Autor: Delgado, Juan Jose. 
   España ¿cuenta en la mar?     
 
 La Actualidad Española.     Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

ESPAÑA ¿CUENTA EN LA MAR?

EL conflictivo mundo de la pesca asoma aquí; en este Especial de LA ACTUALIDAD ESPAÑOLA, con el objeto de que el país se percate un poco de su misión y vocación marinera. Decimos que España cuenta en la mar. Sin embargo, su trayectoria comercial no parece refrendarlo, antes bien negarlo.

Hemos acudido a las aguas sudafricanas, las de Terranova y las de Gran Sol para exponer, como en un escaparate, sin tomar partido, una situación poco menos que en estado crítico. Dice bien el almirante subsecretario de la Marina Mercante cuando manifiesta que la crisis pesquera, consecuencia de la gran crisis, coge a empresarios y a Administración por partes iguales porque no se ha podido materialmente luchar a tiempo. La Administración está atada de pies y manos al contar con una reducida dependencia para su Dirección General de Pesca, y la empresa privada se ve descapitalizada por la atroz subida de los costos. En estas páginas encontrarán los lectores un minucioso relato de ponencias y tomas de contactos con las partes interesadas.

En el lado humano queremos reflejar el abandono espiritual a que están sometidos nuestros hombres pescadores. En los remotos puertos no llegan revistas ni periódicos españoles. (Sólo privadamente las familias hacen algo.) Radio Nacional no dispone de un programa especial para ellos y TVE no soluciona definitivamente la petición del Instituto Social de la Marina para que lleguen a los barcos cintas de videotape con los partidos o con los programas más populares emitidos a lo largo de una semana o un mes. En su defecto, y en momentos de "codillo" —ocio—, las tripulaciones se apiñan para ver algunas filminas no niL y dignas de algún tripulante, en defecto de otros programas. Mucho se hace en este aspecto por el mencionado Instituto, como pueden apreciar en artículo de este Especial. Pero hay que acudir a la mar, hay que mirar la mar y hay que sentirla muy cerca de nosotros. No en balde poseemos 6.000 kilómetros de costa. En aguas negras de Terranova, inmersas en nieblas constantes, junto a los glaciales, nuestros hombres congelan sus dedos para que nuestra mesa se ornamente con el buen bacalao al pil-pil, por ejemplo. En aguas sudafricanas, miles de hombres de todos los puntos del país se quedan lejos de sus familias meses y meses para que nuestros aperitivos se pueblen de mariscos y nuestros platos nos ofrezcan las riquísimas proteínas procedentes del mar. En Gran Sol, nuestros hombres también pelean por llenar nuestros almacenes frigoríficos de pescado, y en las playas gallegas se destroza la flota marisquera por la ambición y la irresponsabilidad de algunos mariscadores.

Y mientras tanto... seguimos sin conciencia marina.

 

< Volver