Don Javier Zulueta (director general de un importante "holding" integral de alimentación). 
 La importación nace de la demanda     
 
 La Actualidad Española.     Página: 13,15. Páginas: 2. Párrafos: 34. 

Don Javier Zulueta (director general de un importante "holding integral de alimentación)

"Creo que la iniciativa privada debe ayudar a sufragar los gastos de investigación, sin que el Estado deje de hacerlo".

En España estamos pasando de una infraestructura alimentaria a unos niveles que requieren de continuo una puesta a punto de todos los.eslabones de la cadena comercial. Si en el tema que tratamos

los armadores tienen sus oportunas quejas del quehacer del importador, éste encuentra aquí, en LA ACTUALIDAD ESPAÑOLA, también una ventana donde asomarse para hacer valer sus puntos de vista tan dignos de tener en cuenta como los anteriores.

LA IMPORTACIÓN NACE DE LA DEMANDA

ENTREVISTAMOS a don Javier Zulueta, director general de uno de los principales "holdíngs" de alimentación, con una división en pesca que abarca desde la captura en propios buques al comercio internacional dé exportación e importación.

—Los problemas del sector pesquero están latentes en todos los ámbitos. ¿Podría usted hablarnos de algunas causas que motivan estos efectos?

—Por imperativos del consumo, de una mayor demanda, sin abandonar la pesca del pescado fresco tradicional en medios muy deficientes y muy problemática hoy por lo perecedero de la mercancía, se ha ido a la pesca y preparación del pescado congelado, que rinde más por razón de su mayor disponibilidad de conservación. Para ello, el propio Estado ha ayudado mucho en dotar a los armadores de créditos correspondientes que les permitieran poner al día su flota con buques modernos. Pero esa puesta al día no ha ido seguida de una reestructuración de la cadena comercial, que se ha quedado muy atrás y deficiente en el camino que media desde la captura hasta el punto de venta.

"Ha surgido —agrega don Javier Zulueta— un fenómeno simple. De un retraso en alimentación respecto a Europa se está pasando a una dietética razonable de país desarrollado. Partir de cero a cinco es más fácil que de cinco a cero. La demanda tira, exige. La pesca ofrece porque también ha aumentado; pero la comercialización se queda atrás y el armador ha de esperar a vender sus mareas a lo que le ofrezcan, porque no tiene disponibilidad de llevar el pescado del puerto al punto de venta.

—¿No han existido intentos en tal sentido?

—Sí, pero su fracaso se ha debido o bien a que aún no era el momento adecuado o porque ha faltado la suficiente financiación que exigían las grandes capturas.

El mayorista: riesgo y necesidad

-¿Es perjudicial entonces la actividad y presencia de los intermediarios? -Debemos puntualizar: una cosa es el intermediario y otra el mayorista. Este corre un riesgo impresionante al tratar con una mercancía perecedera como es el pescado y no contar con una red de frigoríficos. El mayorista ha sido y es un elemento necesario en la estructura comercial que ha arriesgado un capital día a día. Gracias a él, a sus méritos, se ha incrementado el volumen de ventas. Es lógico que sus clientes, grandes centros de población, cadenas hoteleras, etcétera, le exijan la mercancía al mejor coste. Si el mayorista encuentra en otra parte lo que no le llega a tiempo o a un precio por encima de la demanda, no nos extrañará que sea también quien pida el producto importado. Su gran poder y experiencia sirve así de catalizador y control de precios en beneficio de la comunidad.

-Nos han hablado de admitir una importación de merluzas, pongo por caso, con dimensiones por debajo de lo que se exige al armador nacional. ¿Por qué se permite esa importación?

—En ía pesca, como en todo, existe la regla de la oferta y la demanda. El mercado puede estar interesado en un determinado

´E1 consumo y la pesca han crecido al ritmo de la demanda, sin que le acompañe la estructura comerciar´.

LA IMPORTACIÓN NACE DE T.A DEMANDA

tipo de pescado, en cuanto a tamaño o especie, que el armador nacional no trae y, por tanto, ha de recurrir a otras fuentes. Pero, en general, creo que este armador debe reconocer que el mayorista le permite en más de una ocasión que sean rentables sus capturas —a pesar de la baja habida en caladeros-.

Las capturas medias anuales son rentables

—Sin embargo, son los armadores los que dicen que, a los precios actuales, la pesca, que ya tiene el problema de aguas, tenderá a desaparecer por antieconómica...

—Por la misma ley de la oferta y la demanda, a mayor escasez, mayor precio. Yo puedo decirle que las capturas medias anuales que vienen haciendo los congeladores considerados grandes, de ocho a diez toneladas diarias, son rentables al armador. No se concebiría cómo, a pesar de haberse cerrado los créditos para buques factorías, se siguen construyendo y entregando barcos. El combustible ha subido de sorma impresionante, como todos saben, y no por ello se han hecho menos barcos a la mar.

—¿Cree, entonces, que no es tan fiero el león como lo pintan?

—Lo que creo es que es obligado crear un mecanismo automático que funcione en base a una información sin tendencias para tener en todo momento abastecido el mercado. La importación nace precisamente de la necesidad de venta de productos por demanda que a través de los mayoristas provocan los consumidores, sean éstos ama de casa o centros hoteleros.

