Sánchez Terán, tras su reunión con Suárez. 
 "No aceptamos el límite de licencias concedidas por la C. E. E."  :   
 "En septiembre renegociaremos el Acuerdo pesquero". 
 ABC.    22/08/1978.  Página: 1. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

SÁNCHEZ TERAN, TRAS SU REUNIÓN CON SUAREZ

"NO ACEPTAMOS EL LIMITE DE LICENCIAS CONCEDIDAS POR LA C. E. E."

«En septiembre renegociaremos el Acuerdo pesquero»

EL ministro de Transportes y Comunicaciones, don Salvador Sánchez Terán, ha hecho unas declaraciones a un reducido grupo de periodistas que se encontraban en uno de los edificio» del complejo del palacio de la Monetoa, en relación con la reunión mantenida por el presidente Suárez y cuatro ministros —uno de ellos el propio señor Sánchez Terán— sobre el problema de la pesca española en la actualidad.

El señor Sánchez Terán ha manifestado a Europa Press que primeramente han mantenido una reunión los ministros de Asuntos Exteriores, Comercio, Transportes y el de Relaciones con la C. E. E. para abordar el tema. Tras esta reunión, los cuatro ministros han acudido al despacho del presidente Suárez para informarle de la situación del sector pesquero español.

«Estamos ante las dificultades ya conocidas —ha añadido el ministro de Transportes—, motivadas por la ampliación de las aguas comunitarias a 200 millas, y por la insuficiencia de licencias otorgadas por la C. E. E. a nuestros pesqueres.»

NO HAY QUE DRAMATIZAR. — «Ante todo quiero decir —añadió el señor Sánchez Terán— que la actividad del sector pesquero se está manteniendo en lo que va de año en- un volumen próximo al del año pasado. Par lo tanto, si bien los problemas son ciertos, entiendo que no hay que dramatizarlos.»

Respecto a la situación creada en los últimos días en el sector pesquero, hay que señalar —prosiguió el ministro— que los problemas con Portugal están resueltos, y pendientes de que España entregue las listas de barcos que faenarán en aguas portuguesas.

El problema de la C. E. E. afecta a 300 barcos que están sin licencia. «Quiero señalar que no aceptamos el límite de 121 licencias provisionales —dijo con firmeza el ministro— concedidas por la Comunidad Europea.»

ACTUACIONES FUTURAS. — «Ante esta situación, el Gobierno español va a proceder a un relanzamiento de las negociaciones del Acuerdo Pesquero con la C. E. E. el próximo mes de septiembre, y celebraremos conversaciones con todos los países europeos afectados por el tema de la pesca.

Asimismo, se procederá a la redistribución de la flota pesquera, de acuerdo con los armadores, con el fin de una mejor utilización de los barcos, para lo que tendremos una reunión el próximo miércoles con representantes de los pescadores de Galicia y del Cantábrico. Por parte de la Administración asistiré yo —añadió el ministro—, Junto con el subsecretario de Pesca y Marina Mercante y el director general de Pesca.

El ministro dijo también que se podría llegar a utilizar el crédito de 1.328 millones de pesetas que en su día aprobaron las Cortes para cubrir esta emergencia. Con este crédito los pescadores tienen asegurada su paga mientras duren las negociaciones.

Por otra, parte, el Gobierno efectuará una ofensiva diplomática —prosiguió el señor Sánchez Terán— de´ negociación y acuerdos con países de África y América, que tienen caladero» útiles para nuestra flota pesquera. Si fuera necesario actuaríamos en el mecanismo de concesión de licencias de importación de cara a reducir la entrada en nuestro país de pescado extranjero.

Más adelante, el señor Sánchez Terán señaló que el plan de reestructuración del sector pesquero está ya preparado por el Ministerio de Transporte y será presentado en septiembre al Consejo de Ministros.

REUNIONES.—En el Cantábrico y Galicia, zonas más afectadas por la decisión del Gobierno de recomendar a los armadores que los barcos sin licencia se retiren del ulterior de las 200 millas comunitarias pertenecientes a Inglaterra, Francia e Irlanda, se suceden las reuniones y las asambleas en pos de una solución que impida la paralización, casi total, de las flotas de Vizcaya, Guipúzcoa, La Coruña y Vigo. ^ Los armadores de esta zona de La Coruña y Vigo han decidido en asamblea que sus barcos vuelvan a puerto sin más demora y queden amarrados hasta que exista posibilidad de r´aenar con un mínimo de garantías.

La. Cooperativa de Armadores de Pesca de Vigo, en una de sus reuniones, acordaron proponer al Gobierno que proponga a su vez a las autoridades de pesca de la Comunidad el cambio de] sistema de concesión de licencias a fin de que de ellas puedan aprovecharse más barcos, consiguiendo Un mejor rendimiento con menor horas de pesca. Este sistema consistiría en conseguir una licencia global para un determinado número de barcos, de forma qpie cuando uno de ellos abandonase las 200 millas otro podría entrar a sustituirle.

POSTURAS DISTINTAS.—Sin embargo, los armadores vascos están adoptando medidos más radicales.

Los de Pasajes decidieron volver a faenar en las aguas comunitarias del Gran Sol a pesar de la recomendación de la Subsecretaría de la Pesca. Los de Ondárroa, por su parte, fueron más drásticos y propusieron que se amarrasen, todos los barcos, incluso los que tienen licencia, para provocar el paro ntotal de la flota cantábrica y obligar así a la Administración a tomar posturas más consistentes respecto a la solución de la grave crisis del sector.

Tras una reunión que finalizó a nximeras horas de la noche, los armadores de Ondárroa y Pasajes decidieron seguir faenando en aguas comunitarias como fórmula de presión ante el Gobierno y la propia C. E. E.

Por otro lado, las centrales sindicales del mar han mantenido reuniones también para discutir las medidas a tomar en caso de paro, lo que supondría también la paralización de las factorías de tierra, con el consiguiente quebranto económico. Un portavoz de una de las centrales dijo que por cada puesto de trabajo en el mar se generan diez en tierra, lo que quiere decir qué por cada trabajador del mar que quede en paro, diez pueden quedar en tierra.

El subsecretario de Pesca, señor Moro, celebró una reunión con el ministro de Trabajo, señor Calvo Ortega, a fin de conseguir los fondos necesarios para atender a los salarios de los 7.000 marineros que quedarán sin trabajo por las nuevas medidas restrictivas de la C. E. E.

Esta cantidad, que se eleva a 250 millones de pesetas, se conseguirá del Fondo Nacional de Protección del Desempleo. Los marineros afectados no han acogido con satisfacción la decisión, ya que —según manifestaron algunos de sus representantes— ellos, no quieren el paro, sino el puesto de trabajo.

 

< Volver