Despedidos por altas jerarquías. 
 Los feretros salen de Madrid     
 
 Informaciones.    29/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

DESPEDIDOS POR ALTAS JERARQUÍAS

LOS FÉRETROS SALEN DE MADRID

MADRID, 29 (INFORMACIONES).—A las dos y cuarto de esta tarde, tres ambulancias, conteniendo los

cadáveres de los agentes del orden asesinados ayer han salido del Hospital Gómez Ulloa con destino a las

localidades de origen de los dos policías armados y el guardia civil muertos, después de rezarse un

responso en presencia del vicepresidente del Gobierno, teniente general Gutiérrez Mellado y demás

jerarquías, militares y civiles asistentes a los funerales.

En el momento del responso se produjeron gritos aislados entre el público, que en número superior a

quinientas personas asistía al acto. En dichas manifestaciones se aludía al Gobierno Gobierno, dimisión»

y se daban vivas a las fuerzas de la Policía Armada, así como expresiones de «rojos, no». En algún

momento se temió por la seguridad de las autoridades, ya que el cinturón de seguridad se vio debilitado

por la fuerza del público y algunas personas hicieron intentos de agredir a las personalidades del

Gobierno v el Ejército presentes.

Entre el público, en lugar preferente se situó don Blas Pinar, que gritó varias veces «iViva España!» y

cantó con energía el himno de Infantería, interrumpido por voces —otra vez aisladas— que daban vivas a

la Policía Armada y pedían la dimisión del Gobierno. Por su parte, las jerarquías militares y civiles

tuvieron que volverse hacia los civiles asistentes al acto para pedirles silencio y en alguna ocasión

hicieron ademán de acercarse físicamente para acallar los gritos. El ambiente —según un redactor de

INFORMACIONES asistente al acto— era muy tenso, insultándose a los profesionales de los medios de

comunicación en numerosas ocasiones, siendo protegidos éstos por las fuerzas del orden.

Finalmente, se procedió a introducir en las ambulancias los cadáveres y los vehículos salieron por una

puerta lateral, disolviéndose seguidamente los asistentes al funeral por la puerta de entrada al Hospital

Militar.

Ha sido incesante el desfile de personalidades por el Hospital Militar Gómez Ulla. en Carabanchel. donde

se encuentran depositados loa cuerpos de los tres policías —dos agentes de la Policía Armada y un

número de la Guardia Civil— asesinados ayer en Madrid. En el momento de redactar esta información

estaba prevista la celebración de un responso, así como la imposición de condecoraciones sobre los

féretros, concedidas a título postumo

EL PADRE SOBRINO. ABUCHEADO

Poco antes de que llegara -el vicepresidente del Gobierno, señor Gutiérrez Mellado a la una y cuarta de la

tarde, se produjo un pequeño incidente en \£ entrada de la capilla ardiente del Hospital Gómez Ulla,

cuando varias personas, en su mayoría mujeres increparon al padre Sobrino, colaborador de televisión,

con gritos de "Rojos, no". "Viva Cristo Rey" y "Fuera, fuera". Finalmente, el sacerdote se marchó sin

entrar en la capilla ardiente:

Entre las autoridades y jerarquías que esta mañana han acudido al hospital figuraban los ministros del

Ejército y de la Gobernación, jefe del Alto Estado Mayor, directores generales de Seguridad, Correos y

Telecomunicaciones- y Guardia Civil, asi como el general inspector de la Policía Armada, asi corno jefes

y oficiales de los tres Ejércitos, Guardia Civil y Policía • Armada, gobernador civil de Madrid, don Blas

Pinar, ex ministros y personalidades diversas.

Durante la madrugada y primeras horas de ;a mañana de hoy ha sido incesante el desfile de .policías y

guardias civiles por e] Hospital Militar Gómez Ulla.

En el velatorio se encontraban los familiares de los agentes muertos, que protagonizaron escenas de dolor

y recibieron el pésame y muestras de condolencia por parte de las personas que acudían al centro

sanitario, fundamentalmente compañeros de los asesinados.

Esta mañana, a primera hora, se han realizado, en el depósito de cadáveres del Hospital Militar Gómez

Ulla, de Madrid, las autopsias de loa policías armados y del guardia civil asesinados ayer en dos

atentados.

 

< Volver