Autor: Sarasqueta, Antxón. 
 El Gobierno prepara una nueva ofensiva contra Ruiz Mateos. 
 Boyer dispone de nuevos datos sobre la situación financiera de Rumasa     
 
 Diario 16.    28/02/1983.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Diario 16/28 febrero-83

CAYO RUMASA

El Gobierno prepara una nueva ofensiva contra Ruiz Mateos Boyer dispone de nueves dales sobre la situación financiera de Rumasa.

Tras las reuniones mantenidas con los responsables del Banco de España y las investigaciones y trabajos realizados en estos días por los nuevos responsables del grupo Rumasa, el Gobierno prepara una nueva ofensiva informativa contra Ruiz Mateos. En su intervención mañana martes en el Congreso, el ministro de Hacienda y Economía, Miguel Boyer, realizará importantes declaraciones sobre la situación financiera del holding, justificando nuevamente la intervención del Gobierno.

Antxóon SARASQUETA

Madrid — La expectación política sigue centrada en et asunto Rumasa: primera reacción del fundador del consorcio nacionalizado, apertura de sus 18 bancos con la consiguiente reacción popular de sus millares de clientes, y el comienzo de un debate parlamentario. Previsiblemente lleno de dureza y novedades, el martes 1. José María Ruiz Mateos ha roto su silencio y expuesto en las últimas horas sus razones frente a la medida de nacionalizar su imperio adoptada por el Gobierno de Felipe González, y sus razones son:

Patriotismo, el esfuerzo de veinte años de trabajo en que ha levantado el primer imperio financiero de España empezando con 300.000 pesetas, la contribución al Estado con más de 15.000 millones de pesetas vía impuestos, la justicia y, por encima de todo. Dios.

Ruiz Mateos ha desmentido en términos genéricos las cifras facilitadas por el ministro de Economía y Hacienda, Miguel Boyer, que reflejaban evidentes irregularidades y suficiente justificación para el Gobierno para expropiar Rumasa, pero este «lobo solitario» de las finanzas españolas, no ha

aportado cifras concretas que pudieran cotejarse con las facilitadas por el ministro Boyer. La estrategia de Ruiz Mateos es la del papel de víctima, la razón de la humildad, y el planteamiento de la batalla legal, que es, en definitiva, el flanco más débil del Ejecutivo por como ha llevado a cabo el caso.

Reacciones

La primera batalla de esta «guerra» comienza con la apertura de los bancos expropiados por primera vez desde que se anunciara la decisión del Gabinete socialista. El Gobierno ha lanzado su

mayor ofensiva informativa y de imágenes desde que está en el poder, para garantizar la confianza social en los bancos de nueva propiedad estatal, falta por ver los resultados; es decir, si se produce una retirada masiva de fondos y ventas de acciones, o no. Habrá que conocer también, para evaluar ese grado de confianza, el efecto que ha producido la medida a nivel nacional y en el exterior, respecto a los productos de las entidades agrupadas en Rumasa.

En las Cortes, el Gobierno tendrá que demostrar palpablemente con bastantes más datos de los

facilitados hasta la fecha, si existe o no fraude al fisco por parte de los anteriores responsables de Rumasa, si la economía del grupo expropiado está o no al borde de la quiebra, qué tipo de irregularidades se han producido, si el objetivo principal ha sido el acabar con el singular funcionamiento del holding, alejado de las prácticas habituales de otras entidades financieras, etcétera; y el Gobierno tendrá que apuntar también cuáles van a ser las nuevas disposiciones legales, para que el sistema financiero español se vea fortalecido y clarificado con prácticas de mayores garantías, que no permita operaciones que den lugar a estas acciones que hacen temblar la economía de los contribuyentes españoles.

Cautela

Ruiz Mateos ha presentado su primera defensa pública con habilidad de estratega en la comunicación con grandes entrevistas por separado a algunos de los principales diarios de Madrid y unas declaraciones de difusión nacional, vía de agencia, en el día de mayor circulación de prensa, el domingo.

Ha estado cauto el fundador de Rumasa con el Gobierno que, de un plumazo, le ha quitado todo su imperio, se niega a politizar el asunto, centrando todo su esfuerzo en la batalla legal y su fe religiosa. Sin duda quedan muchas cosas por esclarecer, y queda pendiente la propia situación personal de Ruiz Mateos.

Queda también por esclarecer, la compleja trama de implicaciones políticas que tiene el caso Rumasa, de la que no se escapan ni miembros de los Gobiernos anteriores, ni hombres que ahora actúan desde las alturas de la Administración socialista, incluidos antiguos y estrechos colaboradores de Ruiz Mateos. Y finalmente está por ver en qué se concreta esa decisión de devolver a la Banca privada los bancos expropiados por Rumasa, porque será una de las claves para entender este asunto en el contexto de un entendimiento entre el Gobierno González y los grandes de la Banca.

 

< Volver