, señor Satrústegui.

23 de marzo de 1978

INFORMACIONES

 

< Volver