Autor: Mondeo, Jesús. 
 Salamanca: El entierro de Serafín Holgado. 
 Duelo impresionante     
 
 Pueblo.    28/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

DUELO IMPRESIONANTE

SALAMANCA, 28. PUEBLO. por Jesús MONEO, I— Paz, orden, silencio y dolor son las notas coa las

que podemos caracterizar las últimas horas en Salamanca desde La llegada del cadáver de Serafin

Holgado.

La capilla ardiente quedó instalada en la Universidad, se organizaron diferentes turnos de vela de grupos

políticos. Organización Sindical y compañeros, universitarios. Miembros de! Partido Comunista de su

rama universitaria y profesional permanecieron toda ia noche en la Universidad, las banderas de todas las

Facultades lucían en señal de duelo, en algunos autobuses se habían colocado pancartas en las que se

invitaba al funeral y entierro que tuvo lugar hoy. Como dato humano podemos decir que también

permanecieron pn diferentes turnos de veta y de forma totalmente voluntaria los bedeles de la

Universidad.

En principio el funeral pensó realizarse en la capilla universitaria, pero a ultima hora de la noche se

decidió trasladarlo a la Catedral Vieja. Unas quince mil personas esperaban ]a salida del féretro de la

Universidad en. un impresionante silencio siguiendo la petición que hizo ía familia del infortunado jo-ven

como muestra de dolor para todas aquellas personas que quisieran acompañar al cadáver de su hijo. Las

campanas tocaron en señal de duero, mientras ei féretro, en hombros d e compañeros, era trasladado a la

catedral Militantes de! Partido Comunista con brazaletes rojos hablan formado cordón a lo largo dei

recorrido, ayudados por componentes de otros partidos políticos, se encargaron en lodo momento de

mantener el orden, siendo innecesaria la intervención d-e !a Policía, aunque fuerzas de la Policía Armada

estaban a la espectaciva.

La Catedral Vieja se abarrotó de público, asi romo las inmediaciones, ocupándose prácticamente la plaza

de Anaya. En el duelo oficial figuraba él rector de la Universidad, asi como los decanos de todas las

Facultades,

Prácticamente la totaliclaa de ¡os asistentes siguio hasta el cementerio en silencio el cadáver de Serafín,

que fue trasladado en hombros por as calles de Rúa Antigua y de Compañía, siendo cciocaco en. un

furgón en la plaza de Monterrey para continuar.a marcha lenta y precedido por csrca de cincuenta

coronas, hasta tiegar al cementerio. En ia puerta del cementerio, Jose Sandoval dirigió ia palabra a ios

congregados, manifestando enrre otras cosas, «que nos enrontrábamos ante una vida segada por las balas

fascistas, inhumanas e irracionales de los que no quieren seguir e¡ rumbo de los acontecimientos en la

conquista de ia libertad. Que es!a expresión de fuerza del pueblo salmantino, con su lección de civismo,

sea ia advertencia, de que no nos. detendrán».

Seguidamente y con gran parte da los asistentes con el puño en alto se canta Ja «Internacional» pasando

seguidamente el féretro al pórtico de cementerio, donde el capellán rezó un responso, al que los asistentes

no contestaron, permaneciendo con el peno en alto. Sobre las dos de la tarde ei cuerpo de Serafín recibió

sepultura envuelto en la bandera roja, mientras miles de claveles calan en la tumba. Los que habían

acudido, regresaron a la ciudad en silencio.

Durante la tarde, grupos de manifestantes recorrían ia ciudad pronunciando gritos como «Serafín,

hermano, nosotros no olvidarnos».

Muchos salmantinos, entre los que figuran ¡as principales autoridades, como alcalde, rector de ía

Universidad, obispo, etc., han firmado un escrito, en el que solicitan se considere un día de luto en nuestra

ciudad por el asesinato de Serafín Holgado.

Por su parte, el prelado de Salamanca, don Mauro Rubio Ripulles, hizo publica una nota en ía que

expresaba su condena por los secuestros y asesinatos ocurridos recientemente, aclarando que -sala

condena 5- reprobación obedece a motivaciones estrictamente cristianas V añade que especialmente

condenamos la utilización todavía de pretendidas expresiones religiosas en nombre de Jas cuales SE

cometen estos asesinatos». Termina haciendo un llamamiento a la serenidad para recuperar la paz y la

reconciliación nacional».

SALAMANCA: El ENTIERRO DE SERAFIN HOLGADO

 

< Volver