Autor: F. R.. 
 La sesión de la Comisión de Defensa transcurrió en un clima de cordialidad. 
 Serra anunció la reforma militar más ambiciosa de los últimos años     
 
 Diario 16.    25/02/1983.  Página: 35. Páginas: 1. Párrafos: 18. 

Diario 16/25 febrero-83

NACIONAL

El proyecto de reforma militar más ambicioso de los últimos años fue ofrecido ayer por el ministro de

Defensa, Narcís Serra, ante la Comisión correspondiente del Congreso. La sesión se alargó durante más

de cuatro horas en la que los grupos interpelaron al ministro en un tono versallesco, con alguna

excepción. Todos coincidieron, desde diversas ópticas, en que la política de defensa es una cuestión de

Estado.

La sesión de la Comisión de Defensa transcurrió en un clima de cordialidad

Serra anunció la reforma militar más ambiciosa de los últimos años

F. R.

Madrid — Narcís Serra, ministro de Defensa, ofreció ayer ante la Comisión del Congreso la posibilidad

de llevar a cabo la reforma más importante de las Fuerzas Armadas concebida en los últimos años.

Con un lenguaje pausado, en una intervención muy estructurada y directa, Serra explicó, a cabalio entre la

síntesis y él análisis, los proyectos de; su equipo en el Departamento de Defensa, Claro, que como le

recordó uno de; tos diputados del grupo popular, «obras son amores y no. buenas razones», y será a-partir

de ahora cuando haya que comenzar a valorar toda la oferta que en el terreno de los principios desarrolló

ayer el ministro. Hizo referencia al programa del PSOE, que si bien es el de un partido «es un programa

de Estado» y pidió la colaboración de todos para que el Ministerio pueda llevar a cabo en este campo

precisamente «una política de Estado». Los aspectos más novedosos de la exposición de Serra fueron los

referentes a la clasificación para los ascensos —acabando con el escalafón cerrado—, (a potenciación de

los servicios de información, concretamente el CESID — «sin excluir la posibilidad de que pase a

depender del Ministerio de Presidencia»—, la reducción del servicio militar y del tiempo en filas, ¡a

recluta en la .región de origen y la potenciación de la industria militar nacional.

CESID

En el caso del CESID, el ministro se refirió muy concretamente a doblar los efectivos .en la inteligencia

exterior y a potenciar el área de contraespionaje industrial. Para el ministro, al entrar de lleno en la

política de personal, «el hombre merece ¡a máxima atención», de ahí que esta política esté dirigida a la

profesionaliza-jción, a la enseñanza, a Ja modificación de cuerpos y escalas, a los cauces de participación

— «asumo la defensa de los intereses de los militares que están limitados en sus cauces», dijo—, a la

acción social y a cuidar una política de destinos basada en la movilidad y la transparencia.

Medios

En el terreno de los medios y el armamento se refirió al plan META del Ejército de Tierra .y anunció la

desaparición de las BRIDOT, que serán sustituidas por divisiones o brigadas auténticamente operativas.

«ésta reforma afectará a unos noventa mil hombres», dijo. Y recordó que la aplicación de la ley de reserva

activa prevé una reducción de los cuadros de mando de un 25 por 100 de aquí a 1987. El servicio militar

se reducirá, de dieciocho a doce meses, aunque el ministro cree que la ley no debe condicionar las

necesidades coyunturales, por lo que se utilizará la vía del decreto-ley o la orden ministerial en cada

ocasión que sea necesario. También se recogerá la objeción de conciencia. Anunció un amplio paquete

legislativo y una serie de prioridades basadas en criterios de realismo, coherencia, urgencia, adecuación al

programa de defensa, y se refirió a potenciar la Junta de Defensa Nacional.

Justicia

En la vertiente de la justicia aseguró que no se trataba de reformar el Código Marcial, sino de elaborar un

Código de Justicia Militar nuevo que se adapte a los principios de la Constitución, agilice el

procedimiento e independice los tribunales militares. También se refirió al proyecto de ley de Disciplina

Militar.

Dijo que todos los proyectos estaban muy avanzados —algunos ya informados por los Consejos

Superiores deí Ejército— y anunció la elaboración de un Libro Blanco de la Defensa.

En el turno de preguntas, iniciado por Carrillo, que se refirió al 27-O y a las referencias en el seno de las

Fuerzas Armadas, a la guerra civil, Serra aseguró, tajantemente, que la intentona del 27-0 «fue una cosa

muy seria y que mantenía informado al fiscal a través de los servicios de inteligencia». La intervención

más brillante corrió a cargo del diputado de minoría catalana Joaquín Molins, que preguntó, entre otras

cosas, cuál era la .política de defensa del Gobierno, punto de partida necesario para todo lo demás.

Jorge Verstrynge, por su parte, pasó al ministro «por la izquierda» en dos ocasiones. La primera, al

solicitar que se cambiase la normativa sobre la participación política de los militares para qué no tengan

que retirarse, sino pedir la excedencia, y otra, cuando instó al ministro a que los americanos abandonasen

la base de Torrejón para evitar, que Madrid comparta amenazas ajenas, «aunque sean de los aliados que

también son extranjeros». Serra recogió el guante «electoralista» y dijo que a Enrique Tierno también le

preocupaba este aspecto. Aseguró que la base no se desmantelará, aunque se procurará que en breve sea

totalmente escandía

 

< Volver