Autor: Barbero, David. 
 Pescadores del Cantábrico. 
 Con las doscientas millas se podrá negociar con los franceses de igual a igual     
 
 Informaciones.    12/01/1978.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

PESCADORES DEL CANTÁBRICO

CON LAS DOSCIENTAS MILLAS SE PODRA NEGOCIAR CON LOS FRANCESES DE IGUAL A IGUAL

BILBAO, 12 (INFORMACIONES, por David Barbero).

LA ampliación de las aguas jurisdiciconales a 200 millas nos dará un arma para negociar con los pescadores vasco-franceses en igualdad de condiciones», declaró ayer Simón Sesma, presidente de la Interfederátiva de Cofradías de Pescadores de Bajura del litoral cantábrico.

El señor Sesma manifestó que la medida «nos satisface mucho, puesto que los pescadores de San Juan de Luz se aprovechan de las aguas, que pasarán a ser nuestras sin ofrecer nada a cambio». Añadió el presidente de la ínter-federativa que los arrantzales de Euskadi Norte obtienen el 80 por 100 del cimarrón y el 40 por 100 del bonito dentro de las 200 millas del litoral cantábrica «Incluso —señaló— el chicharrillo que les sirve de cebo para capturar cimarrón, lo pescan principalmente, en las bahías de Bermeo y Santoña.»

El señor Sesma, que se mostró ligeramente optimista de cara al futuro, informó que -el ministro de Asuntos Exteriores ha prometido que a partir de febrero se iniciará la construcción de lanchas patrulleras a un ritmo de una por mes, hasta un total de 50. Estas patrulleras se encargarán de vigilar las aguas pesqueras españolas.

En la Interfederátiva de Cofradías de Pescadores de Bajura están incluidas las 400 embarcaciones de bajura del Cantábrico oriental —Guipúzcoa, Vizcaya y Santander—, tripuladas por unos 6.000 hombres.

La Interfederátiva acoge a las 24 cofradías de pescadores de estas tres provincias.

LOS ABBASTREROS, DESCONTENTOS

Sin embargo, la decisión de ampliar los limites pesqueros a 200 millas no favorece de la misma forma al subsector arrastrero del Cantábrico, según afirmó ayer Txomin Azpiri. Dijo qué debido a la carencia de plataforma continental, «nuestros barcos tienen que faenar en las aguas francesas o en Gran Sol, en cualquier caso, dentro de la bisetric que dividirá al golfo de Vizcaya».

«Esta medida únicamente podría perjudicar a unos pocos "bous" de La Rochelle, que en la temporada de invierno trabajan en las proximidades de las costas gallegas o asturianas, a profundidades mayores que las nuestras.»

A pesar de que la flota de altura (234 barcos entre Vizcaya y Guipúzcoa, tripulados por unos 3.500 hombres) no obtendrá ventajas inmediatas de la aplicación de la medida, Txomin Azpiri considera que «a la larga podría favorecernos».

 

< Volver