Derechos compensatorios: aumentan el coste de vida

-¿No existe prácticamente este mecanismo en la Comisión Consultiva creada al respecto?

—Me parece que la citada Comisión no tiene la suficiente información que le permita adoptar decisiones justas y provechosas para el mercado.

"Las importaciones que se hacen y cubren de forma objetiva una demanda efectiva juegan precisamente en contra de una salida de divisas: el régimen actual de sistemas compensatorios encarece las importaciones al promover aumento de precio de esos gravámenes. Falta, sin lugar a dudas, una política nacional que abarque todos los problemas económicos de la pesca, desde los puntos de capturas a los de venta. Al adoptar los derechos compensatorios, será en parte al ama de casa, en general, la que al final pague más por una mercancía que podría comprar a menos precio. Y no se trata de que sean suprimidos estos derechos, sino de que tengan una flexibilidad adecuada.

—¿Puede ser rentable la empresa que se baste a sí misma en todas las ramas?

—Nuestro Grupo de Empresas está centrado en la alimentación en general, donde el sector pesca ocupa un delicado e importante lugar.

"Nosotros pretendemos ser un "holding" integral cuyas actividades iniciamos en el mar, y tratamos de entregar los productos al consumidor final, cubriendo las etapas intermedias de estructura de frío, distribución y venta, las cuales no son fáciles de improvisar y requieren su planificación, hombres idóneos y financiación adecuada para lograr su óptima realización. Contestando a su pregunta, le diré que no concibo empresas cuyo objetivo a largo plazo no sea el de una organización integral que cubra todos los aspectos de la demanda, tanto nacional como internacional.

Conservas

—La industria conservera consume un determinado tipo de pescado y no el total de lo que se captura. Una parte muy importante de dichas capturas se vende como congelado y fresco a los centros de consumo —al público-. La industria conservera en algunas especies consume productos congelados que garantizan" una continuidad de fabricación, al no depender de las costeras y capturas estacionales.

"Por tanto, en términos generales, la industria conservera no puede ser un catalizador del mercado, aunque, como digo, existan especies concretas cuyo consumo lo hagan fundamentalmente las fábricas de conservas de pescado.

"Nosotros —añade— pretendemos llegar a comercializar mercancías que en otros países más desarrollados y con más poder adquisitivo tienen mercado, pero que aquí están siendo rechazadas. No cabe duda que, ante la escasez de los productos tradicionales de consumo habrá que ir a la manufacturación de otros tipos de especies y ofrecerlas así al mercado.

Hacia una empresa mixta colaboradora

—¿Cuál será la postura a adoptar ahora con el problema de las aguas jurisdiccionales?

—Va, efectivamente, escaseando el pescado tradicional, como decía, y hay que recurrir a otros tipos. Hay países que tienen pesca, pero no capacidad extractiva.- No sabemos qué tipo de pescado es. De lo que no cabe duda es de que habremos de ir a buscarlo por medio de contratos anuales para tener continuidad en el abastecimiento y bilaterales. La mejor forma de contratar será por medio de la creación de empresas mixtas para producir riquezas. Creo que así se podrá llegar a acuerdos muy sustanciosos.

—¿Cree que el mercado pude fácilmente inclinarse a consumir esos otros tipos de peces de que habla?

—De hecho ya se ha realizado algo, pero de forma nada ortodoxa. Es decir, con engaño, el público ha estado consumiendo la llamada merluza argentina, que no es tal. Es otro tipo de pescado con un segundo nivel de calidad si se quiere, conforme a las predilecciones del consumo, y como tal debe tener igualmente un segundo nivel de precios, por el momento. De lo contrario, se desorienta a todos.

"Lógicamente que para la oferta de estos nuevos tipos de peces —remata el señor Zulueta-, es necesaria una adecuada promoción y presentación de envases, formato y preparación que sea atractivo, garantizando en todo momento su inmejorable calidad.

Investigación v Ministerio de Pesca

—¿Cree conveniente por todo ello que la investigación vaya por delante? ¿Considera justo que sea la empresa privada la que sufrague esos cuantiosos gastos?

—Es imprescindible. Tanto como armadores y como importador, entiendo que debemos colaborar de forma muy señalada en dichos gastos, pero tampoco de forma exclusiva. Es decir, el Estado debe seguir con sus subvenciones a la investigación, que lo haría mejor si existiera un Ministerio de la Alimentación, y dentro de éste, el sector de la pesca ocuparía un puesto de primera línea.

"A mi modo de ver, este Ministerio es necesario, dada la problemática alimentaria en el momento actual y las perspectivas cara al futuro.

"El aspecto fundamental de este organismo es coordinar la producción, comercialización y precios de los productos alimenticios en general, creando los organismos, dentro del mismo, necesarios para que bajo un único equipo responsable solucione los problemas de mercado y actualice las necesidades en cada momento.

-¿Tienen ustedJs acceso a las conclusiones de los científicos?

—Conocemos los trabajos y publicaciones que en España se están realizand y existen, pero —insisto— esta labor debería ser potenciada y coordinada mejor entre la Administración y la empresa privada.

 

< Volver