Autor: Miralles, Melchor. 
   El procesamiento de los guardias  :   
 Diario 16 revela hoy nuevos datos sobre lo ocurrido. 
 Diario 16.    02/06/1981.  Página: 4-5. Páginas: 2. Párrafos: 22. 

NACIONAL

2-junio-81/Diario16

EL PROCESAMIENTO DE LOS GUARDIAS

El juez especial que instruye el sumario, Ángel Tortosa, confirmó ayer la información publicada en

DIARIO 16 en el sentido de que el fiscal solicitó el viernes pasado el procesamiento por tres presuntos

homicidios de tres guardias civiles. Asimismo, hoy prestarán declaración cuatro armeros, expertos en

balística, dos de ellos destinados en Madrid. La muerte de los tres jóvenes en Almería ocasionada por

guardias civiles parece que comienza a aclararse.

Almería: Melchor MIRALLES, enviado especial

Como ya informó ayer * DIARIO 16, el fiscal jefe de la Audiencia Provincial de Almería, José María

Contreras, solicitó el pasado viernes el procesamiento del teniente coronel Carlos Castillo Quero, su

ayudante, teniente Manuel Gómez Torres, y un número apellidado Fernández llamas. El procesamiento es

solicitado por tres presuntos delitos de homicidio en las personas de los jóvenes Luis Cobo, Juan Mañas y

Luis Montero.

El juez especial designado para la instrucción del sumario, Ángel Tortosa, hizo pública ayer una nota --- a

que, "para el esclarecimiento de los hechos», informa del desarrollo de las investigaciones desde que se

hizo cargo del sumario.

Desde el día 16 de mayo, hasta ayer, el juez Tortosa dictó —según la nota---numerosas resoluciones de

toda índole, recibió declaración a 39 personas, practicó numerosas diligencias y llevó a efecto distintas

pruebas periciales sobre distintos extremos relacionados con la muerte de los tres jóvenes por guardias

civiles.

Añade el juez instructor que el Juzgado no ha propuesto, hasta ahora, a la Audiencia Provincial de

Almería el procesamiento de ninguno de los intervenientes en los referidos hechos.

Minuciosa investigación

A continuación, la nota confirma la información publicada ayer por DIARIO 16, en el sentido de que el

fiscal solicitó el pasado viernes que se dirigiera el procedimiento contra tres ¿de los participantes en los

hechos, los guardias civiles ya citados.

Por último, el juez Tortosa dice que «la minuciosa investigación continúa y, por el resultado de las

diligencias de prueba practicadas pendientes de cumplimiento y las que en lo sucesivo pudieran

acordarse, se acordará cuanto se estime oportuno sobre el curso de la causa».

Según pudo saber DIARIO 16 en fuentes judiciales, a las nueve y media de la mañana de hoy acudirán al

Juzgado cuatro armeros, expertos en balística, dos de ellos del Gabinete de Identificación de la Policía

almeriense, y otros dos del Gabinete de Identificación de la Dirección de la Seguridad del Estado, los

cuales aportarán dictámenes y fotografías.

Respecto a los hechos ocurridos durante el tiempo que transcurrió entre la detención de los tres jóvenes y

el incendio del coche, fuentes cercanas a las familias de los muertos declararon a DIARIO 16 que en las

investigaciones hay un hecho de gran trascendencia que aún no ha podido ser totalmente aclarado por el

juez instructor.

Se trata de la posible estancia de los tres detenidos y un número aún no determinado de guardias

civiles en alguna edificación abandonada que con anterioridad fue dependencia de la Guardia Civil.

Antiguo cuartelillo

Al parecer, según las mismas fuentes, las investigaciones giran en torno a un antiguo cuartellillo situado a

la salida de Almería, junto a la playa, y popularmente conocido como El Bovar, y también se investiga

una edificación con una torre, conocida como Casas Fuertes, situada a unos 100 metros del aeropuerto de

Almería y a 500 metros de un lugar conocido como Costacabana, que en la actualidad está semidestruida

y que anteriormente fue también dependencia de la Guardia Civil, lo cual queda demostrado en un escudo

del benemérito Cuerpo situado al final de una escala.

