La Campaña electoral. Para Gerardo Iglesias, "no hay más izquierda que Izquierda Unida". 
 El "desembarco" en Andalucía de líderes nacionales eclipsa a los candidatos regionales en el primer día de campaña     
 
 El País.    07/06/1986.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

EL PAÍS, sábado 7 de junio de 1986

LA CAMPAÑA ELECTORAL

POLÍTICA

Para Gerardo Iglesias, "no hay más izquierda que Izquierda Unida"

El ´desembarco´ en Andalucía de líderes nacionales eclipsa a los candidatos regionales en el primer día de

campaña

EL PAÍS, Sevilla

La primera jornada de la campaña para las elecciones autonómicas andaluzas, coincidentes con las

legislativas del próximo día 22, provocó ayer ana masiva presencia de El candidato del PRD Miquel

Roca visitó ayer varias provincias y participó en Granada en un acto junto al candidato regional, Luis

Marín Sicilia. El vicepresidente de Alianza Popular, Miguel Herrero de Miñón, hizo campaña electoral en

Cádiz y Santiago Carrillo apoyó al candidato andaluz Rafael Fernández Pinar en Sevilla. Por su parte,

Gerardo Iglesias e Ignacio Gallego pidieron el voto para Izquierda Unida (IU) en Málaga, circunscripción

por la que el líder del PCPE, integrado en IU, encabeza la lista. Gerardo Iglesias dijo ayer en un mitin

celebrado en Vélez-Málaga que "no hay ninguna otra fuerza de izquierda, más que Izquierda Unida, con

posibilidad de entrar en el Parlamento, de dinamizar la vida parlamentaria y de conseguir que el PSOE

gobierne de otra manera", informa Juan G. I-bánez. Iglesias acudió a Málaga para apoyar la candidatura

de Julio Anguila para la presidencia de la Junta de Andalucía y la de Ignacio Gallego para el Congreso de

los Diputados, por Málaga. A lo largo de las conversaciones que mantuvo con seguidores de Izquierda

Unida, con periodistas y en los dos mítines que celebró en la provincia malagueña, Gerardo Iglesias

insistió en que "hay que romper el círculo infernal" que, a su juicio, reflejó el interrogante lanzado por

Felipe González durante la campaña del referéndum sobre la OTAN acerca de quién gestionaría el no en

caso de que triunfase el rechazo a la permanencia en la Alianza Atlántica. Iglesias defendió la necesidad

de construir una alternativa de izquierda que, como la de Izquierda Unida, sea realizable e destacados

líderes nacionales en varias provincias de Andalucía, con objeto de apoyar dorante este fin de semana a

los respectivos candidatos regionales, que quedaron eclipsados. En diferentes provincias andaluzas

estuvieron ayer Miquel Roca, Santiago Carrillo, Gerardo Iglesias y Miguel Herrero de Miñón. Así, la

sexta jornada de la campaña de las elecciones legislativas se solapó con el comienzo de la andaluza.

incluya transformaciones económicas y sociales profundas, entre ellas la nacionalización de grandes

bancos y una reforma agraria más honda que la iniciada por la Junta de Andalucía. El líder del PCE

coincidió con Ignacio Gallego, secretario general del Partido Comunista de los Pueblos de España, en que

IU no es "una escaramuza, sino un proyecto de futuro y esperanza que va más allá de las elecciones del 22

de junio". Gallego sostuvo que la coalición beneficia a todos los grupos que están presentes en ella del

mismo modo que sucedió con el Frente Popular. Ésta no habría tenido la misma fuerza, en su opinión, en

caso de haber actuado por separado los partidos que lo integraban y de haber cedido a las diferencias en-

tre ellos en vez de aprovechar lo que les hacía coincidir. Por su parte, Dolores Ibarruri, Pasionaria,

presidenta del Partido Comunista de España, en un artículo publicado en el último número del semanario

comunista Mundo Obrero, saludó el nacimiento de IU, a la que define como "un proyecto estratégico

nuevo" y como "un serio intento de articulación de la izquierda en España". La presidenta del PCE, que

en su artículo se congratula con la integración de Enrique Líster en el partido Comunista y con la

incorporación del PCPE de Ignacio Gallego a la plataforma electoral, destaca que el surgimiento de

Izquierda Unida se produce "cuando desde el Gobierno se practica una política liberal conservadora, que

frustra las ilusiones de tantos españoles" y en momentos en los que "desde la derecha al centro, los

partidos representantes de los intereses de los poderosos usan un lenguaje demagógico de supuesta

defensa de los desamparados".

 

< Volver