Autor: Ampuero Lobato, Julia. 
 La guerra de los tractores. 
 Las reivindicaciones de los agricultores  :   
 Una llamada de atención al Gobierno y a la Sociedad. 
 Pueblo.    02/03/1977.  Página: 36. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

La "guerra de los tractores"

Las reivindicaciones de los agricultores

"UNA LLAMADA DE ATENCIÓN" (al Gobierno y a la sociedad)

* Dijo ayer el ministro de Agricultura, señor Abril Martorell, en la rueda de Prensa que mantuvo con los

informadores

* «Valoramos todos los problemas de fondo del campo, pero no se pueden dar soluciones satisfactorias a

corto plazo»

MADRID, 2. (PUEBLO, por Julia AMPUERO.) - Si hubiera que calificar de algún modo el ambiente que

reinó ayer en la rueda de Prensa convocada por el ministro de Agricultura, señor Abril Martorell, yo diría

que fue descorazonador. Aunque el motivo de la cita con los representantes de los medios informativos

fuera el conflicto suscitado por la «huelga de los tractores», el panorama global del campo que presentó el

ministro fue tan poco halagüeño que dejó marcada en el aire una sensación de insatisfacción e impotencia.

Efectivamente, a pesar de ser el primer contacto que el titular de Agricultura mantenía con la opinión

pública sobre la gestión de su departamento - por lo que pidió disculpas y prometió hacerlo en adelante

más frecuentemente - no por ello eludió el presentar un cuadro realista de la actual situación y la

problemática del sector agrícola.

El descontento existente en el campo - dijo -, que se manifiesta estos días con la presencia de hombres

con sus tractores en las carreteras, se produce como consecuencia de una sensación de frustración que

estos hombres tienen y un sentimiento de discriminación frente a otros sectores de la economía nacional;

y este problema no es de hoy ni de ahora, sino de muy largo tiempo.

Efectivamente, este sector primario se encuentra frente a unas rentas personales, comparado con otros

sectores, cada vez más bajas; con un nivel de bienestar por debajo de la media nacional; con una

promoción de su entorno social, escasa o nula; con un progresivo empobrecimiento de ese entorno y con

una población agraria cada vez más envejecida y con muy pocas esperanzas de renovación, porque

tampoco se dan soluciones atrayentes para que la juventud se quede en el campo.

Por todo esto - dijo también el ministro - este movimiento reivindicativo que ha surgido estos días en

varias provincias de nuestra geografía, «opera sobre un rescoldo básico». «Tal vez las soluciones

económicas que se han adoptado hasta ahora no sean suficientemente adecuadas a todas las zonas, por

nuestra natural diversidad geográfica; al menos los resultados no son todo lo satisfactorios que seria

deseable a la hora de contemplar la balanza de resultados, pero lo que sí es cierto es que una solución

definitiva para toda la problemática que tiene planteada la agricultura no puede conseguirse de golpe. Ni

este Gobierno ni tres seguidos podrán lograr un modelo de confort y bienestar agrícolas pleno porque sus

problemas son muy profundos y con enormes derivaciones. Nadie puede esperar soluciones concretas, a

corto plazo, a temas tan complejos.»

«De todas formas - añadió el señor Abril Martorell -, no hay distancias insalvables entre el Ministerio y

los agricultores, y esta casa está abierta y dispuesta a negociar con cualquiera que esté interesado

seriamente en aportar su colaboración para resolver estos problemas.»

A continuación recordó que en su despacho, desde que se inició el conflicto de los tractores, se ha

recibido a cuantos han querido hablar con él. haciendo una cronología de las conversaciones mantenidas

con los representantes de las diversas provincias en situación conflictiva.

A la pregunta de los informadores sobre las medidas que adoptaría el Ministerio en caso de que el

conflicto no remita, sino, por el contrario, siga extendiéndose en los próximos días, contestó:

«Creo que no se incorporarán más provincias y que la situación evolucionará favorablemente,

contribuyendo a ello un fenómeno de cansancio.»

Según el señor Abril Martorell. los agricultores pueden darse por satisfechos al haber conseguido el

objetivo primordial de sus manifestaciones: una importante llamada de atención al Gobierno y a la

sociedad sobre los problemas de la agricultura.

«Como ministro - dijo - y como miembro del Gobierno, nos damos por enterados; compartimos y

valoramos los problemas de fondo que arrastra desde hace años el campo y estamos dispuestos a reforzar

los caminos para un mayor entendimiento de los agricultores. Ahora, lo, que recomendamos es que los

tractores vuelvan a sus casas»

Foto BOUTELLPER

 

< Volver