En Ciudad Real     
 
 Pueblo.    31/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

EN CIUDAD REAL

CIUDAD REAL. (Cifra.) — Varios millares de personas han asistido esta tarde al sepelio de los restos

mortales de José María Lozano Sainz, guardia civil asesinado el viernes en uno de los dos atentados

perpetrados en Madrid por grupos terroristas.

El sepelio constituyó una impresionante manifestación de pesar, a la que se sumaron representaciones de

algunos pueblos próximos que quisieron testimoniar así su adhesión a las fuerzas del orden y su repulsa a

estos asesinatos.

Sobre las seis menos veinte llegó el furgón con los res-vos mortales de José María Lozano Sainz, al que

seguía un jeep cargado de coronas de flores, y en dos vehículos ios familiares de la víctima.

Tras saludar las autoridades a la viuda y demás familiares, fue pasado el féretro al interior del templo, a

hombros de guardias civiles, en medio da una intensa emoción del público, registrándose escenas de

dolor, especialmente por parte de ios familiares del señor Lozano Sainz, residentes en Ciudad Real.

El féretro iba envuelto en la bandera nacional, y sobre ella se habían colocado las postumas

condecoraciones que le han sido otorgadas al guardia civil.

Ofició el funeral el párroco de San Juan de Avila, Pedro Jaramillo, que pronunció una emocionada

homilía y dio lectura a un telegrama del prelado de la diócesis, monseñor Torija de la Fuente, que se

halla, por obligaciones de su cargo, en

Madrid.

Terminada la misa se reza un responso, siendo sacado el féretro del templo a hombros de guardias civiles

y policías armados, y siendo colocado nuevamente en el coche fúnebre, para su traslado al cementerio

 

< Volver