Afirman los pescadores, contra la opinión del subsecretario del ramo. 
 La pesca española depende de las aguas internacionales     
 
 Diario 16.    01/09/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Afirman los pescadores, contra la opinión del subsecretario del ramo

La pesca española depende de las aguas internacionales

VIGO, 1 (Dio).- Los pescadores de Vigo han reaccionado en contra de las declaraciones formuladas por Miguel Aldasoro, subsecretario de Pesca y Marina Mercante, en el sentido que el futuro de la pesca española está en los caladores nacionales.

Medios pesqueros afirmaron que las opiniones de´Alaasoro son un reflejo de las dificultades que experimentan los armadores españoles en aguas de terceros países, en especial en el litoral norteafricano.

Los mismos medios afirman que desde 1975 la Administración española viene ocultando los resultados de la actividad en los caladeros, ya que desde ese entonces no se han vuelto a publicar estadísticas-oficiales del volumen total de pesca capturado y descargado por los buques de bandera española en los puertos nacionales.

Según los últimos datos de 1975, toda la flota española, tanto de altura como de bajura, capturó 1.387.000 toneladas de pesca y descargó en puerto 1.299.000 toneladas. La diferencia entre ambas cifras´ corresponde el pescado devuelto al mar por pertenecer a especies de baja calidad o de consumo poco introducido en e! país.

El 30 por 100 de pescado descargado en nuestras lonjas fue traído a puerto por la flota de gran altura, generalmente congeladores, y el 70 por 100 por la de altura y bajura.

En aguas jurisdiccionales españolas, sólo se capturó el 32 por 100 del pescado descargado en nuestros puertos. Al haberse mermado el volumen total de pesca conseguida en aguas internacionales, el porcentaje de pesca en aguas españolas ha subido hasta un 35 por 100 en la actualidad.

El sector pesquero considera muy improbable a corto plazo la posibilidad de colocar la tercera flota del mundo en volumen de tonelaje, dentro de las aguas jurisdiccionales españolas. Para ello sería necesario, según manifestó el profesor Robles Pariente, director del Instituto Oceanógrafico de Vigo, una reestructura* ctón a fondo del sector pesquero, y un estudio adecuado de las áreas sobreexplotadas.

«El futuro de la pesca española está en las aguas, de nuestro país, ya que para nosotros es el caladero más importante y el único en el que somos soberanos», manifestó el jueves el subsecretario de Pesca y Marina Mercante, Miguel Aldasoro.

El subsecretario señaló, más adelante, que consecuentemente hay que ordenar con meticulosidad la actividad de la pesca en nuestro litoral. «Ya estamos trabajando con representantes del sector para su reestructuración, para lo que ha sido en principio necesario conocer cuantos barcos encajaban en los caladeros extranjeros.»

Un puerto en Malabo

Respecto a la situación de los acuerdos internacionales, Miguel Aldasoro destacó el viaje, la próxima semana, de una misión española a Guinea con el fin de negociar un puerto que sirva de base a la flota española, así como analizar las bases de una cooperación en materia, de pesca.

También señaló que el panorama, en lo que va de año. ha variado sustancialmente como lo demuestran los acuerdos conseguidos con la CEE, Portugal, Marruecos y diversos países del continente americano.

Merluceros amarrados

Veintidós buques en Vigo y otros trece en La Coruña constituyen hasta el momento el contingente de la flota merlucera congeladora amarrada a puertos gallegos.

A pesar del repetido anuncio de que ayer serían presentados los expedientes de crisis en la Delegación de Trabajo de Vigo, que afectarían inicialmente a 570 de los 3.500 tripulantes de la flota merlucera, no se presentó ninguno.

Según fuentes del sector, se espera que la Administración reaccione antes de adoptar esta decisión. Comisiones Marineirás ha manifestado que son optimistas de cara a la solución del conflicto, a que la Administración no haga precisa la presentación de los expedientes de crisis. Los armadores se muestran más cautos a la hora de enjuiciar la posible solución del conflicto.

 

< Volver