Autor: Cuenca Enguídanos, León. 
 Ante el peligro de romper la región. 
 Hay que evitar francotiradores  :   
 (en la hora de las autonomías). 
 Pueblo.    27/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Ante el peligro de romper la región

(en la hora de las autonomías)

ALBACETE. (PUEBLO, por León CUENCA.)

En una información anterior, hacíamos alusión al evidente peligro que se deja sentir en cuanto el tema de la autonomía manchega se plantea seriamente, cosa que va para larga y que llevaría, sin duda, a una total desmembración de esta provincia, con virtiéndola en un auténtico reino de taifas

La evidencia cobra cuerpo ahora cuando nos consta que el Partido Socialista de Albacete está llevando a cabo estudios sobre el tema considerando la provincia por zonas, ya que realmente Albacete no es toda Mancha. Habrá que esperar a conocer este prcyecto del PSOE para comentarlo en profundidad. Mas lo cierto es que comienza a considerarse seriamente esa posibilidad de trazar sobre el territorio provincial líneas divisorias, que, lógicamente, habría que someter a la consideración de los habitantes del territorio y cuya opinión es muy difícil conocer de antemano. De lo que no cabe duda es que la división provincial lleva camino de ser un hecho y cuyas consecuencias pueden ser más graves de lo que parecen.

Caudete ya ha dado un paso al frente en este sentido. Promovido por Andrés Bañón, cronista oficial de la villa, se ha iniciado un movimiento de incorporación al Reino de Valencia. «Volver a casa» es el »slogan» que se maneja, al que se han sumado unos quinientos vecinos de los siete mil. que habitan el término. Y el asunto se calienta todos los días y está siendo tenia muy polémico en la capital y en toda la povincia.

Creemos que este asunto precisa de serias meditaciones al margen de los intereses, más o menos confesables, de las personas que promueven estos sentimientos autonómicos. El regionalismo es un hecho, a nuestro entender, muy serio para que pueda ser tratado alegremente por quienes han puesto manos a la obra no sabemos en virtud de qué atribuciones. Urge, por tanto, que los políticos, asociaciones, entidades y, sobre todo, los ciudadanos de a pie se reúnan en una mesa a tratar en profundidad el tema. Y que no se deje a libre iniciativa de francotiradores.

PUEBLO 27 de octubre de 1977

 

< Volver