Autor: Ibáñez, Juan G.. 
 D16 habló con los pescadores detenidos por el Polisario (y III). 
 La Cruz Roja española puede hacer de mediadora     
 
 Diario 16.    09/08/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 19. 

D16 habló con los pescadores detenidos por el Polisarío (y III)

La Cruz Roja española puede hacer de mediadora

El Frente Polisario declaró a los enviados de Dl6 al Sahara que aunque el pueblo saharui fue traicionado en notáembre de 1975 por España con el Acuerdo de Madrid, no guarda ningún rencor y apoya cualquier iniciativa de paz y cooperación.

Enrique de la Mata, que se encuentra estos días en Argel, es considerado en fuentes diplomáticas consultadas por D16 una «persona próxima al Gobierno» que actuará respetando los criterios del Ministerio español de Asuntos Exteriores en las´conversaciones que llevará a cabo en Argel.

El ex ministro de Relaciones Sindicales solicitará la liberación de los ocho pescadores del «Las Palomas» detenidos desde hace más de tres meses y medio por el Frente Polisario.

El problema estriba en que los saharauis acepten al presidente de la Cruz Roja española como interlocutor válido.

Con informaciones recogidas en Argel, Tinduf y Madrid, Juan G. Ibáñez redactó el siguiente informe, y Francisco González Concepción realizó las fotos.

El Gobierno español parece haber encontrado una fórmula para obtener del Frente Polisario la liberación de los ocho pescadores españoles del «Las Palomas» y a la vez no involucrarse en una negociación que implique el reconocimiento del Frente Polisario como interlocutor, y por tanto como legítimo representante del pueblo saharaui.

El Ministerio de Asuntos Exteriores a r g uye que el Frente Polisario ni siquiera ha sido reconocido por la Organización para la Unidad Africana como único representante del pueblo saharaui. Y por otra parte, es una fuerza beligerante con Estados que mantienen buenas relaciones con el Gobierno español.

Hilo directo con el Gobierno

Cualquier conversación que lleve á cabo Enrique de la Mata presidente de la Cruz Roja española, con los dirigentes del Frente Polisario en Argel respetará la política trazada por el Ministerio de Asuntos Exteriores y no comprometerá al Gobierno en caminos que considera inconvenientes.

Enrique de la Mata, ministro de Relaciones Sindicales en 1976, bajo la presidencia de Suárez es considerado en fuentes diplomáticas consultadas por D16, una persona «próxima al Gobierno». Así pues el. problema estriba en que los saharauis le acepten o no como interlocutor válido. El Gobierno ha encontrado en una organización humanitaria, internacional y apolítica un cauce aséptico para llegar a los secuestradores de los ocho pescadores canarios. El Gabinete Suárez pidió a la Cruz Roja internacional que hicieran cuanto estuviere en su mano para conseguir de la República Árabe Saharaui Democrática la liberación de la tripulación del «Las Palomas», detenida el pasado 20 de abril cuando faenaban a cuarenta y cinco millas al sur de Villa Cisneros y a tres millas de la costa africana

El Gobierno contaba ya con la presencia de Enrique de la Mata al frente de la Cruz Roja española, a quien se dirigiría el comité internacional para encargar las g e s tiones tendentes a la liberación de los pescadores.

Cautela saharaui

El Frente Polisario, por su parte, desde el comunicado del ministro español de Asuntos Exteriores, Marcelino Oreja, sobre el Sahara, ha evitado efectuar cualquier declaración que pudiera entorpecer el proceso abierto, allende los Pirineos, por Giscard d´Estaing. A pesar de la insistencia de los enviados especiales de D16, los dirigentes del Frente Polisario y los ministros de la RASD se resistieron a juzgar las declaraciones de Marcelino Oreja, a la espera de que sus palabras fructificaran en alguna iniciativa.

Y digo iniciativa porque los responsables políticos consultados por este periódico en Argel y en Tinduf coincidieron en destacar la necesidad de que el Gobierno español responda con alguna iniciativa a los gestos de buena voluntad del Frente Polisario. Los políticos saharauis recordaron que en 1975 liberaron a varios oficiales españoles sin pedir ninguna concesión a cambio. Del mismo modo, el año pasado pusieron en libertad a los pescadores del «Saa» sin mediar negociación alguna con el Gobierno español.

Sin rencor ninguno

Los saharauis consideran que en 1975 fueron objeto de una traición histórica por parte de España, un país que consideran amigo y hermano por vínculos históricos y hasta sanguíneos. «Pero los saharauis no guardan rencor», declaró a los enviados de D16~3fr 61 sa= hará el responsable político de una «daira» (campamento) situada en territorio argelino. En una noche inolvidable, objeto de todas las atenciones de que es capaz la hospitalidad del pueblo saharaui, los enviados especiales de D16 escuchamos en repetidas ocasiones de las autoridades locales que su pueblo «apoya todas las iniciativas de paz y cooperación».

Inflexibles en la critica del Acuerdo de Madrid, firmado entre España, Marruecos y Mauritania en noviembre de 1975, sin embargo, matizaron que «siempre los que crean problemas son individuos concretos».

Estas declaraciones coinciden con el deseo de representantes del Frente Polisario en echar arena sobre unas críticas muy. duras a la Cruz Roja española realizadas por un compañero suyo a finales del mes pasado, en presencia de los enviados especiales de D16.

Amistad con España

El último día que estuvimos en Argel, el representante del Polisario que nos acompañó durante los tres días que viajamos por el desierto, reiteró que el buen trato de que han sido objeto cuantos españoles fueron detenidos por el Ejército de Liberación djkshadfk en los tres ultimos años ultimos años es un sfaibo-Lo de su amistad con los pueblos de España.

Aunque el Frente Polisario ha recibido muy duras críticas de algún partido parlamentario de izquierda, a través de sus responsables políticos en Canarias, y a pesar también de la falta de cooperación de otro partido parlamentario, también de izquierda, a nivel de su dirección política estatal, los políticos saharauis no efectuaron la menor crítica contra las izquierdas españolas.dnmnv

 

< Volver