Los asesinatos de agentes del orden. 
 En la Clínica primero de octubre     
 
 Informaciones.    29/01/1977.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

EN LA CLÍNICA PRIMERO DE OCTUBRF

MADRID 29 INFORMACiOMES,

LOS cuatro guardias civiles heridos en la mañana de ayer fueron trasladados a la Ciudad Sanitaria

Primero de Octubre, en donde poco después, a las dos de la tarde, fallecía don José María Lozano Sainz,

ingresado prácticamente cadáver con heridas en tórax abdomen ;/ en la cavidad craneal

El ambiente que mostraba la Clínica 1.° de Octubre estaba impregnado de dolor y cierta tensión, debido al

íuerte control policial montado, y por la llegada de algunos familiares de los heridos, la mayoría de los

cuales se encontraban fuera de Madrid.

A lo largo de la tarde los servicios médicos del citado centro emitieron dos partes facultativos, en los que

se hacía hincapié en el estado de suma gravedad de los guardias civiles don José Pérez Diáfiez, don Felipe

Martín Margallo y don Antonio Guareno Pagador.

Algunos de los médicos allí presentes manifestaron a INFORMACIONES: "Están muy graves; dos de

ellos se encuentran clínicamente muertos. Estamos haciendo todo lo humanamente pofiítoie para man-

tenerlos con vida."

Poco después de emitirse el segundo parte médico, sobre las nueve y media llegó a la Ciudad Sanitaria el

ministro de Trabajo, don Alvaro Rengifo Calderón, que visitó a los heridos por espacio de ana media

hora. A la entrada del ministro se produjo un pequeño incidente, cuando una persona allegada a los

abogados laboralistas heridos el pasado lunes en la calle de Atocha, de los que dos de ellos se encuentran

internados en el mismo centro, comentó en voz alta el hecho de que ningún miembro del Gobierno haya

visitado a los heridos en el citado atentado.

Debido -al lógico estado emocional en que se encontraban los familiares de los heridos. y por la oposición

cíe los efectivos policiales allí presentes, no le fue posible a INFORMACIONES hablar con ellos, ni

hacer ninguna fotografía/ "Está totalmente prohibido. No pueden hacer declaraciones", nos dijeron doí

inspectores de Policía

Entre las personas que más tiempo permanecieron en la clínica, interesándose p^or el estado de los

heridos se encontraba el dueño del bar El Frenazo, ubicado en Ja calle villaestar (Villaverde), lugar que

solía frecuentar el guardia civil herido don José Pérez Diáñez, junto con algunos compañeros suyos. "Era

una excelente persona. Simpática y con gran sentido de) humor", nos dijo

La esposa de este último llegó procedente de Sevilla a última hora de la tarde, trasladándose directamente

a la Ciudad Sanitaria 1° de Octubre, en donde tras hablar con los médicos que aténdían a los heridos,

rehusó comprensiblemente afectada dialogar con los periodistas

 

< Volver