Autor: Aranguren Egozkue, José Luis. 
 La fiesta del Pilar. 
 Bajo el signo de la protesta     
 
 Pueblo.    10/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

La fiesta del Pilar

BAJO EL SIGNO DE LA PROTESTA

Un grupo de jóvenes se manifiestan ante el Ayuntamiento durante la recepción oficial

ZARAGOZA. (PUEBLO, por J. L. ARAN-GUREN EGOZKUE.)

Por primera vez desde hace más de cuarenta años, las fiestas del Pilar—unas de las más populares de toda España— han comenzado bajo el signo de la protesta, protagonizada por un grupo de jóvenes que venía preparando su acción a lo largo de las últimas semanas. En el momento de precederse a la inauguración oficial de las fiestas, con la presentación de la reina y sus damas y la lectura del pregón, desde el balcón del Ayuntamiento, los jóvenes, acompañados de charangas, ante la extrañeza de miles de espectadores, comenzaron a corear una serie de «slogans», contra la organización oficial de las fiestas. Entre los «slogans» coreados, destacaban los de: «Menos cenas oficiales Y más dinero para los barrios», y «contra unas fiestas oficiales, unas fiestas populare».

La protesta juvenil arreció al observar que en los baleónos del Ayuntamiento figuraban las banderas de Zaragoza y de España, pero no la de Aragón. Curiosamente,, y aunque parezca increíble, el Ayuntamiento había encargado confeccionar una bandera de Aragón, pero sus autores no llegaron a tiempo.

Un joven de los grupos protestatarios cogió una de sus banderas de Aragón y pretendió Llevarla a las autoridades para que la colocaran en el mástil vacío. Hubo momentos de tensión, mientras se coreaba el grito: «Queremos la bandera de Aragón.» En medio de la confusión, un concejaí aceptó el reto del joven, y la reina de las fiestas, Cristina Ruiz Santos, en medio dé los aplausos de la mayoría de los asistentes al acto, colocó la bandera en el mástil vacío.

De esa forma, las protestas fueron rebajando en su tono, aunque continuaron. Asi, ante la presencia de la banda militar norteamericana USAFE. hubo gritos de «"yanquis", fuera». Tras varios minutos de demora, fue leído el mensaje de la reina y el pregón, para, a continuación, iniciarse el desfile, que tuvo gran brillantez.

Las fiestas del Pilar han empezado bajo el signo de la contestación minoritaria, qu» ha organizado una serie de actos populares en algunas zonas de los barrios. Una vez mas, hay que dejar constancia de los muchísimos miles de visitantes que han llegado, en el fin de semana a Zaragoza, respondiendo otra vez a la gran atracción que ejerce Zaragoza en toda España.

 

< Volver