Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
   Las detenciones     
 
 Informaciones.    31/01/1977.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

LAS DETENCIONES

Por Abe! HERNÁNDEZ

SE está intentando por todos los medios que actitudes extremistas de izquierda y de derecha no ayuden a

los terroristas, en sus planes de hacer inviable la democracia en España. La irrespoiisabüklad puede, en

las presentes circunstancias, ser tragico y mejor ess prevenir que curar.

A esto parece que obedecen las numerosas detenciones que se vienen llevando a cabo en las últimas

cuarenta y ocho horas y que afectan, según fuentes seguras, a los dos extremos del espectro político.

Se trabaja, de acuerdo con las mismas fuentes, en dos frentes: Ante todo se pretende descubrir pistas que

puedan conducir a las guaridas cíe los terroristas. Se tiene, sin embargo, el convencimiento de que una

conspiración planeada por alguna poderosa organización no es fácil de desmontar de la noche a la

mañana. Los expertos organizadores tienen buen cuidado en contratar comandos (no importa de qué

signo) completamente independientes los unos de los otros. De tal manera que aunque se detenga a

alguno de los pistoleros a sueldo —cosa probable—, no por eso raerá en manos de la justicia toda la

organización.

En segando lugar se intenta ^v a esto obedecen tas detenciones de maoístas una acción paralela de

pacificación, evitando el riesgo de agitación social en estos meses que faltan pan las -lecciones. Al

parecer, existe ya un consenso en esté sentido, dadas las especiales circunstancias que atraviesa la nación,

entre la C.O.S. (U.G.T., U.S.O. y CC.OO.), los dirigentes políticos de izquierda y el propio Gobierno. Se

teme que no acepten el pacto los sectores marxistas-leninistas que tienen cierta Influencia en

determinados sectores laborales del pais. Si la agitación laboral, con piquetes o sin ellos, prendiera en las

fábricas y en las calles, los terroristas podrían salirse con la suya.

También contribuiría seriamente a alentar los proyectos de los conspiradores cualquier fanática actitud

pública de ultraderechistas que viven en su «bunker» particular y que no aceptan la evolución

democrática.

Si se evito la agitación social, se establece una auténtica, tregua hasta las elecciones y se impide que los

«ortodoxos» de los dos signos respondan a ia provocación con la provocación y a la dialéctica del terror

con la dialéctica de las pistolas, se habrá conseguido la gran «catarsis» nacional y se llegará a las

elecciones (aunque sigan esporádicamente los atentados y los secuestros) con plenas garantías

democráticas. Y de esto se trata.

INFORMACIONES

 

< Volver