Al parecer, este último lugar, conocido como Casas Fuertes, podría ser el sitio en que permanecieron

durante muchos minutos los tres detenidos y varios guardias civiles. No obstante, este punto no está

aclarado, ya que de las declaraciones de los guardias civiles parece que no ha podido establecerse ninguna

conclusión definitiva. El juez instructor ha ordenado que se efectúen reportajes fotográficos para poder

establecer en cuál de los dos lugares estuvieron.

La importancia de este hecho estriba, al parecer, en que los malos tratos y las mutilaciones podrían

haberse cometido en esa antigua dependencia de la Guardia Civil, e incluso se apuntó —aunque esto no

está confirmado— la posibilidad de que los disparos que causaron la muerte de los tres jóvenes fueran

efectuados en ese mismo lugar.

Las mismas fuentes manifestaron que un guardia civil declaró que, en efecto, estuvieron en ese lugar,

pero que no llegaron a entrar, sino que solamente entró él con una linterna para examinar el interior. En

este punto faltaría la explicación de por qué acudir con tres detenidos a ese lugar cuando parece que había

órdenes de trasladarlos a Madrid.

Los télex

Casas Fuertes está en una zona abandonada, prácticamente intransitada. Tiene una puerta de madera de

color verde y es una edificación de tres plantas.

Otro punto de las investigaciones, que puede tener gran trascendencia de cara al total esclarecimiento de

la muerte de los tres jóvenes, es el de los télex y radiogramas recibidos y enviados desde la Comandancia

de la Guardia Civil de Almería, en los que al parecer se informaba de la carencia de antecedentes de los

tres jóvenes, y a través de los cuales se recibieron órdenes de trasladarles a Madrid.

La Comandancia de la Guardia Civil de Almería dispone, desde hace seis meses, de una terminal que

recoge y envía a la vez datos.

El juez instructor ha solicitado que se le entreguen los télex y radiogramas, pese a lo cuál, veinte días

después de ocurridos los hechos, no los tenía aún en su poder.

Las puertas del coche estaban cerradas. Sacaron los cadáveres por la ventana

Respecto al estado en que se hallaban los cadáveres, fuentes cercanas a la funeraria San José manifestaron

que, en el momento de acudir a recogerlos, medio cuerpo de Luis Montero salía fuera del coche por la

ventanilla posterior derecha.

Este dato ha hecho pensar a familiares de los tres jóvenes en alguna manipulación de los cadáveres

después del incendio, ya que, según los familiares, dado que Montero era un hombre pesado, nunca podía

haber quedado en esa posición al caer el coche por la cuneta —como informó la Guardia Civil en un

principio—, ya que se hubiera salido del mismo. La mayor magnitud del incendio era en la parte

izquierda del coche —en la que está el depósito de gasolina— y no en donde apareció Montero.

Las puertas, cerradas

Las puertas del coche estaban cerradas, después de que —según la información oficial— dos guardias

civiles se tiraran del vehículo. Los tres cadéveres fueron extraídos del coche por los funerarios por la

ventanilla trasera derecha.

Todos estos datos confirmarían el dato facilitado a DIARIO 16 por fuentes judiciales de que es posible

que se proceda a la exhumación de los cadáveres, con el fin de esclarecer la causa directa de la muerte y

otros datos relacionados con ésta.

Por último, y respecto al hecho ya relatado ayer por DIARIO 16 de que los tres jóvenes muertos tenían

todos los huesos largos fracturados, el abogado que dirige la acusación particular, Darlo Fernández

Álvarez, declaró a DIARIO 16 que «seria muy revelador el que se llegase a una conclusión médico

forense sobre este punto».

«Es de suma trascendencia, en la comisión de delitos de ésta configuración —sigue diciendo—, que el

hallazgo fundamental esté en el estudio radiológico o de otra técnica similar, mediante el cual se podría

establecer si las fracturas han sido producidas con un elemento cortante, con algo de peso; de un golpe o

de cualquier otro modo. Y para establecer esto, quizá sería necesaria la exhumación de los cadáveres.»

 

< Volver