Extremadura     
 
 Arriba.    17/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Extremadura

«—E1 hecho de que Extremadura obtenga, como en justicia le pertenece, una autonomía, su autonomía, ¿significa que va a dejar de pertenecer a este contexto nacional que se Dama España?

—No, ni muchísimo menos. Nosotros creemos que las autonomías sori, partiendo de la peculiaridad y la variedad de cada región, potenciar la sagrada unidad de España. Pero creemos que la única forma de que haya un desarrofío equilibrado y armónico es teniendo conciencia da región. Extremadura no lo ha sido.

Hemos sido una extensión superficial, que nos pasan... y nos pisan. No tenemos una etnia, un folklore, un vocabulario... lo que se pretende es despertar la conciencia regional, que nuestras gentes salgan con la palabra Extremadura en los labios, por encima de sus propias Ideologías políticas. Que el sentir extremeño, la responsabilidad de extremeños, esté por encima, o al menos a la par, con esa otra serie de reivindicaciones que se pretenden desde el punto de vista de los idealismos.

—¿Hay una auténtica conciencia de región extremeña entra ambas provincias?

—Ha existido una separación entre ambas, y me temo y sospecho que por muchos esfuerzos que pretendamos Hacer ía seguirá habiendo. Pero esas disensiones, ese mirarse con recelo y de reojo las dos provincias, la única forma de poderío suprimir tiene que sar a base de un auténtico extrémentemo que posiblemente tarde mucho tiempo en cristalizar, en consolidarse. A lo largo y a lo ancho de esa dilatada geografía extremeña, con casi cuarenta y un mil quinientos y pico kilómetros cuadrados y con cuatrocientos dieciesiete pueblos, hemos comprobada que hay una gran diferencia en todos tos aspectos entre una y otra provincias, que incluso se ha prodigado porque en lo militar, lo universitario, lo religioso, hemos pertenecido a regiones distintas. Y esto misma va a nacer que cueste mucho tiempo conseguir unirnos. Pera ese es uno de nuestros máximos empeños y objetivos, que sólo con generosidad, con desprendimiento y anteponiendo sobre localismos y provincianismos al sentir extremeño vamos a conseguir.»

(Joaquín Hurtado, a «Hoy».)

 

< Volver