Suárez, en La Habana     
 
 El País.    10/09/1978.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Suárez en La Habana

EL MANTENIMIENTO de las relaciones diplomáticas entre España y Cuba después de que Estados

Unidos decretara, en 1960. el bloqueo de la isla, e incluso después de que una bufonada diplomática del

embajador Lojendio creara una tensa situación entre los dos países, desafia las interpretaciones simplistas

de la política internacional.

El Régimen de Franco, que expedía pasaportes de turismo válidos para todo el mundo «excepto Rusia y

países satélites», no sólo no rompió los nexos con la Cuba socialista, sino que, además, autorizó la

exportación de bienes necesarios para el desarrollo de la isla, aceptó como contrapartida, en unos

intercambios comerciales en constante aumento, productos cubanos no imprescindibles para la economia

española o que se podían conseguir en otros mercados, y se negó a cancelar los vuelos regulares entre La

Habana y Madrid de Iberia y Cubana de Aviación, que durante una larga época resultaron vitales para la

comunicación del país caribeño con Europa. En el último año del franquismo se firmó incluso un

importante acuerdo comercial, posteriormente criticado por el precio, desventajoso para España, fijado

para las compras de azúcar.

Así, pues, el viaje del presidente Suárez no se inscribe en este caso, en una nueva estrategia internacional

española. Pero será útil para la consolidación de las relaciones comerciales entre los dos países. Las

posibles „ pestiones que pueda realizar el presidente español para la liberación de presos políticos que

conservan nuestra nacionalidad van a realizarse en un buen momento, pues los propios cubanos han

anunciado la excarcelación de una parte de su población penal.

Algunos observadores atribuyen al viaje una importante misión mediadora entre Washington y La

Habana, cosa que nos parece bastante inverosímil, y no hay nada que pueda demostrar semejante

aseveración. En cambio es más creíble que la diplomacia española tratara de convencer ai régimen

cubano, que no oculta sus simpatías por el Frente Polisario y mantiene estrechísimas relaciones con

Argelia, para que interponga su influencia ante los países africanos no alineados en la disputa sobre el

Sahara y Canarias.

El vuelco de la política exterior cubana hacia África, desde su participación en la guerra de Angola, nace

del fracaso de la estrategia revolucionaria «foquista» en Latinoamérica, que ha llevado a La Habana a

abandonar el apoyo a los grupos guerrilleros o a reducirlo a proporciones mínimas y a regresar a prácticas

más tradicionales de diplomacia de Estado. Al dirigir la mirada al continente africano —sin duda bajo el

directo patrocinio de Moscú— y encauzar la ayuda militar y técnica hacia instituciones de gobierno. Cuba

logra dar salida a sus propias tensiones internas, retirarse «con honor» del escenario americano tras la

derrota de su anterior planteamiento estratégico y hacer compatibles sus acciones exteriores con la

estrategia global de la Unión Soviética, grandemente interesada en conseguir una posición privilegiada en

África.

Por lo demás, el presidente Suárez presumiblemente invitará a Fidel Castro a visitar España en los

próximos meses. El viaje coincidiría, así, con el veinte aniversario de la entrada en La Habana de los

guerrilleros del Movimiento 26 de Julio. A lo largo de estas dos décadas, la economía y la sociedad

cubanas han sufrido modificaciones sustanciales. El exilio masivo —por razones políticas de

profesionales y técnicos altamente cualificados, el bloqueo a que fue sometida la isla por Estados Unidos

y los errores de los dirigentes cubanos han hecho que esa transformación haya tenido costos muy

elevados. Después de la euforia voluntarista y despilfarradora^e culminó con el fracaso de la «zafra de los

diez millones», la adopción de las pautas políticas y culturales de la Unión Soviética desbarató el sueño

de que la mejora de la situación material, la educación y la sanidad de los cubanos pudiera hacerse en un

clima de libertad con el régimen ftdelista. En cualquier caso, los logros alcanzados por Cuba son notables

si el término de comparación elegido son otros países latinoamericanos que se mueven en un círculo

vicioso de pobreza, analfabetismo y enfermedades endémicas. La ausencia de libertades en la inmensa

mayoría de las repúblicas latinoamericanas (en el pasado, en la Cuba de Batista) v las violaciones de los

derechos humanos en el Cono Sur y en Centroamérica no han de restar fuerza a las justas críticas que

señalan la tendencia del régimen cubano a convertir a los disidentes y defensores de los derechos

humanos en traidores o agentes de la CIA y que observan el dominio cada vez mayor de la burocracia

política y militar sobre la sociedad cubana. Por lo demás, cada vez es mayor la identificación de la

política cubana con la Unión Soviética, que llevó a Fidel Castro a bendecir la invasión de Checoslovaquia

y le ha convertido ahora en el más feroz denigrador de China. Con ello —debido´, sin duda, a la presión

americana—, el castrismo ha perdido ante la izquierda internacional la autoridad moral y la originalidad

revolucionaria que le convirtió en un mito a mediados de los sesenta.

 

< Volver