Autor: Campmany y Díez de Revenga, Jaime. 
   Al Gobierno     
 
 Informaciones.    23/03/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

LETRAS DEL CAMBIO

Al Gobierno

Por Jaime CAMPMANY

SEÑORES del Gobierno:

Ahí tienen ustedes otra vez el crimen disfrazado de política, el asesinato a sangre fría como una de las

bellas artes del quehacer «político». Por las calles, por las esquinas de los pueblos y las ciudades de

España, circulan safaris para «cazar» a quemarropa a los servidores del orden, números y oficiales,

policías y guardias civiles. Se castiga con la muerte a hombres que tuvieron la «osadía» de servir a su

pueblo como concejales de un Ayuntamiento, de representar a su pueblo desde una alcaldía, de trabajar

por su provincia desde el despacho de una Diputación. Vuelan en pedazos o reciben un tiro en la nuca

empresarios e industriales que cometieron el «error» de crear riqueza para su país, de ofrecer trabajo y

salario a sus conciudadanos. Se prepara y calcula el atentado, incluyendo la pérdida de la vida de unos

obreros que levantan una central de energía o que sirven en una sala de fiestas. Ahora le ha tocado el

turno a un hombre que aceptó la responsabilidad de un cargo en el Gobierno de ustedes; precisamente el

hombre que preparaba una reforma en beneficio de los delincuentes, que iba a hacer de la privación de

libertad una forma de vivir con decoro, comodidades y lujos que todavía no tienen muchos trabajadores

de este país, y que quería hacer de las prisiones escuelas de ciudadanía y de convivencia.

Señores del Gobierno;

Ahí tienen ustedes la repulsa acostumbrada de todos los medios de comunicación social; los editoriales y

los comentarios repiten las palabras ya usadas: dolor. Ira, consternación, condena, indignación y protesta.

Ahí tienen las declaraciones unánimes de los partidos políticos. Ahí tienen el temor y la Inquietud

crecientes del pueblo desconcertado. Serán pocos los que tengan el mal gusto de relacionar estos

acontecimientos con una amnistía mal concedida, mal administrada, mal medida. «E.T.A. reivindica»,

«Los G.R.A.P.O. reivindican», «El F.R.A.P. reivindica». A muchos de esos asesinos se les abrió la puerta

de la cárcel. ¿Desde la firmeza y la seguridad o desde la debilidad y la impotencia?

Señores del Gobierno:

¿Seguímos «desdramatizando» la situación? ¿Seguimos haciendo del drama del terrorismo una comedia

de costumbres? ¿Están ustedes dispuestos a gobernar con las leyes en la mano? Ellos creen en al

asesinato. ¿Creen ustedes en la Ley y en la Justicia?

 

< Volver